Noticias – Adventistas

Bautismos en el lago Buenos Aires

20 de diciembre de 2016

Les contamos la historia de Eugenia que nació en Buenos Aires en el año 2000.

En el 2014 se mudaron con su familia a un pueblo llamado Los Antiguos, en la provincia de Santa Cruz de  la Patagonia Argentina.

Después de un año de su llegada al pueblo, se hizo amiga de una chica que se llama Abigail. Ella iba a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que le insistía para que vaya a su iglesia y la acompañe.
Eugenia era de otra religión aunque casi nunca iba a su iglesia. Con el tiempo acompañó a su amiga a las reuniones los sábados por la mañana y por la tarde. El resto de mi familia no iba, aunque tampoco le impidieron que vaya y lo tomaron con calma sin ningún reproche.

Eugenia dijo: “Al principio solo iba a acompañarla a ella, pero cuando empezó a escuchar le gusto y le llamo mucho la atención lo que decían y leían en la Biblia. Entonces comenzó a estudiar la Biblia y las lecciones de escuela sabática”.

Llegaron momentos difíciles. En enero del 2015, sus padres se separaron en esta situación fue cuando la mamá de Abigail invitó a la mamá de Eugenia a la iglesia.
Ella aceptó y llevó a sus dos hermanos, diciéndoles que necesitaban hacer algo los cuatro juntos, fue así como Facundo y Álvaro, comenzaron a asistir. Eugenia y su mamá comenzaron los estudios bíblicos para poder bautizarse.

Los tres hermanos comenzaron el club de conquistadores, les encantó.
En diciembre del 2015 fueron con el club al camporí de la Asociación Argentina del Sur en Peumayén.
Al poco tiempo de que regresaron del camporí se enteraron  que su papá estaba grave, estuvo un mes en terapia intensiva y luego en enero murió.
Estaban destrozados,y Eugenia estaba muy enojada con Dios, pero su mama se mantuvo muy firme en su fe sin apartarse de Dios, y eso les ayudó a seguir adelante.
Eugenia nos comenta: “Las personas de la iglesia nos apoyaron muchísimo, nos contuvieron de una manera inexplicable.

Unos meses después, estábamos festejando el día del niño y mi mamá y mi tía, que es miembro de la iglesia adventista, me preguntaron si me quería bautizar y yo (enojada con Dios por lo que había pasado) respondí con un me da lo mismo (¿Cómo me va a dar lo mismo bautizarme o no? Si hubiese estado preparada no hubiese respondido eso, un bautismo no da lo mismo, es algo super importante, estoy entregando mi vida a Dios y eso no da lo mismo) justo en ese momento mi hermano tuvo una convulsión de la nada y sin antecedentes, mi mamá se fue a Caleta Olivia con él y estuvieron más o menos cuatro días. Nos asustamos muchísimo, y no dejaba de preguntarme porque nos pasaba todo esto a nosotros. El enemigo estaba metiendo la cola en mi familia, pero pudimos salir adelante, todo eso nos iba uniendo cada vez más, nos iba haciendo más fuertes. Empecé a sentir el deseo de bautizarme, lo sentía profundamente, y al poco tiempo mi mamá y mis hermanos también”.

Es así que finalmente Eugenia junto a su mamá y hermanos fueron bautizados el 17 de diciembre del 2016 en las aguas de el lago Buenos Aires.

Ella termina diciendo: “Acá pude conocer el club de conquistadores, y lo más importante es que pude conocer a Dios”.

Pueden ver mas fotos de este bautismo y otros realizados el sábado 17 de diciembre en la fan page del ministerio Joven de la Asociación Argentina del Sur aquí

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin