Noticias – Adventistas

Mal de Alzheimer: novedades sobre prevención y tratamiento

Neurólogo explica las novedades sobre tratamientos y menciona que hay factores que contribuyen a la prevención del mal de Alzheimer

Por Felipe Lemos 21 de septiembre de 2021

Una red de apoyo, especialmente de la familia, es un factor fundamental en el tratamiento de la enfermedad. (Foto: Shutterstock)

La enfermedad de Alzheimer es un conocido trastorno neurodegenerativo que se manifiesta por el deterioro cognitivo de la memoria. El resultado es que las actividades de la vida diaria van siendo progresivamente comprometidas y aparecen una variedad de síntomas neuropsiquiátricos y de alteraciones del comportamiento.

Esta enfermedad se estudia en el mundo entero, y los investigadores están en busca de respuestas relacionadas a diagnósticos y tratamientos precoces, vacunas y más información que pueda contribuir para su prevención y combate.

Lea también:

La Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) conversó con un especialista en el tema sobre los conocimientos más actuales al respecto. El entrevistado es el médico Christian Ximenes. Neurólogo, doctor en neurociencia y profesor universitario, trabaja hace más de 20 años en el área. Actualmente, trabaja en la Universidade Estadual do Ceará y en el Hospital Geral de Fortaleza.

¿Qué es la enfermedad?

En líneas generales, ¿qué se sabe actualmente sobre los perjuicios causados por el mal de Alzheimer al organismo humano?

La enfermedad de Alzheimer se encuadra en el grupo de enfermedades llamadas neurodegenerativas; estas se caracterizan por la degradación de neuronas en áreas específicas del cerebro y esa degeneración se esparce después al resto del órgano. En el caso del Alzheimer, el área de inicio es el hipocampo, una región de gran importancia para la formación de nuestras memorias. Al principio, el paciente anciano comienza a tener dificultad de formar nuevas memorias, tiende a olvidar cosas que ocurrieron recientemente (dónde guardó algo, por ejemplo).  Con la evolución de la enfermedad, comienza también a comprometer las memorias más antiguas, así como la orientación espacial (ubicación en lugares). En la fase más avanzada, hasta las funciones más básicas como la locomoción y la alimentación (tragar alimentos) queda comprometida.

¿Existe información sobre medidas o comportamientos que pueden, de alguna forma, contribuir a la prevención de esta enfermedad?

Sí. Hay estudios que muestran que por lo menos el 40% de los casos de Alzheimer pueden ser evitados si hacemos lo correcto. Para “atacar” los factores de riesgo, algunas acciones son importantes: evitar la hipertensión, la obesidad y la diabetes; no fumar ni beber bebidas alcohólicas; evitar cualquier actividad que implique golpes en la cabeza; practicar actividad física regular; buscar lugares con menor polución y evitar ser fumador pasivo; proporcionar educación a nuestros niños y jóvenes y evitar cualquier cosa que lleve al riesgo de pérdida de la audición y, en caso que esta ocurra, tratarla adecuadamente.

Red de apoyo de la familia

¿Cuál es la importancia de una red de apoyo a personas con el mal de Alzheimer, especialmente en el ambiente familiar?

La enfermedad de Alzheimer no afecta solo al que la padece, sino a todos en la familia. El tratamiento debe ser realizado por un equipo multidisciplinario que intentará orientar no solo al paciente, sino también a quienes lo cuidan. Los grandes centros ya poseen lugares donde hay evaluación y apoyo a pacientes y familias. Además, existen grupos de apoyo en muchas ciudades, donde los cuidadores pueden, por lo tanto, encontrar la empatía de otros que ya han pasado o pasan por la misma situación. La ABRAz (Asociación Brasileña de Alzheimer) es una institución que proporciona mucha de esa información y puede encontrarse en el sitio abraz.org.br.

Con relación al diagnóstico y tratamiento, hace algún tiempo se había hablado sobre una posible vacuna y, también, sobre el examen de sangre, que podría detectar con mayor rapidez la enfermedad. ¿Qué se sabe, de forma concreta, sobre la eficiencia y desarrollo de estos pasos?

Hoy el diagnóstico se realiza de forma indirecta por medio del examen clínico del médico, generalmente un neurólogo, sumado a algunos exámenes de imagen que corroborarán o no la sospecha. Los estudios sobre un nuevo método de diagnóstico, en la forma de un examen de sangre, están en una fase avanzada, sin embargo, dependen mucho de lograr que el examen sea más accesible desde el punto de vista técnico y financiero.

El tratamiento con una vacuna busca evitar la acumulación de las sustancias tóxicas que llevan a la muerte de las neuronas en la enfermedad de Alzheimer. Los estudios relativos a la vacuna, sin embargo, están en una fase menos avanzada que el examen de diagnóstico; probablemente, en el caso que esta se concrete, demorará un poco más.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin