Noticias – Adventistas

Dios le devolvió la voz para predicar de su amor

15 de abril de 2016
No pudo hablar durante seis meses. Dios obró un milagro y ahora predica de su amor con su voz.

No pudo hablar durante seis meses. Dios obró un milagro y ahora predica de su amor con su voz.

Lima, Perú… [ASN] Eladio Pérez Ysla es natural de Tingo María – Huánuco. Una de las cosas que le gusta hacer es predicar en la Iglesia adventista.

Un día comenzó a sentirse mal y poco a poco, fue perdiendo la voz hasta dejar de hablar. “Tenía como un simple malestar como si sería un problema respiratorio pero al pasar los días se fue perdiendo el tono de la voz”, expresó Eladio. Fue entonces que acudió al médico en busca de sanación y ellos hicieron todo lo que pudieron pero no encontraron la medicina y el tratamiento ideal.

Mientras tanto, sus amigos y familiares le aconsejaron acudir a personas que practican supersticiones usando a animales, a lo que Eladio nunca aceptó a pesar de las exigencias. “Yo sabía y estaba seguro que solo Dios podría ayudarme porque su poder es más grande que ellos”, afirmó el feligrés. Durante quince días, él no podía hablar y solo podía comunicarme por medio de un papel.

A esto se sumó las dificultades económicas y no contaba con el dinero suficiente para pagar los gastos para el hospital, ni aún para alimentar a su familia. “Solo clamaba a Dios desde lo más profundo de mi corazón. “Solo dame fuerzas para salir de esto. Si tú me quitas mi voz, es porque tú quieres que sea así pero nunca me dejes de amar”, era la oración de Eladio.

Luego de algunos días, viajó a Lima con la esperanza de que Dios intervenga a través de la medicina. “Mi familia se oponía porque pensaba que yo moriría”, sostuvo. “Pero ellos no sabían en quien yo había puesto mi confianza y, con esa convicción, viajé”, añadió sonriente.

Luego de seis meses, se notó los primeros brotes de sonidos de su voz. Fue una alegría para él y su familia escucharlo hablar nuevamente. “En ese momento, me arrodillé y agradecí a Dios por ser tan bueno conmigo”, dijo.

Así, regresó a Tingo María, donde lo esperaban sus familiares y amigos que no habían creído en el poder sanador de Dios. Sus compañeros de trabajo, lo esperaban contentos y con una suma de dinero que se lo entregaron en donación, pues Eladio lo necesitaba urgente.

Por su parte, Eladio separó la décima parte para devolverlo a Dios. “Mi esposa me vio y se enojó conmigo porque su pensamiento era que yo necesitaba más que Dios”, indicó. Sin embargo, él se mantuvo fiel y, pase lo pase, estaba dispuesto a dar todo lo que le pertenece a Cristo.

“Como yo no podía trabajar, alquilé mi moto para que otra persona trabajara. Pero le dije que el viernes tenía que entregármela a las cinco de la tarde. Al principio, él aceptó pero luego, me dijo que ya no alquilaría mi moto porque era el sábado en que él tenía más ingresos”, narró Eladio. Ante esta situación, su esposa se incomodó aún más.

Días después, aquella persona fue capturada por la policía cuando le descubrieron que transportaba drogas en motos. Los días sábados, eran los días en que más vendía. El dueño de la moto también fue investigado por presunto cómplice.

Este hecho, le hizo comprender a Eladio que Dios había estado al control de su vida. Su esposa, entendió que Dios cuida de sus hijos cuando ellos se mantienen fieles a su Palabra. Ahora él predica del amor de Cristo, mediante su voz.

El testimonio de Eladio fue presentado en el marco del programa satelital Revive 2016. [Equipo ASN, Rosmery Sánchez]

Vea el testimonio en video:

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin