Noticias – Adventistas

La dependencia tecnológica potencia comportamientos autolesivos

Asociado a la depresión, de acuerdo con los especialistas, este tipo de comportamiento es uno de los que suele preceder al suicidio.

26 de julio de 2018

Por Felipe Lemos y Mauren Fernandes

Asociado a la depresión, de acuerdo con los especialistas, este tipo de comportamiento es uno de los que suele preceder al suicidio. Foto: shutterstock

La adolescencia es una de las etapas de la vida en que el ser humano se ve frágil ante los grandes y bruscos cambios. Esa vulnerabilidad, cuando no es bien manejada, tiene resultados emocionales que a veces generan ciertos comportamientos. Uno de ellos es el comportamiento autolesivo, caracterizado por agresiones físicas o emocionales que la persona se causa a sí misma. Diversos escenarios colaboran para esa práctica, pero lo que más llama la atención a la realidad de hoy es la dependencia de la tecnología. Según estudios, la fuerte relación entre el individuo y la tecnología hace que haya un distanciamiento entre las personas, abriendo una brecha a actitudes extremas, como la autolesión. Para entender más sobre el asunto, la Agencia Sudamericana de Noticias conversó con la psicóloga y magister en psicología Carolina Raupp, que desarrolló estudios específicos sobre este tema en su disertación.

¿A qué conclusiones principales llegó en sus investigaciones con respecto a las razones por las cuales los adolescentes practican el llamado comportamiento autolesivo (CA)?

Los investigadores encontraron diferentes razones para la práctica de los CA. En la encuesta que desarrollé, lo que los adolescentes dijeron indicó que uno de los principales motivos era la dificultad de afrontar emociones avasalladoras como la tristeza y la ira. Con relación a la percepción de ellas de acuerdo a los factores ambientales, los problemas familiares también fueron asociados como causa.

Ese comportamiento está asociado principalmente a la depresión, ¿verdad?

Sí, la depresión puede presentarse en todas las etapas de la vida, pero en las etapas de transición y en la adolescencia existe mayor vulnerabilidad. Un estudio identificó que la psicopatología más prevalente, asociada a los comportamientos autolesivos, fue la depresión. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, más del 90% de las personas que cometen suicidio presentan depresión, y esto puede suceder cuando se intensifica la práctica de autolesiones.

Y en cuanto a factores de inestabilidad y malas relaciones familiares, especialmente entre los padres y los adolescentes, ¿qué detectó en esa área?

Los datos obtenidos por medio de la encuesta refuerzan que la percepción de la baja calidad de las relaciones familiares, así como la sensación de poca cohesión son factores de riesgo para los CA. La falta de manifestaciones de afecto y de apoyo emocional, así como también la presencia de conflicto familiar, fueron percibidos como factores facilitadores para la práctica del comportamiento.

¿Qué puede decir sobre la llamada dependencia tecnológica, muy común actualmente en ese rango de edad?

El celular es el objeto más ofrecido para calmar al bebé, antes de la mamadera y del chupete, o sea, desde temprano se está enseñando a los pequeños a tratar con la frustración, a manejar las propias emociones. Esa población mundial es de aproximadamente siete mil millones de personas. El año 2016, había un registro de seis mil millones de celulares, o sea, hay celulares hasta donde llegó el agua potable. El uso excesivo de tecnologías lleva a un estado de flujo, un estado alterado de consciencia. Es fácil hacerse dependiente, y en consecuencia, elevar los problemas interpersonales, especialmente algún tipo de deterioro de la vida familiar.

¿La dependencia tecnológica tiene relación con el comportamiento autolesivo?

La dependencia tecnológica fácilmente puede generar un alejamiento entre las personas (autismo digital). Es fácil utilizar electrónicos como una ruta de fuga o evitación, de la misma forma que puede suceder con los CA. Un estudio de la Universidad de Cardiff, Reino Unido, descubrió que las personas que se autolesionan no solo usan los medios sociales de comunicación para compartir imágenes de las lesiones. Algunos usan las imágenes como parte del “ritual” de autolesión. Otro estudio desarrollado en el Reino Unido, en la Universidad de Oxford, evidenció que hay un aumento de riesgo para el suicidio y la autolesión entre los jóvenes que pasan más horas conectados a Internet. Además, en estos casos se observaron métodos más violentos de autolesión.

¿Esos cuadros de autolesión pueden llevar a un número considerable de adolescentes al suicidio? ¿Cómo se da eso?

En una investigación realizada en una muestra clínica de adolescentes con depresión, se identificó que un registro de CA antes del tratamiento fue uno de los mayores predictores para posteriores tentativas de suicidio. Algunos autores consideran los CA en un continuo de un espectro del suicidio, involucrando un proceso de desensibilización en dirección al suicidio. No siempre termina así, pero existe un mayor riesgo en esos casos.

¿Qué orientaciones puede dar a los adolescentes y a los padres en cuanto a este problema?

A los adolescentes: observar si hubo un cambio progresivo de humor, disminución en el interés o placer en hacer las cosas, cansancio, alteración del apetito y/o sueño, deseos de aislarse de los amigos y familiares, deseos de morir, etc. Buscar entonces una persona confiable para conversar y pedir ayuda. En el caso de que se autolesione, encontrar estrategias de reducción de daños para tratar con los impulsos. Por ejemplo, sostener hielo hasta derretirlo cuando el impulso para lastimarse se haga más intenso.

A los padres: mirar a los ojos, buscar formas de conectar corazón a corazón, conversar. Gran parte de los hijos de la actualidad son hijos huérfanos con padres vivos, que están más conectados con las redes sociales, el trabajo y con el cansancio que con el corazón de sus hijos. Amar es cuidar. El amor que no está disponible no previene ni cura.

¿Cuál es el papel de las iglesias y de la religión en algún tipo de trabajo de apoyo?

Entre las personas que entrevisté y atendí, las que dejaron de autolesionarse lo hicieron por consideración al pedido y/o afecto de alguien. Pocas contaban con el apoyo familiar deseado. De esta forma, pueden encontrar en las iglesias a alguien que las “vea”, las considere y que también las ayude a promover los vínculos familiares. El amor y la atención ofrecidos por las personas de la iglesia pueden ser herramientas importantísimas para el proceso de curación. Hasta porque ese amor puede mostrarles el amor de un Dios que las ama incondicionalmente, que las hizo con un propósito, que les da esperanza y que no las deja solas en los momentos de mayor angustia. En fin, pueden encontrar a alguien que se interesa por ellas y que lo sientan.

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin