Noticias – Adventistas

Defensor de libertad religiosa habla de su experiencia en Corea del Sur

Adventista brasileño fue hasta el oriente para importante evento que abordó cuestiones relacionadas a la Libertad Religiosa.

11 de marzo de 2015
Samuel é presidente de uma associação que defende a liberdade religiosa e participou de encontros importantes com lideranças mundiais.

Samuel es presidente de una asociación que defiende la libertad religiosa y ha participado de encuentros importantes con líderes mundiales.

*Por Samuel Luz

En calidad de presidente de la Asociación Brasileña de Libertad Religiosa y Ciudadanía (Ablirc), tuve el honor de ser indicado por la Universal Peace Federation (UPF) como delgado de Brasil a la Conferencia Internacional de Líderes por la Paz, en Seúl, Corea del Sur, del 28 de febrero al 04 de marzo del 2015. Yo viajaría con una condición: tener el sábado libre para adorar a Dios de acuerdo con el precepto bíblico. Aceptaron, entonces fui.

Al llegar a Seúl, me informé sobre las instituciones adventistas en la ciudad y fui orientado a dirigirme al Centro Médico Adventista de Seúl. En realidad un moderno complejo hospitalario instalado en una amplia y noble área. Allí también funcionan un instituto de idiomas, un velatorio, que es uno de los mejores de la región, y dos iglesias, una del hospital y la otra del instituto de idiomas.

Me dirigí a la Escuela Sabática y al culto en la iglesia bilingüe. Allí conocí una joven médica, la doctora Jihye Youn, que estudió en la Universidad Adventista del Plata (UAP), en Argentina. Ella fue mi intérprete durante todo el sábado y me contó que su familia fue para Argentina cuando ella era bien pequeña y todavía viven allá. Fue así que estudió allá, ella fue invitada para trabajar en la Universidad Adventista de Seúl, donde trabaja en el área de investigación.

Quería saber el motivo por el cual una familia coreana iría para Argentina. Juhye Youn me dijo que sus padres tenían mucha dificultad para guardar el sábado en Corea. Después de esa información, la decisión de la familia tomó sentido para mí, pues en Sudamérica en general, a pesar de algunos casos aislados, hay poca restricción a la libertad religiosa.

La protección a la libertad religiosa es un precepto constitucional en Corea del Sur, así como la separación entre la religión y Estado, pero en la práctica y, aún hoy, es muy difícil acomodar la norma a los casos prácticos.
El informe sobre la libertad religiosa internacional del Departamento del Estado de América del Norte informa que en Corea del Sur hay total abandono y objeción de conciencia, que es la disposición legal para que una persona pueda, por cuestión de conciencia religiosa, política o filosófica, proporcionar alternativamente una obligación a todos impuesta.

Cuando el Estado ofrece la posibilidad de prestación alternativa, en realidad está respetando la libertad religiosa al acomodar el caso concreto que genera el conflicto. Los que buscan el auxilio alternativo no desean simplemente dejar de cumplir la obligación. En realidad, las personas no quieren vulnerar su conciencia, proponiéndose a cumplir una obligación legal en otro momento, o de otra manera.

Según el citado informe, todos los años centenas de jóvenes en edad de prestar el servicio militar, predominantemente, Testigos de Jehová, son presos, en promedio durante 18 meses, por no prestar interés a la regulación de la objeción de conciencia en Corea del Sur.

Uno de los motivos que influencian esa posición radical del Estado Coreano en relación a la objeción de conciencia, según el informe, es la demografía religiosa del país, cuyo censo levantó que 47% de la población no tiene una religión. Cerca del 23% es budista, 18% es protestante y 11% es católica romana.

Los Adventistas del Séptimo día están clasificados como protestantes, en el grupo del 5% donde también están los Budistas, Confucionistas, y Testigos de Jehová, la Iglesia de la Unificación, los Islámicos y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Último Días (mormones), entre otros.

El objetivo del presente artículo no es el de analizar profundamente la cuestión de la libertad religiosa en Corea del Sur, antes bien que sirva de alerta sobre la importancia de ser abordado el tema de forma global.

Durante la conferencia conversé con los parlamentarios Ek Nath Dhakal, el diputado federal de Nepal; Erna H. Shoepges, diputada general de Luxemburgo y Gerardo de Brenes, diputado federal de Costa Rica. Todos dijeron que en sus países hay previsión constitucional de libertad religiosa, pero…

Eso significa que en la práctica todavía hay intolerancia, discriminación y otros tipos de violación del derecho fundamental de libertad religiosa.

¿Qué situaciones específicas se abordaron? Eso es asunto para otro artículo. Por ahora, vale la pena recordar que la libertad religiosa es un asunto mundial y que la famosa declaración de Tomas Jefferson: “El precio de la libertad es la eterna vigilancia”, es una alerta que vale para cualquier lugar del planeta.

*Samuel Luz es el presidente de la Asociación Brasileña de Libertad Religiosa y Ciudadanía (ablirc)

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin