Noticias – Adventistas

Iglesia Adventista refuerza compromiso con la protección de datos de los miembros

Leyes recientes refuerzan la responsabilidad con los datos ofrecidos por ciudadanos a empresas e instituciones; sepa cómo proteger sus datos.

Por Mauren Fernandes 2 de marzo de 2021

Tener control sobre sus datos y saber qué proporcionar es fundamental para la seguridad de su información (Foto: Shutterstock)

La violación de la seguridad de los datos personales ocasiona la destrucción, pérdida o alteración accidental o ilícita de esos datos confidenciales; eso es lo que ocurrió, por ejemplo, en Brasil a inicios de año, donde más de 223 millones de brasileños tuvieron información personal expuesta en lo que está siendo considerada como la mayor filtración de datos en la historia de ese país. Sin lugar a duda que esto también involucra a la Iglesia Adventista debido a los datos que obtiene de sus miembros.

Rastros valiosos

Puede que no lo sepa, pero su celular y su computadora dicen mucho sobre usted. Después de todo, lo acompañan a todos lados, son utilizados para hacer sus compras sin salir de casa, lo conectan con personas alrededor del mundo, lo divierten e informan a través de las redes sociales, y mucho más. Todos esos “pasos” digitales quedan registrados en el mundo virtual y se transforman en datos muy valiosos.

Lea también:

Pero, ¿por qué son valiosos? Estos servicios, proporcionados aparentemente de forma gratuita, en realidad son pagados con el cambio por un bien altamente valorado: datos sobre usted, el consumidor. Estos permiten la elaboración de perfiles a partir de algoritmos, que indican patrones de comportamiento, influenciando las elecciones de los usuarios. Esta información es útil en el direccionamiento de campañas publicitarias, estudios estadísticos, monitoreo de hábitos de consumo, e incluso en acciones de campañas políticas.

El peligro toca a la puerta cuando estos datos sensibles son vendidos o filtrados, llegando a manos de personas malintencionadas. Golpes de los más variados tipos pueden ser aplicados por criminales, como el envío de facturas falsificadas (teléfono, internet, impuestos de automotores, impuesto a la propiedad, etc.) por correo electrónico, por ejemplo. La víctima, identificando una serie de datos personales correctos, cree que ese débito es verdadero y hace el pago.

Miembros seguros

Para atender a los desafíos tecnológicos de la Iglesia, fue inaugurado en el 2017 el Instituto Adventista de Tecnología, o IATec. Allí ya fueron desarrollados más de 30 productos y herramientas exclusivas que benefician no solo a las instituciones adventistas en Sudamérica sino también a otros países del mundo.

Hace un año y medio, el IATec estructuró el área de seguridad de la información, con el objetivo de fortalecer la protección de datos que la Iglesia almacena. “Nuestro objetivo es revalidar procedimientos y normas de operación de estos datos. La tecnología cambia constantemente, por eso, siempre buscamos conocimiento para que podamos actuar de forma preventiva, evitando que los datos sean expuestos de forma indebida”, asegura el gerente de seguridad de la información de la institución, Samuel Braga.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día posee un sistema mundial de registro de los miembros, llamado ACMS (Adventist Church Management System). La plataforma es utilizada por la secretaría y la tesorería en congregaciones locales y sedes administrativas. Los datos almacenados en este sistema fueron informados por los propios miembros y son actualizados periódicamente, conforme a la necesidad.

Nueva legislación, antiguas prácticas

Incluso antes de que la Ley General de Protección de Datos entrara en vigor, la Iglesia mantenía el compromiso oficial de no alquilar o vender datos personales. El compartirlos siempre estuvo restringido y no ocurre a menos que se tenga la autorización específica.

Con la aprobación de la LGPD en varios países europeos, y ahora en Brasil y en algunos países sudamericanos, la Iglesia Adventista proporcionó ajustes y adecuaciones necesarias, con el objetivo de cumplir con lo que exige la legislación. El objetivo es asegurar la protección a la privacidad de los datos, transparencia, estandarización de normas, seguridad jurídica y más.

Una de las adecuaciones fue la solicitud de autorización de cada miembro sobre el uso interno de sus datos. Desde el año pasado, el ACMS envió términos de consentimiento a cada miembro, quien lo autorizaba vía correo electrónico o por la aplicación 7me. Este procedimiento también puede ser realizado personalmente en los templos locales para los miembros que no tengan acceso a internet. “Es el derecho del titular saber la finalidad para la cual están siendo almacenados los datos”, explica la abogada del IATec, Carlise Antal.

Hoy, mucha de la información ya está en formato digital, pero existe mucha que todavía está registrada solo de forma física. “Nuestro objetivo es hacer digital el máximo de registros que sea posible, no solo de miembros, sino de conquistadores, aventureros, voluntarios y más para, así, poder cumplir mejor la misión de la Iglesia, siempre con seguridad”, resalta Carlise.

Sepa cómo mantener sus datos protegidos:

(Fuente: siteblindado.com y Anatel)

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin