Noticias – Adventistas

Rafael Rossi

Rafael Rossi

Al día, de acuerdo a nuestro tiempo

Hechos diarios desde un punto vista teológico.

El uso medicinal de la marihuana y el evangelio

En algunos países del mundo ya está permitido el uso medicinal de la marihuana, como por ejemplo, Canadá, Holanda, Francia y Reino Unido. Actualmente, hay investigadores de los más diversos países estudiando la acción terapéutica de la cannabis sativa. Para los defensores del uso medicinal es importante agilizar el proceso y la discusión, porque el uso puede aliviar el sufrimiento de las personas, especialmente en el combate contra el cáncer, convulsiones y epilepsia.

En una investigación realizada recientemente, el 57% de los brasileños entrevistados dijeron que están de acuerdo con la legislación de la venta de la marihuana para fines medicinales. El relevamiento fue realizado por la empresa Expertise y consultó a 1259 personas por internet en el mes de enero.

Pero, como cualquier droga, la cannabis tiene efectos tóxicos dependiendo de la forma y de la cantidad en que fuere administrada; en cuanto a eso no existen divergencias. De seis a diez segundos después que el humo es aspirado, llega a los pulmones que lo absorben rápidamente y llevan por la circulación sus componentes que al llegar al cerebro, actúan sobre los mecanismos de transmisión del estímulo entre las neuronas, células básicas del sistema nervioso central, causando efectos.

El consumo irrestricto de la droga es preocupante porque hay indicios de que puede afectar transitoriamente la memoria y hasta empeorar cuadros psicóticos. También se sabe que la marihuana es la puerta de entrada para drogas consideradas más pesadas, como la cocaína y el crack.

Cuestiones importantes

El asunto no está concluido en lo que respecta a los beneficios de la salud con el uso de la marihuana. Una discusión ética relevante es definir cuál es el límite entre el uso medicinal de la hierba y el uso “recreativo”. Para algunos especialistas, las discusiones sobre el uso medicinal, serían en realidad una tentativa de legalización de la droga.

Otra cuestión que debe ser debatida es: ¿cómo y quién hará la fiscalización del cultivo?

En un reportaje reciente realizado en los Estados Unidos, donde el uso medicinal es legal en algunos estados, se ha dicho que jóvenes sin dolencias graves consiguen receta médica para uso de marihuana terapéutica. Después de una consulta de cinco minutos, el reportero consiguió la receta médica y el carné para la utilización de la llamada marihuana terapéutica. La mayoría de los jóvenes no tienen cáncer, no tienen ninguna otra enfermedad grave, pero la están utilizando bajo pretexto de dolor en las costillas.

En resumen, la marihuana es una droga peligrosa que debe evitarse. Ella causa dependencia y afecta la mente, la psiquis, la personalidad y el cuerpo. El esfuerzo para la legalización de la marihuana no indica que su uso sea seguro, ni aun en bajas porciones o hasta en el uso medicinal.

Acuérdese que su cuerpo es templo del Espíritu Santo y eso significa usar con sabiduría las cosas saludables y evitar las perjudiciales. La marihuana con sus efectos hace a las personas ineptas para la adoración y con bajo discernimiento. Vivir en constante violación de las leyes naturales llevará a la destrucción final. Por lo tanto cualquiera que sea su uso, el cristiano debería abstenerse de la marihuana, procurar medidas alternativas para el tratamiento de las enfermedades y combatir el uso recreativo de cualquier substancia alucinógena.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene una posición clara con relación al uso de drogas.

Ella incentiva a cada individuo y a cada nación a cooperar en la epidemia mundial de las drogas que perjudica la estructura social de las personas, matando frecuentemente a sus víctimas o llevándolas hacia una vida de crímenes.

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin