Noticias – Adventistas

Indígenas defendieron pioneros adventistas en el Perú

Por los 100 años de la sede sudamericana adventista ASN recuerda la historia de pioneros quienes dejaron sus fuerzas para cumplir la misión evangélica en Perú y Bolivia.

27 de mayo de 2016
Stahl ayuda a un indígena en la región del río Uramba. El trabajo incluyó la atención médica.

Stahl ayuda a un indígena en la región del río Uramba. El trabajo incluyó la atención médica.

Brasilia, Brasil… [ASN] “Una turba de 500 personas atacó a los misioneros con látigos, garrotes, piedras y armas de fuego. Una pedrada alcanzó a Stahl en la cabeza produciéndole una severa hemorragia”, relata el autor Oscar Plenc, autor del libro Misioneros en Sudamérica, en el capítulo ocho, al hablar de la historia del pionero adventista Fernando Stahl, quien junto a su esposa Ana y sus dos hijos llegaron al Perú en el año de 1909. El propósito de su llegada fue llevar salud, educación y esperanza a los indígenas.

La historia continúa diciendo que “la choza donde se refugiaron estaba a punto de ser incendiada, cuando los atacantes vieron una compañía de indígenas armados que se acercaban para defender a los misioneros. La multitud se retiró sin saber que la compañía nunca existió. Salvo la de los ángeles protectores de Dios”, narra Plenc. La intolerancia religiosa era un obstáculo para el crecimiento de la obra adventista en el Perú por ese entonces.

Sus inicios

Fernando (1874-1950) y Ana Stahl junto a sus hijos Frena (15) y Wallace (04) desembarcaron en Mollendo, Perú, conocido como “el puerto más borrascoso del mundo”, luego de un viaje de 20 días desde Nueva York, Estados Unidos. Los acompañaba el pastor Eduardo W. Thomann, misionero multifacético que les permitió comunicarse en español en aquellos primeros días.

La familia viajó en tren de Mollendo a la ciudad de Arequipa y de allí hacia la ciudad de Puno, en las márgenes del Lago Titicaca. Conocido como el lago navegable más alto del mundo. Los viajeros sintieron, pronto, los efectos de la altura. Sin embargo, pese a la situación continuaron su viaje hasta La Paz, Bolivia, su primer destino misionero.

“Un caballo y dos mulas fueron suficientes para que Stahl comenzara a viajar por toda la región y el interior del país…”, rememora el libro. Sin duda el trabajo para los misioneros no fue nada fácil, ya que los indígenas estaban dados a la bebida, y la situación en que vivían era deplorable. Había mucha pobreza. “A más de esto, nunca faltaban personas inescrupulosas y avaras que se aprovechaban de su situación para maltratarlos y esclavizarlos”, los blancos, los hacendados y los sacerdotes eran algunas de estas personas.

Entre 1910 y 1911, Stahl visitaba desde Bolivia la región de Puno, en el Perú. Lo que le llevó a pedir a la administración adventista permanecer en el distrito de Platería (Perú), e iniciar la misión indígena entre aimaras. Fue el cacique Manuel Zúñiga Camacho quien promovió el surgimiento de la primera escuela adventista indígena. La misma casa de Camacho sirvió de hogar a los Stahl “en los primeros tiempos de su obra educativa, sanitaria y evangelizadora en el altiplano peruano”, escribió Plenc.

En 1912, se organizó la primera iglesia adventista ante una “furiosa y sistemática oposición religiosa”. Muchos nuevos creyentes a causa de su fe fueron amenazados, golpeados y encarcelados. Solo cuando la Constitución del Perú favoreció la tolerancia religiosa se pudieron notar lentas mejorías.

Fundamental fue el trabajo educativo adventista, entre los indígenas, que tuvo como libro de estudio a la Biblia. Una escuela diurna fue abierta para acoger a 150 estudiantes, varios con más de 40 años de edad. Los sábados, muchas veces, se congregaban 800 personas para aprender con los Stahl.

Otros misioneros adventistas que llegaron al Perú para socorrer la obra de los Stahl fueron Bartolomé Rojas y su esposa Hilalia, que vinieron de Argentina. También se menciona a C.V. Achenbach y su esposa, Juan M. Howell y su esposa, Roberto Nelson y esposa.

En 1918, Fernando con su salud quebrantada se trasladó a la ciudad de Lima con su familia para supervisar las estaciones misioneras de la costa del Perú. Finalmente, en 1919 los Stahl regresaron a su patria, Estados Unidos, para un período de descanso.

A la fecha la obra adventista había avanzado bastante. Se contaba con seis estaciones misioneras para la población Aimara de la Misión del Lago Titicaca (sub sede de la iglesia). Más de 20 escuelas con más de 2 mil alumnos en una amplia zona del altiplano eran resultado de esfuerzo y dedicación misionera. El número de indígenas bautizados sobrepasaba los 1500 y otros miles continuaban aprendiendo lecciones de la Biblia.

Video sobre la historia del adventismo en Perú (trailer):


Antecedentes del adventismo

Plenc refiere que la obra adventista en el Perú comenzó en los últimos años del siglo XIX, debido a la llegada de colportores y misioneros del país vecino, Chile. Los misioneros habían distribuido literatura adventista y de esa manera ganaron nuevos conversos. La historia también menciona a pioneros norteamericanos que iniciaron trabajo evangelístico en el país como Franklin L. Perry y A.N Allen. Estos últimos formaron la organización e iniciaron la Misión Peruana en 1906.

Asimismo, la Unión Incaica (hoy divida en Unión Peruana del Norte y Unión Peruana del Sur) sub sede de la Iglesia Adventista en el país se organizaría en 1914, incluyendo a países como Bolivia y Ecuador.

“La presencia de Fernando y Ana Stahl consolidó la obra en lo que habría de llamarse la Misión del Lago Titicaca, entre 1909 y 1919. Volverían a ser pioneros entre 1921 y 1939, esta vez entre los indígenas campas de la Amazonía peruana en el Alto Perené y luego en la Misión del Alto Amazonas, con sede en Iquitos”, menciona el libro en la página 83, del capítulo mencionado.

Biografía

Fernando, huérfano de padre y maltratado por su padrastro, escapó de su casa a Milwaukee- Minnesota. Allí conoció a Ana Cristina Carlson, quien emigró de Suecia a los dieciséis años, para radicar en los Estados Unidos y trabajar en un restaurante de la ciudad donde conoció a Fernando. Desde niña soñaba con ser maestra, trabajar por los indígenas y ayudar a los pobres. Los jóvenes se casaron en 1892 en ceremonia civil y conocieron la Iglesia Adventista un año después, luego de comprarle el libro El Conflicto de los Siglos – de autoría de Elena White- a un colportor (vendedor de libros cristianos). El misionero convenció a Stahl de dejar el cigarrillo. Más adelante luego de recibir estudios de la Biblia la pareja comenzó a guardar el sábado.

Los esposos iniciaron estudios de enfermería luego de que Fernando perdiera el trabajo a causa de guardar el sábado. Y mientras atendían en una sala de tratamientos en Cleveland, Ohio, Dios puso en el corazón de Fernando el deseo de ser misionero fuera del país. La oportunidad de ser misioneros en Sudamérica se les presentó en 1909, en el congreso de la Asociación General (evento mundial de los adventistas). Luego de escuchar al presidente de la Iglesia en Sudamérica, pastor José W. Westphal, ofrecieron sus servicios. Ese mismo año viajaron en barco hasta Perú sin saber el español. [Equipo ASN, Cárolyn Azo]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin