Noticias – Adventistas

Rafael Rossi

Rafael Rossi

Al día, de acuerdo a nuestro tiempo

Hechos diarios desde un punto vista teológico.

Casamiento y homosexualidad

El territorio de la capital australiana que incluye la ciudad de Canberra legalizó, el pasado martes (22 de octubre) el casamiento entre personas del mismo sexo. Las uniones civiles entre personas del mismo sexo son autorizadas en la mayoría de los estados australianos, pero el casamiento continua siendo administrado por una legislación federal que impide la oficialización entre homosexuales.

El nuevo texto aprobado por la Asamblea Legislativa del territorio de la capital australiana (Australian Capital Territory, ACT) en Canberra, ahora permitirá los casamientos entre parejas gay o lesbianas hasta fin de año, anunció la jefe de gobierno de la jurisdicción, Katy Gallagher.

Australia es el décimo cuarto país del mundo en autorizar el casamiento entre homosexuales y las discusiones en relación a este tema crecen cada vez más. Algunos puntos necesitan ser aclarados, y que a la luz de la Biblia, considero fundamentales:

Como cristianos no podemos discriminar. Todas las personas, independiente del credo, color, sexo o edad pueden asistir libremente a las reuniones de cualquiera de las congregaciones adventistas alrededor del mundo. Para ejercer funciones de liderazgo, conducción de liturgias o cultos adventistas, para ser miembro registrado u obtener cualquier ordenación al ministerio adventista, es necesario que las personas estén de acuerdo con las normas y reglamentos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día que están basadas en la Santa Biblia. No tenemos un tratamiento diferenciado para personas homosexuales en nuestras congregaciones. Buscamos tratarlas con el mismo amor y cordialidad con que tratamos a todas las demás personas. Tenemos, en nuestro cuerpo de miembros, sicólogos, terapeutas y otros profesionales que pueden ayudar de una manera diferenciada a quien, por ventura, desea conversar sobre su sexualidad. Los adventistas mantienen su manera de pensar y actuar, y están de puertas abiertas.
Se vuelve peligroso cuando la homosexualidad es usada como una ideología sexista para propagarse por todo el mundo, queriendo hacer que la cabeza de los demás la siga y el que se oponga a esta ideología se vuelva blanco de persecución de la manera que los militantes repudian la persecución contra ellos.
La homosexualidad no es el ideal de Dios para la vida humana. Por eso, es contrario al pensamiento bíblico hacer apología de una condición que no fue estipulada por Dios en el inicio de la creación del mundo y ni siquiera autorizada por la Biblia.
¿Qué hacer con los deseos de una unión homosexual? Más que entrar en la discusión si la condición es comportamental o genética, frente a los principios del reino, aquel que quiere seguir la Biblia debe hacerse casto por amor al evangelio.
La homosexualidad y los principios bíblicos son incompatibles. Toda persona que busca apoyo y auxilio en la Iglesia Adventista del Séptimo Día es bien acogida. Dejamos claro a todos los que nos buscan que orientamos a los miembros que sigan fielmente los principios bíblicos y que confíen en Dios para un cambio de vida espiritual.
Creemos que Dios es quien convierte a las personas y que puede efectuar un cambio significativo, pero esta decisión es individual.
En relación al casamiento homosexual, no estimulamos ni aprobamos, y no buscamos cualquier recurso jurídico junto a las autoridades gubernamentales para impedir que leyes específicas para estos grupos sean creadas. Tampoco, por otro lado, hacemos movimientos para que estas leyes existan.

Frente a todo eso, el consejo bíblico para nuestra seguridad en este tiempo es el de 2 Crónicas 20:20: “Creed en Jehová, vuestro Dios y estaréis seguros…”

es → pt
específico

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin