Noticias – Adventistas

Volviendo a conquistar Chaitén

Por Nicolás Acosta 16 de junio de 2021

En el año 2008 el sur de Chile sufrió uno de los desastres naturales que más fuerte han azotado al país a lo largo de la historia. Nos referimos efectivamente a la erupción del volcán Chaitén, un fenómeno que obligó la evacuación de miles de familias. Producto de este mismo incidente, una de nuestras iglesias se vio severamente afectada, mermando así sus labores evangelísticas y dejando sin un espacio de oración a cerca 50 hermanos y hermanas. Sin embargo, pese a esta situación, nuestro ministerio se niega a salir de tal localidad, gracias al arduo trabajo de diversos actores que son parte de nuestra Iglesia Adventista.

 

De esta forma se ha buscado volver a levantar nuestro ministerio en estos espacios, pues la Asociación cuenta con un terreno en este lugar, presto y dispuesto para el servicio de nuestro Dios. Así mismo, pese a la disolución del anterior grupo de adventistas, se pudo establecer contacto con una hermana de Chaitén, el objetivo estaba claro: había que recuperar tal ciudad para el Señor. Para esta misión se dispuso de un colportor para realizar estas labores y trabajar llevando el mensaje a través de las publicaciones, contactando de esta manera a gente que esté dispuesta a estudiar las sabias escrituras. Posteriormente, conformar un grupo de estudios de la biblia y finalmente edificar una iglesia.

Quien ha estado apoyando en estas actividades ha sido el distrito de Puerto Montt Central, liderado por pastor Jorge Pereira y el departamento de publicaciones, encabezado por el pastor Mauro Campillay. Sin embargo, el que sirve en las labores de colportaje es José Acuña, el protagonista de esta historia según comenta el pastor Campillay, quien es un líder de colportaje de la Asociación. José se dispuso así mismo durante el mes de junio a apoyar esta misión que cuyo fin es plantar una iglesia en Chaitén. Éste visita todos los hogares, buscando así conectarse con la ciudad mediante nuestros libros de salud, y por supuesto la ya conocida literatura adventista; ganando su confianza e invitándolos a estudiar la biblia.

 

La experiencia de este colportor, según comenta el departamental de publicaciones, ha sido grata, con gente que ha abierto sus corazones al mensaje y que han aceptado felizmente aquellos estudios.

 

“Hay muchos lugares que aún no han sido conquistados. Es allí dónde están los desafíos misioneros. A través del colportaje ha quedado demostrado en la historia de la iglesia, que es una herramienta eficaz para abrir obra y llevar el mensaje a través de las publicaciones”, añadió el pastor Campillay.

 

  

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin