Noticias – Adventistas

Más de cuatro mil conquistadores de Argentina participaron del camporí sudamericano

"El camporí fue positivo desde todo punto de vista", dice Alejandro Brunelli, líder de jóvenes de la Iglesia Adventista en Argentina.

Por Alexis Villar 25 de enero de 2019

Delegación Argentina en el V camporí sudamericano en Barretos, Brasil. Foto: José Peñafiel.

En la ciudad de Barretos, estado de San Pablo, Brasil, se llevó adelante el V camporí sudamericano de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

En el Parque do Peão y bajo el lema “La mejor aventura”, el encuentro tuvo dos ediciones: Alpha y Omega. Del 8 al 13 y del 15 al 20 de enero, respectivamente. Las dos tuvieron el mismo programa, actividades y representantes de las 16 uniones sudamericanas, además de delegaciones internacionales.

“La alegría de ver llegar a la delegación Argentina a un encuentro sudamericano de esta envergadura es inigualable”, relatan testigos de un evento que reunió a 4700 chicos/as de Argentina.

“Un camporí es un encuentro de clubes de conquistadores por regiones. Se hace anualmente pero se decidió, hace un tiempo, que se haga cada cinco años uno que abarque a toda la región de Sudamérica”, afirma el pastor Alejandro Brunelli, director del área de jóvenes en nuestro país. “Ha sido un encuentro donde se compartieron experiencias y donde cada club hace demostraciones de lo que aprendió en esos años previos”, destaca.

Participaron casi 100 mil personas entre las dos ediciones. Más de 1200 clubes en total. De todos ellos, 130 fueron de Argentina.

Uno de los puntos fuertes a destacar fue la actividad comunitaria y misionera que realizaron en la ciudad local, Barretos. Se visitó cada hogar. Se realizaron 20 expo-salud y entregaron 100 mil libros que hablan sobre esperanza.

Mientras tanto en el Parque do Peão, los conquistadores pudieron desarrollar dos especialidades únicas por el contexto. Una fue “Idiomas extranjeros” donde los chicos de habla hispana tenían que vincularse con otros que hablen portugués y viceversa. Y por otro lado, “Cultura latinoamericana”, donde debían visitar clubes de otros países para conocer sus costumbres y modismos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El líder de jóvenes en nuestro país remarca que el camporí fue “muy positivo para los chicos. Se vio mucha alegría, entusiasmo. Desde todo punto de vista fue positivo. Tanto para el crecimiento de los chicos en su relación con sus compañeros como para con Dios”. Y reflexiona: “Hubo más de mil bautismos en total. Miles de decisiones para Jesús. Los chicos se identificaron con la Iglesia al ver que es grande, mundial. Eso llevó a que los chicos tomen decisiones por Jesús”, concluye Brunelli.

Mirá la transmisión que realizó el pastor Darío Caviglione, presidente de la Iglesia Adventista en nuestro país, desde Barretos.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin