Noticias – Adventistas

Epidemiólogo explica aislamiento social durante pandemias

Actualmente, el aislamiento social está en el foco de las discusiones, en tiempos de contaminación por coronavirus en todo el mundo. Especialista responde preguntas.

Por Felipe Lemos 26 de marzo de 2020

Números actualizados de la Organización Mundial de la Salud informan 372 mil casos y 16.231 muertos hasta ahora, todo atribuido a la epidemia del coronavirus (Foto: Shutterstock).

En los últimos días, la discusión sobre el aislamiento social, debido a la pandemia del COVID-19 (nuevo coronavirus) pasó a ser parte de la rutina de muchas personas. Y expresiones como aplanar la curva epidémica también se volvieron habituales en las conversaciones.

Pero, ¿qué significa eso, exactamente? La Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) esclareció el asunto en una entrevista con Hugo Dias Hoffmann Santos. Él es graduado en Ciencias Biológicas, magíster y doctor en Ciencias de la Salud en el área de concentración de enfermedades infecciosas. Además de eso, Hoffmann ejerce como profesor de la carrera de Medicina en dos instituciones de enseñanza en Mato Grosso (Brasil) y, también, como epidemiólogo consultor en análisis de datos. El especialista trabajó durante ocho años en hospitales públicos con control de infección hospitalaria, y produjo publicaciones internacionales en revistas científicas. Actualmente, realiza estudios epidemiológicos en diferentes líneas de investigación, tales como: factores de riesgo para infección hospitalaria e inteligencia emocional de estudiantes universitarios.

Lea también:

¿Qué es la curva epidémica y cuál es la importancia de que la sociedad se esfuerce para aplanarla, especialmente en el caso de Brasil?

La curva epidémica es un gráfico que elaboramos para monitorear la cantidad de casos de una enfermedad, o sea, su frecuencia, a lo largo de un determinado periodo de tiempo. Puede durar meses, semanas o días, dependiendo de la enfermedad evaluada. Esta curva generalmente posee una distribución asimétrica. Inicia con una fase ascendente, después alcanza una meseta en un punto máximo y, entonces, llega a su fase final descendiente. Los epidemiólogos, investigadores y entidades gubernamentales están monitoreando, en tiempo real, el padrón de curva causado por el virus SARS-CoV-2.

Aplanar la curva significa reducir la frecuencia de casos para aquel momento en el tiempo y distribuirlos en un tiempo mayor. Necesitamos adoptar las medidas de aislamiento social y de higiene por dos motivos: en primer lugar, para garantizar que la cantidad de camas, recursos humanos y equipos médicos sean suficientes para atender a todos los que se enfermen y, en segundo lugar, para que tengamos un menor número de casos.

Cuestiones económicas

Ya hay preguntas de naturaleza económica, con respecto a la continuidad del aislamiento social por mucho tiempo. ¿Qué opina, como especialista, con respecto a eso?

Todo lo que está ocurriendo en Brasil, en este momento, es de carácter inédito en la historia de nuestro país. La población no fue instruida correctamente ni preparada previamente y el resultado de eso fue pánico, ansiedad y miedo generalizado. El ciudadano fue forzado a ir a su casa sin previsión de finalización o vuelta a la normalidad y eso puede haber generado mucha angustia, especialmente para aquellos que llevan a cabo actividades económicas directamente afectadas por la baja circulación de personas. El aislamiento social es una medida científicamente eficiente, reduce la transmisión, la cantidad de casos y el riesgo de muerte. Pero este recurso tiene un alto precio para la economía del país y, por eso, debe ser utilizado con precisión. Es correcto establecer 15 días de aislamiento que debe ser estrictamente seguido. Al final de ese periodo, la curva epidémica debe ser evaluada para identificar el punto de la epidemia en el que estamos y, entonces, si fuera necesario, prorrogar el aislamiento por 15 días más y realizar una nueva evaluación.

¿Qué determina la disminución de la fuerza de una pandemia? ¿Cuándo este fenómeno generalmente pierde fuerza?

Aunque cada país posea sus propias características, podemos utilizar a China como un modelo para entender la duración del brote. Este país registró 81.661 casos de COVID-19 hasta el 24 de marzo, pero cerca del 90% sobrevivió y ya se recuperó. En el informe de la Organización Mundial de la Salud del martes 24 de marzo, China presentó solo 146 casos nuevos. Un detalle importante: como no hay tratamiento para el SARS-CoV-2, porque no existe un antiviral que lo elimine, no hablamos de cura, sino de recuperación. Y China ya alcanzó su meseta (segunda fase de la curva epidémica), y en este momento la curva está en la fase descendente. El brote se inició en China en diciembre de 2019 y está alcanzando la fase descendente cerca de cuatro meses después. Brasil está completando hoy el día 30 de epidemia desde el primer caso, entonces, si seguimos una tendencia semejante, estaremos iniciando la fase descendente no antes de la segunda quincena de mayo.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin