Noticias – Adventistas

Testimonios de jóvenes marcaron la vida de asistentes a culto de gratitud

Los nuevos miembros son frutos de Camping JA, Grupos Pequeños, la Radio Nuevo Tiempo y mucha oración.

Por Vanessa Castro y Lia Costa 6 de mayo de 2019

(Foto: Josué Idrovo)

Cinco personas se bautizaron en el culto de gratitud en el Ágora – Casa de la Cultura Ecuatoriana, ante la presencia del presidente de la Iglesia Mundial Adventista, pastor Ted N. C. Wilson, y miles de feligreses en la noche del 01 de mayo. La ceremonia fue realizada por el presidente de la Misión Ecuatoriana del Norte, pastor Luis Velásquez. E

(Foto: Josué Idrovo)

En la programación, el pastor Erton Köhler, presidente de la sede sudamericana adventista, dijo que se encontraba muy feliz de ver más de tres mil personas reunidas allí. “Les traigo saludos de la familia sudamericana que ya tiene más de dos millones y medio de adventistas con un único mensaje y una esperanza: preparar al pueblo para un encuentro con el Señor”, declaró.

Lea también:

Una puerta abierta

Invitaciones divinas

De entre los jóvenes listos para nacer otra vez, estaba Gabriel Otalima Aymar, un joven que conoció la Iglesia a través del Camping JA por la invitación de Santiago Naranjo, fisioterapeuta de su hermano menor. Santiago trabaja en un hospital público, y en su trabajo aprovecha la oportunidad de invitar los pacientes a la iglesia adventista. “Podemos ser un canal de salvación en cualquier lugar donde nos desenvolvemos”, declara el profesional.

Gabriel pasó momentos lindos en el camping y sintió el deseo de aceptar el llamado al bautismo hecho la última noche. Así empezó los estudios bíblicos y se involucró con los proyectos de la iglesia; lo cual atrajo la atención de sus padres, quienes percibiendo diferencias positivas en él, crearon interés por la iglesia también.

Lady Sánchez junto a los líderes adventistas. (Foto: Josué Idrovo)

La Iglesia Adventista en la Misión Ecuatoriana del Norte trabaja enfáticamente con los Grupos Pequeños, conocidos como GP LifeStyle. El Grupo Pequeño de la iglesia Los Rosales a funcionando desde el año pasado, 2018, donde las reuniones son hechas los jueves a las 19h00; formado por cuatro familias y sus amigos invitados. Entre los asistentes estaba Lady Sánchez, de 22 años, quien inició los estudios bíblicos por la amistad que hizo con un joven da la iglesia. Jean Pierre la invitó a ir al GP LyfeStyle y ella aceptó. En la noche que participó se sintió tan bien que siguió yendo noche tras noche. “El Grupo Pequeño es muy acogedor, bonito, y siento que me reciben con cariño”, expresa Lady. No se demoró en empezar los estudios bíblicos y tomó la decisión de bautizarse.

La insistencia del esposo

Lady Sánchez luego de ser bautizada. (Foto: Josué Idrovo)

Leidy estaba sentada en una silla decorada de blanco con un lazo alrededor, con su esposo a un lado y su hijo al otro, acostado en su hombro. Ella estaba impecable, cabellos debidamente peinados, un vestido lleno de flores, que quedaban perfectamente con sus zapatos de taco. No se olvidó de los detalles, también usaba un maquillaje y perfume suave. Estaba lista, con una sonrisa dulce en el rostro. Algunos años atrás ni imaginaría que estaría allí.

Hace cuatro años en el mismo año de su matrimonio, su esposo José Omar se decidió por el bautismo y pertenecer activamente a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Ella se disgustó tanto que le pidió el divorcio con apenas tres meses de matrimonio. No se divorciaron, pero Leidy viajó de Sucumbios a Quito a estudiar y trabajar. Fueran tiempos difíciles de los cuales el matrimonio estuvo al borde del fracaso. Sin embargo, la fe de su esposo fue importante en estos momentos, donde tuvo fortaleza de cuidar de sus dos hijos mientras Leidy estaba en otra ciudad.

Otros candidatos al bautismo del programa de la noche. (Foto: Josué Idrovo)

José Omar, a su vez, era un hombre temeroso a Dios y también una persona de oración. Insistentemente le compartía links de los programas de la Radio Nuevo Tiempo a su esposa. Poco a poco pasó a escuchar la radio todos los días, y le encantaban los programas que hablaban de la salud y de parejas. El hecho de escuchar los consejos le hicieron actuar de manera distinta con su esposo. Fueron tres años de lucha, pero al final la Radio Nuevo Tiempo fue una alianza entre ella y su relación con Dios y con su esposo también. En 2018 pudo finalmente regresar a la casa tras conocer la paz que solo Cristo da.

La noche del programa se sintieron muy felices y agradecidos. “Esa no es la meta, sino el inicio de una nueva etapa en nuestras vidas”, dice el esposo, sonriente. Contó que se sentía como si fuera encontrar un enamorado, por esto quiso arreglarse propiamente. “Estoy enamorada de Dios, él cambió mi vida y mi hogar”, comparte.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin