Noticias – Adventistas

Carolyn Azo

Carolyn Azo

Desafíos espirituales

Reflexione sobre las vicisitudes de la vida en su caminar diario con Dios y sepa que aún existe esperanza.

Decide ser feliz

Faltaba unas semanas para las celebraciones de fin de año y estaba deseosa por escribir mis resoluciones para este 2015. Claro, como toda joven aventurera me tracé metas que a primera vista parecían difíciles de cumplir, pero tenía muchas ganas de correr tras ellas y alcanzarlas todas. Los días corrían, las personas junto a sus actividades también. La mayoría hablaba de vacaciones, momentos en familia, etc. Y yo seguía pensando en mis resoluciones. Confieso que llegó un momento en que me desanimé a mí misma y pensé que requeriría de esfuerzo, disciplina y decisiones fuertes a tomar, para alcanzar mis propósitos. Me frustré un poco.

Al día siguiente, cerca de las cuatro de la mañana me levanté con un deseo muy fuerte de orar, me arrodillé y comencé a contarle a Dios mis sueños por alcanzar para el siguiente año. Segundos después fui impulsada, por el Espíritu Santo, a leer en la Biblia el libro de Salmos 37:3, 4,5. Apropósito mis versículos favoritos. Estoy segura que en momentos de desesperanza te encontraste con estos versículos: “Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y mantente fiel. Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará”. (Nueva Versión Internacional (NVI))

Cuando leí los textos fue como si mis fuerzas se renovaban y mi esperanza revivía.

Al igual que muchos de ustedes disfruto de los desafíos y una vida sin desafíos no es vida. Sonrío al momento de escribir esto porque recuerdo los últimos. Dios coloca en nuestro corazón voluntades, pero claro, debemos saber cuáles provienen de Dios y cuáles de nuestro corazón, porque nuestro corazón es pecaminoso por naturaleza. Desde aquel momento recordé que si hay algo en mi corazón por lo cual quiero luchar hasta alcanzarlo, debo presentarlo delante de Dios y evaluar a la luz de la Biblia si eso o aquello va acorde con la voluntad de Dios para mi vida.

Confieso que de vez en cuando siento temor de dar el siguiente paso porque no sé qué me espera al cruzar al otro lado. Sin embargo he aprendido, a lo largo del tiempo, a entregarle todos mis temores a Dios, y pueden imaginar la paz que eso trae a mi alma. Incluso, cuando los temores continúan acostumbro a decirle a Dios que me siga incomodando con aquello para luego abandonarlo. Es allí donde me doy cuenta que no es el camino correcto y tomo la decisión de ser feliz. Otras veces, cuando ese desafío va acorde con lo que Dios desea para mí, Él mismo ofrece ser mi puente y cruzo por Él con mucha seguridad y paz en el corazón. Decía que ser feliz porque lo que Dios quiere para nuestra vida, al final, siempre nos traerá felicidad; a diferencia de continuar insistiendo en algo que Dios no desea ni para ti y ni para mí, entonces el resultado es desastroso.

Hay un versículo maravilloso que me gustaría dejar contigo, para este nuevo año, en los desafíos y temores que tengas que afrontar. Se encuentra en Salmo 138:8: “Jehová cumplirá su propósito en mí; tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; no desampares la obra de tus manos”. (NVI)

Al reflexionar en el texto anterior te darás cuenta que Dios está ansioso de cumplir sus designios en tu vida, que son los que te harán feliz. Nada mejor que aceptar el deseo de alguien que es capaz de amarte sin condición. Lo único que tenemos que hacer es entregarle nuestros resoluciones, nuestros sueños a Él, y confiar totalmente en su poder. ¡Qué grande, amoroso y misericordioso Dios tenemos! ¡Alabado sea su nombre para siempre!

Mi deseo para ti en este nuevo año es de que avances sin temor si le has entregado tus sueños a Dios, porque cumplirá sus designios en ti. Y no te desamines si en su misericordia o providencia alguna puerta es cerrada, porque es para tu bien. Él te quiere salvar, porque te ama.

 

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin