Noticias – Adventistas

Enfermedades tropicales cobraron vida de pioneros en Ecuador

Thomas Davis es considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador.

11 de agosto de 2016
Davis Thomas es considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador.

Thomas Davis es considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador.

Brasilia, Brasil…[ASN] Entre los primeros colportores destacados del siglo XIX se encuentra Thomas H. Davis, que inició la obra del colportaje (venta de libros cristianos) en California (EE.UU) en 1980. En ese tiempo recibió un llamado para colportar en Chile junto con otro colportor de nombre Frederick W. Bishop. Ambos solteros, partieron de San Francisco, California, el 18 de octubre de 1894. Viajaron 50 días en barco para continuar la obra de Clair A. Nowlen, primer colportor que hacía seis meses que trabajaba en el país sudamericano.

Al llegar al puerto de Valparaíso, Chile, los colportores fueron recibidos por Nowlen el 10 de diciembre de 1894. Nowlen con una baja en las ventas dejó el campo para que los dos jóvenes pudiesen colportar, cuenta el profesor Elder Hosokawa, coordinador del curso de Historia de la Universidad Adventista de Sao Paulo, Brasil (Centro Universitário Adventista de São Paulo – campus Engenheiro Coelho).

Lea también:

Ambos colportores, hablando pocas palabras en español, comenzaron a mantener contacto con los pobladores, una de ellas fue Prudence Nuñez Balada, esposa del pastor protestante, Enrique Balada. La pareja se interesó por el mensaje del sábado bíblico y se convirtieron en las primicias del adventismo en el país.

Davis y Bishop aprendieron rápidamente el idioma local, leían la Biblia en español en voz alta. El hecho llamó la atención de Victor Thomann, un joven suizo alemán, de 18 años, quien soñó con dos hombres leyendo el salmo 103 en voz alta. Victor aceptó las verdades bíblicas y compartió su conocimiento con su hermano Eduardo, quien aceptó el mensaje. Según las investigaciones del profesor Hosokawa, los hermanos Thomann hicieron parte de la primera escuela sabática que comenzó a funcionar en la residencia de la familia Balada en Santiago de Chile. “La conversión de esos jóvenes resultaría en dos futuros líderes promisores, que se destacarían en la promoción de la literatura adventista en español en países como Chile, Bolivia, Perú y Argentina”, dice Hosokawa.

Después de seis años de trabajo colportando en Chile, Davis conoció a Suzana con quien se casó en 1901. Debilitado en su salud regresó a los Estados Unidos para su recuperación. Sin embargo, en 1904 regresó a Ecuador para continuar colportando junto a su esposa y sus dos hijas. El arduo trabajo y las enfermedades llevaron a los misioneros a pagar un precio alto.

Las lluvias torrenciales y el calor del Ecuador favorecieron la proliferación de la malaria y la fiebre amarilla, relata el historiador Hosokawa. Males que aquel tiempo no tenían cura. Además de ello se sumó para Davis Thomas y su familia la intolerancia religiosa cuando trabajaban en el interior del país. En la tercera gestación de Suzana, los farmacéuticos se negaron a venderle medicamentos, al ser diagnosticada con una enfermedad tropical.

“Bien sabía yo que al mudarme con mi familia para el interior, mi amada compañera sería llevada por la muerte aquí en Ambato. El día 16 de julio [de 1907], enferma hacía cinco días, ella descansó. Nosotros la sepultamos en el cementerio municipal debajo de una grande morera, para esperar allí la voz del Donador de la vida”, dejó escrito Thomas. Además agregó: “Qué perdida, en especial para las niñas. Solamente aquellos que pasaron por una experiencia semejante pueden comprender de forma plena lo que es perder a la compañera querida, alguien que sufrió a causa de la verdad […]…Yo estaba solito”, se lee en el libro de Greenleaf Floyd, Tierra de Esperanza.

Con tres hijos, una de cinco, otra de dos años y un recién nacido, no restó otra alternativa que dar al más pequeño a los esposos William y Millie Elliot Steele, compañeros de trabajo en Chile y Ecuador.

Inicios del adventismo en Ecuador

Davis considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador fue pionero incansable de la página impresa y de la exposición de las Escrituras.

En 1907, el pionero vió los primeros resultados misioneros con el bautismo del primer ecuatoriano, C.E. Yépez, que presentó importantes servicios a la causa de Dios. En 1908, Davis retornó a Chile como director de colportaje. Tres años después en 1911, a los 45 años, enfermo y consumido por el trabajo arduo, Hosokawa cuenta que Davis buscó el Sanatorio Adventista del Plata, ubicado en Entre Ríos, Argentina, para tratar sus dolencias físicas. Finalmente el pionero, falleció el domingo 26 de noviembre de 1911. La ceremonia fúnebre se realizó por la tarde del siguiente día.

Hosokawa comenta que Davis se casó otra vez con Gertrudes Leiva, quien en 1924 se mudó a California. Por 20 años trabajó como profesora tanto en Chile como en la Arizona Academy (EE.UU). Fue secretaria de la Escuela Sabática de la Asociación Chilena y de la Asociación California del Sur de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En 1935 volvió a Chile y murió en 1944 en el mismo sanatorio donde falleció su esposo 33 años antes. [Equipo ASN, Cárolyn Azo con informaciones de Elder Hosokawa y del libro Misioneros en Sudamérica de Daniel Oscar Plenc]

Fuentes de investigación

[1]BEACH, Harlam P. et alii. Protestants missions in South America. New York: Student Volunteer Movement for Foreign Missions, 1900. p. 207; MILLARD, E.C; GUINNESS, L.E. South America: the neglected continent. London: E. Marlborough, 1894, p. 50.

[1] LAND, Gary. Historical Dictionary of Seventh-day Adventists. Lanham, MD, USA: The Scarecrow Press, 2005. p.109 e 201.

[1] F. L. Mead, “Itens from the Canvassing Field”. Advent Review and Sabbath Herald. October 30, 1894, p. 684; “Personals.” Adventist Review and Sabbath Herald. January 22, 1895. p. 64; T. H. Davis “Five Years in Chile” The Missionary Magazine. May 1900, p. 216-219.

[1] O autor desta pesquisa conheceu no Brasil Amera Cláudia Balada Iwaki, bisneta de Prudence e Enrique, que estudou enfermagem no UNASP Campus SP e também era sobrinha neta do grande evangelista sul americano, pastor Walter Schubert , casado com Amera, umas das filha do casal Enrique e Prudence.

[1] H. B. Lundquist, “How adventism came to Chile”. Review. August 24, 1972, p. 15 e 16.

[1] Thomas H. Davis, “Experience in Chile.” Advent Review and Sabbath Herald, February 1, 1898, p.79.

[1] Thomas H. Davis “Guayaquil, Ecuador”. Pacific Union Recorder. March 9, p. 2.

[1] GREENLEAF, Floyd. Terra de Esperança: o crescimento da Igreja Adventista na América do Sul. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileira, 2011 p. 148.

[1] PLENC, Daniel Oscar. Misioneros en sudamérica: pioneros del adventismo en latinoamérica. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2008, p. 64; “The Journey’s End: Millie Elliot Steele”, Advent Review and Sabbath Herald, January 29, 1949, p.28; “Obituaries: William Steele”, Advent Review and Sabbath Herald, January 31, 1952, p.19.

 

[1] J. W. Westphal, “The Third Angel’s Message in Ecuador.” Advent Review and Sabbath Herald. December 12, 1907, p. 14; NEUFELD, Don (Ed.) Seventh-day Adventist Enciclopedia. Hagerstown, MD: Review and Herald Publishing Association, 1996, v.10, p. 488.

[1] Leopoldo Zambra Rios. No con ejército, no con fuerza, sino con su espíritu. Santiago: Servicio Educacional Hogar y Salud,  1994,  p. 37.

[1] La Vida Por La Mision: Thomas H. Davis. Memorial Adventista. Facebook. Acessado em 7 de Agosto de 2016.

[1] H. Olson, “Journey´s End: Gertrude Leiva Davis”. The Advent Review and Sabbath Herald. April 20, 1944, p. 21.

[1] 2015 Annual Statistical Report. Silver Spring, MD: ASTR General Conference of SDA,  p. 20.

 

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin