Noticias Adventistas

Evangelismo

Joven militar decide volver a la iglesia junto a su familia

En la ciudad de Nueva Cajamarca del norte peruano vive Jesús Mantilla junto a su esposa, hija y su hijo Bagner; ellos eran miembros activos de la Iglesia Adventista hace más de 7 años y juntos participaban constantemente de todas las actividades y pr...


  • Compartir:

En la ciudad de Nueva Cajamarca del norte peruano vive Jesús Mantilla junto a su esposa, hija y su hijo Bagner; ellos eran miembros activos de la Iglesia Adventista hace más de 7 años y juntos participaban constantemente de todas las actividades y proyectos de la iglesia. Sin embargo, la necesidad de ganar más dinero y priorizar el trabajo, fue el gran causante para que se alejasen de Dios.

Pasó el tiempo y Bagner Mantilla se inscribió al Servicio Militar. Una vez dentro, vivió diferentes situaciones donde su fe fue probada. Conforme pasaron los días, empezó a sentir dolores fuertes en todo su cuerpo, causado por el estilo de vida que llevaba en el cuartel. Ante esa situación, su padre realizó los trámites necesarios para poder retirarlo.

Ya estando en casa llegó una invitación a la familia por parte de la Iglesia Adventista de su localidad para que participen de la Semana de Evangelismo “Feliz Otra Vez”. Junto a su familia asistieron cada noche al Templo donde sintieron el llamado de Cristo.

Al finalizar la semana de evangelismo, el predicador hizo un llamado para que renueven su compromiso con Dios. Entonces Bagner se levantó y dijo: “Yo quiero bautizarme el día de mañana”, su familia quedó impresionada y le preguntaron si podían coordinar otra fecha y así todos juntos bautizarse, pero él reafirmó su respuesta diciendo “Mañana sábado me bautizó”.

De esta manera, el sábado 19 de febrero toda la familia decidió renovar su compromiso con Dios mediante el bautismo. Además, su padre Jesús, desde que se retiró de la iglesia no dejó de guardar su diezmo, es así que el día sábado entregó una gran cantidad de dinero para la obra del Señor y se comprometió en continuar siendo un mayordomo fiel con sus diezmos y ofrendas.