Noticias – Adventistas

Voluntarios asisten a la población luego de los terremotos en México

Voluntarios vinculados a la Iglesia Adventista y su agencia humanitaria, ADRA, ya hacen la diferencia para quien perdió todo con la catástrofe

 

La ayuda viene de todos lados para intentar reducir los daños de las víctimas de los temblores en el país. Foto: Dania Aragón

Ciudad de México, México… [ASN] Horas después de que un poderoso terremoto, de magnitud 7.1, sacudiera a la Ciudad de México el pasado martes 19, derrumbando edificios y casas y matando a centenas de personas. Los adventistas del séptimo día entraron en acción para ayudar en el esfuerzo de recuperación. Los líderes de la iglesia local informaron que no hubo ninguna muerte entre los miembros de iglesia hasta ahora.

Las iglesias y escuelas locales abrieron sus puertas para recaudar alimentos y medicamentos que serán distribuidos a las víctimas del terremoto, mencionó Jorge García, director de comunicación de la Iglesia Adventista en la región central del país. “Se puede ver a los líderes de Conquistadores y a los miembros voluntarios que muestran el amor de Dios a las personas necesitadas en las calles, los hospitales, las escuelas y los edificios”, dijo García.

Banni Fuentes, de 19 años, líder de jóvenes en la región metropolitana, contactó a otros líderes y jóvenes adventistas en toda la ciudad, minutos después del terremoto, para que se reunieran en diferentes lugares y ayudaran a los voluntarios durante las operaciones de rescate. “Había muchos jóvenes preparando comida y llevando a los equipos de rescate y a los voluntarios. Muchos también preparaban y entregaban comidas a centenas de personas que estaban yendo a refugios en toda la ciudad”. “La comunicación ha sido esporádica, ya que el 40% de la ciudad no tiene energía eléctrica”, agregó.

Movilización de muchos

Decenas de administradores, líderes, pastores y miembros de la iglesia se unieron para ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate en toda la ciudad. El presidente de la iglesia en la región central de México, el pastor José Dzul, se reunió con los líderes de la iglesia para planificar la respuesta inmediata. “Estamos muy felices porque los líderes y los miembros de la iglesia, en diferentes iglesias, se movilizaron para la acción, después del terremoto, para recolectar alimentos e insumos para los damnificados”, expresó.

Centenas de personas se movilizaron, estableciendo depósitos de alimentos y puestos de medicamentos en las iglesias y escuelas, donde las personas pueden hacer donaciones para las víctimas del terremoto. “Deseamos continuar apoyando sus esfuerzos para proveer alimento a las víctimas, las familias, los voluntarios y los equipos de auxilio que están esparcidos por la ciudad, mientras trabajan en las operaciones de rescate”, agregó Dzul.

El mayor desafío que la iglesia enfrenta ahora, según Dzul, es que la infraestructura de la iglesia está muy afectada. “Nuestras escuelas e iglesias tienen daños estructurales, algunas más que otras, pero todavía debemos hacer evaluaciones más completas de los daños. Será muy difícil obtener los recursos para que esas instalaciones puedan operar nuevamente”, explica.

“Desde que ocurrió el primer terremoto, hace dos semanas, nos hemos enfocado en proveer alimento a las víctimas del mismo”, dijo el pastor Moisés Reyna, presidente de la iglesia en la región del país donde se registraron temblores. El terremoto de magnitud 8.2 alcanzó a los estados de Oaxaca y Chiapas el 7 de septiembre.

En Jojutla, la región más afectada en Morelos, la iglesia estableció puestos donde se entregan provisiones diarias, cestas de alimentos y botellas de agua a las familias más afectadas. “Cerca de 500 líderes de Conquistadores y miembros de la iglesia unen los esfuerzos para ayudar a las personas en sus casas y ayudando a limpiar los escombros”, relata Reyna. “Solo sabemos que, en medio de la crisis, podemos confiar en que Dios nos ayudará. Él tiene a su pueblo listo para este momento y nos da sabiduría para avanzar”, concluyó.

Vea más fotos de la ayuda en este enlace.

Asistencia de ADRA

ADRA México y sus decenas de voluntarios han trabajado 24 horas por día para empaquetar alimentos y bienes para las familias afectadas de Chiapas y Oaxaca, y para más familias afectadas por el terremoto de esta semana. “Acabamos de enviar un gran camión con cuatro toneladas de alimentos y suplementos a Oaxaca, hoy”, dijo César Hernández, director de ADRA México. Hay más cargamentos que serán coordinados para las familias de la capital esta semana.

La sede de la institución, situada en la capital, comenzó a evaluar las necesidades horas después del terremoto. El plan de respuesta inicial beneficiará a cerca de 1.500 familias (aproximadamente 7.500 personas) afectadas en la Ciudad de México y en los estados de Morelos e Puebla. “Nuestro plan principal es seleccionar a grupos de familias, cuyas casas hayan sido destruidas o daminificadas por el terremoto, que no estén en condiciones económicas paran enfrentar la situación y que necesiten de apoyo extremo para sobrevivir a la situación de emergencia”, explicó Hernández. “Estamos trabajando con las autoridades locales para concentrarnos en familias con niños, ancianos o personas portadoras de alguna deficiencia. También se distribuirán chapas a 514 familias, así como también 600 hornos eléctricos pequeños, ya que las personas no pueden utilizar sus hornos a gas debido a los daños en los caños”, agregó.

“Esto es lo que en ADRA llamamos “megadesastre”, con más de 50 mil personas afectadas”, expresó Hernández. “Continuaremos prestando asistencia durante las próximas semanas y evaluando las necesidades adicionales que resultaron y resultarán de este poderos terremoto”. Para donar directamente a ADRA Interamericana, envíe un correo electrónico a adra@interamerica.org. Para actualizarse sobre los esfuerzos asistenciales en México, visite la página de Facebook de ADRA México. [Staff ASN, corresponsal Libna Stevens]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin