Noticias – Adventistas

Calebs brasileños quedan 10 días en Paraguay

10 de marzo de 2016

Calebs hacen una representación evangelizadora en los semáforos.

Asunción, PY… [ASN] En enero, la Misión Caleb en Paraguay recibió la visita de un grupo de 40 jóvenes brasileños para sumar fuerzas en los trabajos comunitarios, sociales y espirituales en las ciudades de Encarnación y Nueva Alborada. Los extranjeros son alumnos de la Universidad Adventista de Sao Paulo, el Unasp, y quedaron 10 días en el país.

Los jóvenes fueron separados en dos equipos para atender las ciudades de Encarnación y Nueva Alborada. “Estábamos esperando la llegada de ellos. Nos preparamos para recibirles y estábamos con muchas expectativas”, comenta Derlis Bernal, miembro de la Iglesia de Encarnación.

En la ciudad de Nueva Alborada trabajaron 18 jóvenes. Sus principales trabajos fueron una colonia de vacaciones con 40 niños, sesiones de evangelismo con la iglesia llena todas las noches y el inicio de un grupo de conquistadores. Además de eso, los alumnos también construyeron una cerca de madera alrededor de la iglesia y el cierre de la misión fue marcado con un bautismo.

Ya en Encarnación, los 22 Calebs que quedaron allí trabajaron con acciones de abrazos gratis en las calles, plazas y por la costanera, además de visitas a asilos, orfanatos y hospitales. Todo con el objetivo de involucrar a los jóvenes paraguayos con los brasileños y así reavivar la iglesia de Paraguay.

“Estamos muy contentos con el primer Caleb de Verano en Paraguay”, afirma Sósthenes Andrade, pastor director de jóvenes de la Unión Paraguaya. “Paraguay es una tierra desafiadora en la Misión Global, por eso el proyecto Caleb llegó para hacer jóvenes misioneros”.

Vea más detalles sobre la Misión Caleb hecha en Encarnación.

Misiones globales

Las misiones, tanto locales como extranjeras, son una forma de hacer que la iglesia crezca. La Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene diferentes programas para llevar misioneros a otros países. Algunos de ellos son los proyectos I Will Go (yo iré), Jóvenes sin Fronteras y el Núcleo de Misiones y Crecimiento de la Iglesia (Numci), todos organizados por el Directorio de Desarrollo Espiritual de la UNASP.

El proyecto Jóvenes sin Fronteras, en particular, es responsable por coordinar misiones de corta duración en diferentes lugares de Brasil y países de Sudamérica, como Perú, Uruguay y ahora Paraguay.

Para el coordinador del Directorio de Desarrollo Espiritual de la UNASP, Edson Romero, las misiones condiciona un beneficio para los dos lados. “Nosotros llegamos aquí y ayudamos a la iglesia a crecer con la energía y alegría común de los brasileños, pero ellos también nos ayudaron porque salimos de aquí con muchas más ganas de hacer misión en otros lugares, incluyendo las ciudades cercanas de donde vivimos”, explica. “Para nosotros no hay Paraguay o Brasil. Hay solamente una tierra”.

Lucas Muletaler, miembro de Misión Caleb y de Jóvenes sin Fronteras aún afirma que el tiempo pasado aquí reavivó la fe de cada uno porque la misión marcó diferencia para ello. “Nosotros vivimos en contacto con la Biblia y en contacto con la oración durante esos días. Entonces, tenemos plena convicción de que volvemos al Brasil con nuestra fe renovada en Jesús y con ganas de hacer más misión”. [Equipo ASN, Dayane Fagundes]

Vea más detalles sobre la Misión Caleb hecha en Nueva Alborada. 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin