Noticias – Adventistas

Capellán adventista ascendido a general en la Reserva del Ejército de los EE.UU.

Andrew Harewood es el primer adventista y afroamericano en servir en esa función.

Por Mylon Medley, División Norteamericana 28 de diciembre de 2020

Andrew Harewood es el subjefe de capellanes de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos. Fue ascendido de coronel a oficial general el 1 de noviembre de 2020. [Foto: cortesía de Andrew Harewood]

El 1 de noviembre de 2020, Andrew Harewood fue ascendido a oficial general luego de aceptar el cargo de jefe adjunto de capellanes para la Reserva del Ejército de los Estados Unidos, siendo el primer adventista del séptimo día y el primer capellán afroamericano en convertirse en general en la Reserva del Ejército. Con el ascenso, él es el tercer capellán adventista en las fuerzas armadas de los Estados Unidos en alcanzar el rango de general.

“En las fuerzas armadas, consideramos nuestra carrera como exitosa cuando alcanzamos el rango de coronel. Cuando eso ocurrió tres años atrás, fue una experiencia aleccionadora. Cuando [el ascenso a oficial general] ocurrió, fue muy surrealista y muy aleccionadora”, dijo Harewood.

Lea también:

Harewood es uno de los tres jefes adjuntos de capellanes para el Ejército, respectivamente representando el servicio activo, guardia nacional y la reserva, quienes se reportan al jefe de capellanes del Ejército. El equipo de líderes de capellanía del Ejército supervisa los servicios religiosos de apoyo dentro de la rama militar que se llevan a cabo en más de 220 países y territorios alrededor del mundo.

Harewood es el adjunto que supervisa el trabajo de 700 capellanes en la Reserva del Ejército, sirviendo a casi 190.000 soldados de la Reserva, sus familias, y los civiles de la Reserva del Ejército. Él ejerce su cargo desde el cuartel general del Ejército en el Pentágono, ubicado en Arlington, Virginia.

Entre sus muchas responsabilidades, Harewood supervisa estrategias, planes, políticas y recursos (SPPR, según las siglas en inglés) para la oficina del jefe de capellanes. Sus responsabilidades incluyen dirigir comunicación estratégica, política, derecho y doctrina; relaciones gubernamentales; acomodación religiosa; diversidad y planes religiosos; manejo de fuerza; y objetivos y estudios estratégicos. Harewood también es el principal representante del liderazgo superior del Ejército en todos los asuntos relacionados con el apoyo religioso, el asesoramiento y el libre ejercicio de la religión.

“El capellán Harewood ha tenido una carrera ejemplar como académico, educador, pastor y capellán. Su nueva función como jefe adjunto de capellanes es incomparable en el Ejército y entre los capellanes adventistas del séptimo día”, dijo Paul Anderson, director del Ministerio de Capellanía Adventista de la DNA. “Él es el tercer capellán militar adventista en alcanzar este nivel. Él se suma a la augusta compañía de los capellanes Barry Black y Darrold Bigger, quienes sirvieron en la Marina de los EE.UU. como jefe y jefe adjunto de capellanes, respectivamente”.

“El Ministerio de Capellanía Adventista está entusiasmado en celebrar este ascenso providencial con el capellán Harewood. Él es el hombre que Dios ha preparado singularmente para un tiempo como este”, continuó Anderson.

Harewood ha estado en el Ejército por más de tres décadas y ha servido como capellán para la rama militar por 25 años. Su carrera altamente condecorada ha incluido trabajo militar activo y tareas pastorales civiles dentro de la Iglesia Adventista. Anterior a su posición previa, fue el pastor principal de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Ephesus en Harlem, Nueva York, durante cuatro años. Incluso durante ese tiempo, sin embargo, él todavía desempeñaba deberes militares como capellán de comando para el comando de entrenamiento 80, que administra todas las escuelas de entrenamiento del ejército.

“Dios es mayor de todo lo que puedo percibir. Cualquier cosa que me limite, Dios es mayor que eso. Esta [perspectiva] me permite comunicarme con otras personas que tienen una fe diferente e incluso, que no profesan ninguna fe, y aun así verlos como hijos de Dios a través de los lentes de que él es mayor que lo que yo puedo comprender”, dijo Harewood. “Mi fe habla de quién soy como persona, cómo saludo, interactúo, escucho y les hablo a las personas. Quiero que la hermosura de Jesús se vea más en lo que hago que en lo que digo”.

Su ceremonia oficial de ascenso tuvo lugar el viernes 11 de diciembre, solo con invitación, en la histórica Fort Myer Chapel, ubicada en los terrenos del Arlington National Cemetery en Arlington, Virginia.

La versión original de esta historia fue publicada en el sitio de noticias de la División Norteamericana.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin