Noticias – Adventistas

La neumonía es una enfermedad grave y puede ocasionar la muerte

La neumonía es una enfermedad que todavía preocupa, especialmente en el caso de niños y ancianos, y tiene mucho que ver con la baja inmunidad.

Por Felipe Lemos 16 de noviembre de 2018

El estilo de vida sano puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico del organismo y prevenir enfermedades como la neumonía. Foto: Shutterstock

El Día Mundial de la Neumonía, recordado el lunes 12 de noviembre, es una fecha para que invita a reflexionar sobre la enfermedad que, a pesar de la prevención y el tratamiento, todavía hoy cobra vidas. La enfermedad matará a casi 11 millones de niños menores de 5 años para el 2030 si se mantienen estas tendencias. Los datos de la ONG Save the children. Un total de 700 mil niños podrán morir de la enfermedad en Pakistán, y 635 mil en la República Democrática de Congo. Por eso, la Agencia Adventista Sudamericana de Noticias conversó con el médico clínico Sérgio Henrique da Silva Santos. Santos posee una especialización en Neumología y Gestión de salud. Actúa en la Unidad de Referencia en Neumología Sanitaria de Salud del Distrito Federal y es profesor adjunto y líder de Habilidades Profesionales de la carrera de Medicina de la UniCeub.

Lea también:

Se lanza portal adventista integrado de salud

Después de todo, ¿cuáles son las principales causas de neumonía?

Llamamos neumonía a la afección que ataca las porciones inferiores de los pulmones (de los órganos que ocupan la caja toráxica), ya sean los alvéolos o incluso la porción intersticial del pulmón. La palabra neumoníaviene del griego pneumon(que significa “pulmón”) e ia(que significa “enfermedad”). De este modo, la neumonía es una enfermedad del pulmón. Habitualmente se caracteriza por la fiebre, la tos y el catarro. Una neumonía puede ser causada por diversos agentes, entre los cuales destacamos: virus, bacterias, hongos, protozoarios, agentes químicos y sustancias inorgánicas como el polvo. En la actualidad, se habla mucho de la neumonía como causa de muerte.

Recientemente, con la evolución de los exámenes moleculares, hemos podido entender mejor que la mayoría de las neumonías es causada por virus, para los que no es necesario el uso de antibióticos; por eso es tan importante tener el diagnóstico correcto.

¿Cuál es la eficacia de la vacuna contra la neumonía? ¿Quién se la debe aplicar?

Esta es una pregunta. La neumonía puede con frecuencia necesitar internación para el tratamiento y ha sido causa de muerte en algunas poblaciones específicas, como ancianos y personas con enfermedades preexistentes. La vacuna ha sido capaz de reducir la cantidad de internaciones y muertes por neumonía causada por el microorganismo streptococco pneumoniae; que incluso es el causante común de infecciones respiratorias. En Brasil, la vacuna antineumocócica fue introducida al calendario de vacunas en 2010, inicialmente para niños menores de 2 años. Posteriormente se amplió al público indígenas, profesionales de la salud, embarazadas y personas con condiciones que las predisponían a infecciones frecuentes como por ejemplo: neoplasias, enfermedades pulmonares, insuficiencias cardíacas, renales y diabetes.

La vacuna está disponible también en la red privada, lo que ha favorecido al aumento de cobertura. Cabe recordar que la vacuna contra la influenza también es un instrumento importante en la reducción de formas graves de la gripe como a SRAG (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) que lleva a la internación y trae riesgo de muerte.

¿Qué hábitos de la vida pueden ayudar a prevenir neumonía? ¿O no hay mucho por hacer?

A diferencia del virus de la gripe, las bacterias que causan la neumonía no se transmiten con facilidad. Por eso, no es necesario que una persona con neumonía bacteriana, por ejemplo, esté aislada. Los cuidados de higienización, particularmente de las manos, reducen la transmisión de enfermedades infecciosas. Además, sabemos que un estilo de vida saludable es capaz de prevenir las enfermedades.

En caso de las neumonías, la manifestación de la enfermedad significa que un microrganismo fue capaz de vencer las defensas inmunológicas de la persona; de esa manera, la alimentación saludable (entendida como equilibrada), ingesta regular de agua, evitar bebidas alcohólicas, práctica regular de ejercicios, sueño regular y mantenimiento del peso, son un conjunto de medidas que fortalecen el organismo y mejoran las defensas contra las infecciones. Esto es particularmente importante en las personas con enfermedades crónicas.

¿Cuáles son los principales síntomas y cómo podemos saber que es neumonía?

En una neumonía típica veremos fiebre alta, debilidad, tos húmeda y catarro amarillento que llaman la atención. En la neumonía atípica, el inicio acostumbra a ser insidioso, con dolores de cabeza, musculares y tos seca. Sin embargo, solo este cuadro no es suficiente para el diagnóstico. Es necesario el examen clínico de las personas, cuando, con la auscultación pulmonar, confirmamos que el problema está ubicado en el pulmón.

En estas circunstancias, con frecuencia necesitamos un examen de imágenes para confirmar la impresión de diagnóstico y nos ayuda a buscar otros factores asociados, como el problema en la pleura (membrana doble que recubre los pulmones). O una cavitación (área destruida del pulmón como consecuencia del proceso de inflamación y la proliferación de microorganismos). O incluso, algún problema en el intersticio (tejido de sustentación del pulmón como si fuera una red de fibras de colágeno que sustenta el órgano). Son elementos que le dan más gravedad al cuadro. Normalmente, los ancianos, los portadores de enfermedades clínicas y quienes tienen limitaciones para la oxigenación de la sangre necesitan internación.

Considero importante advertir que aquí estamos hablando, básicamente, de la neumonía adquirida en la comunidad, ya que puede desarrollarse una neumonía intrahospitalaria, relacionada con la permanencia en un hospital, que es habitualmente más grave.

Es importante recordar estudios que confirman que la confianza en Dios es un elemento capaz de disminuir el sufrimiento y acelerar la cicatrización en diversas situaciones. Por lo tanto, no se desanime.

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin