Noticias – Adventistas

Wilson Borba

Wilson Borba

Sola Escritura

Las doctrinas bíblicas explicadas de manera simpe y práctica para la vida cristiana

Nuestra actitud ante las señales del regreso de Jesús

La Palabra de Dios es la guía segura en la preparación para el regreso de Jesús (Foto: Shutterstock)

La pandemia del coronavirus, además de cambiar el mundo[i], proporcionó una oportunidad a los juristas, filósofos y activistas actuales de analizar el impacto global de la enfermedad. Además de proponer soluciones que, usando el lenguaje de Jünger, no aparecen en “períodos de calma productores de ilusiones de óptica”.[ii]

Braulio García Jaén, en un artículo reciente publicado en el periódico El País, retrata este momento crítico como oportuno, por medio de una provocativa afirmación y una inquietante pregunta: “Las crisis globales exigen soluciones globales: ¿es hora de crear una constitución mundial?”. Jaén menciona a un grupo de juristas y activistas actuales, que está presentando una norma que sirva de “brújula de todos los gobiernos para el buen gobierno del mundo”.[iii]

Lea también:

El grupo referido lanzó la idea de una Constitución de la Tierra como herramienta de gobierno globalizado. Pero ¿qué es la Escuela Constituyente Tierra? Es una escuela fundada recientemente en Messina, Italia, con el objetivo de activar, no solo un pensamiento, sino también proveer un recurso nuevo para frenar y hasta revertir la tendencia destructiva del planeta.[iv] Este recurso e instrumento es una “constitución de la Tierra para salvarla hoy”.[v]

Entre los promotores de la Constitución de la Tierra se destaca Luigi Ferrajoli,[vi] profesor de la Universidad de Roma Tre[vii] y autor de Constitucionalismo más allá del Estado. Para él, la pandemia planetaria del coronavirus es “una dramática confirmación de la necesidad y la urgencia de realizar un constitucionalismo planetario: el propuesto y promovido por la escuela “Constituyente Tierra” que inauguramos en Roma el 21 de febrero”.[viii]

¿Qué dice la Biblia?

¿Qué enseña la Biblia sobre algún intento de futuro gobierno mundial en la Tierra? Las Escrituras declaran que ocurrirá una unión religiosa, social y política de apoyo a la bestia (Apocalipsis 13:1-4, 11-15; 17:12-14) y la “Babilonia, la Grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra” (Apocalipsis 13:1-4, 11-15; 17:5, 12-14). La palabra Babilonia deriva de Babel, que originalmente significaba “la puerta de Dios”, y, también, confusión.[ix] “El término Babilonia se emplea en las Escrituras para designar las diversas formas de religión falsa o apóstata. En Apocalipsis, capítulo 17, Babilonia está representada por una mujer, figura que la Biblia usa como símbolo de iglesia”.[x]

Hay un paralelismo interesante entre la antigua Babel y la Babilonia del final de la historia descrita en Apocalipsis. La construcción de la Torre de Babel fue una rebelión mundial contra Dios (Génesis 11:1-3). “Los hombres de Babel habían decidido establecer un gobierno que fuera independiente de Dios”.[xi] Esa unión quedó como símbolo de la unión inicua de apoyo a la bestia y a Babilonia de estos últimos días.

Así como los constructores de Babel estaban unidos para formar un gobierno mundial, los que apoyarán a Babilonia al final de la historia tendrán “un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia” (Apocalipsis 17:13). Mientras el proyecto del gobierno mundial de Babel fue derrotado por Dios, los gobiernos de la Tierra, en vano “entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes” (vers. 14). Pero el objetivo de este artículo no es profundizar el estudio de este tema.

Señales del fin

El propósito es considerar cuál es la actitud adecuada ante las señales de la segunda venida de Cristo. A propósito, las señales que el Señor Jesucristo dio con relación a su venida son realmente importantes. Nadie debería dudar de que la pandemia es una de las señales elocuentes del regreso de Cristo. En el sermón del Monte de los Olivos el Señor dio varias señales que precederían a su regreso, como por ejemplo “epidemias y hambre en varios lugares” (Lucas 21:11). Sin embargo, hay por lo menos cuatro peligros que debemos evitar con relación a las señales relacionadas al tiempo del fin.

(1) Panicodemia. Como sabemos, de nada vale reaccionar con desesperación ante el coronavirus. Necesitamos seguir las recomendaciones en cuanto a lavarse las manos, mantener la distancia, el aislamiento recomendado, usar máscaras, entre otras actitudes. Cristo anunció con anticipación las señales del fin y nos dio recomendaciones. Pero no lo hizo para atemorizarnos, sino para que estemos despiertos, alertas y preparados para su regreso. Debemos fijar la mente en que las señales no producen esperanza.

Es Dios y su Palabra lo que nos da esperanza (Salmo 71:5; 146:5; Hechos 24:15; Romanos 15:4, 13; 1 Pedro 1:21). Si su religión está centrada en las señales, estará dominado por el miedo y el temor, pues estarán “desfalleciendo los hombres por temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas” (Lucas 21:26).

(2) Pasión por las señales. Las señales no fueron dadas para ser un fin en sí mismas, sino sirven para señalar algo mucho mejor y mayor. Funcionan como placas de avisos colocadas en una ruta. Imagine a una persona sedienta que viaja en su automóvil, y de repente ve una placa con el anuncio “jugo de naranja a 1 km”. Una actitud saludable sería leer el aviso de la placa y dirigirse al lugar indicado para tomar el jugo de naranjas. Pero cuán insensato será si ese individuo terminara su viaje allí, descendiera del auto y permaneciera estático, admirado, apasionado contemplando la placa, y además desviando a otros del camino.

Por desgracia, hay personas que se enamoran más por las señales de la venida de Cristo que por la venida del Señor (Tito 2:13). Pablo no escribió que la corona de justicia está reservada para los que aman las señales del regreso de Cristo, sino para los que “aman su venida” (2 Timoteo 4:8). El Señor Jesucristo y su segunda venida son mucho más importantes que todas las señales.

(3) Fanatismo. Cuando la histeria acerca de las señales del tiempo del fin se apodera de algunos individuos, estos terminan apasionándose más por las noticias catastróficas que por el propio Señor y Salvador Jesucristo. Lamentablemente se desequilibran, se impacientan al punto de marcar fechas para el regreso de Cristo. Con seguridad las profecías bíblicas se cumplirán plenamente. Por lo tanto, debemos tener cuidado para no hacer alarmas, como hacen los falsos anunciadores.

Somos adventistas, no somos alarmistas. Pertenecemos a una iglesia profética, pero no somos sensacionalistas ni marcamos fechas. Con fe en Dios y el estudio de las profecías bíblicas debemos mantener una ferviente expectativa de la segunda venida de Cristo, y al mismo tiempo esperar con paciencia la venida del Señor, sin fanatismo y sin sensacionalismo (Romanos 8:19, 25).[xii]

(4) Conspiración contra la misión. Los predicadores sensacionalistas, cuyo mensaje causa miedo e histeria actúan, no como verdaderos misioneros, sino en contra de la misión de la iglesia. Jesús no dijo: “Y la pandemia será predicada en todo el mundo por testimonio a todas las naciones y entonces vendrá el fin”. Tampoco declaró: “y este movimiento de la Constitución de la Tierra, o de una reunión del papa será predicado por testimonio a todas las naciones entonces vendrá el fin”.

En verdad él afirmó: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14). El fin no estará determinado por el ecumenismo, ni ecomenismo, ni por una reunión en Roma, o un cataclismo mundial, sino por la predicación del evangelio bíblico del reino de nuestro Señor Jesucristo.

El Señor no unió de manera determinante su venida a algo negativo. Lo que estaba anunciado en las profecías tendrá que suceder. Dejemos que se cumplan. El verdadero predicador presentará fielmente las señales que anuncian el regreso de Cristo con una expectativa ardiente del regreso del Señor, pero sin producir terror en el pueblo, ni fanatismo en relación con las fechas, y sin conspirar contra la misión de salvar personas.

Por eso la necesidad de presentar las profecías y su cumplimiento de manera cristocéntrica. Siempre en el contexto del evangelio eterno de la salvación alcanzada por Cristo en la cruz, y aplicada diariamente en nuestro favor en el Santuario Celestial. Centralicemos nuestro mensaje en Cristo, el centro de nuestra esperanza. ¡Que Dios nos bendiga para esto!

Vea más sobre el tema:


Referencias:

[1]Camila Brandalise e Andressa Rovanide, “100 dias que mudaram o mundo”,  https://www.uol.com.br/ universa/reportagens-especiais/coronavirus-100-dias-que-mudaram-o-mundo/#100-dias-que-mudaram-o-mundo, acessado em 09.04.2020 às 15:21 hs.

[2]Ernst Jünger, The Forest Passage & Eumeswill. Welsburg Archives, citado por Braulio García Jaén, 04.04.2020, 16:31). https://brasil.elpais.com/ideas/2020-04-04/crises-globais-exigem-solucoes-globais-e-hora-de-criar-uma-constituicao-mundial.html.

[3]Ibidem.

[4]Luigi Ferrajolli, Il Manifesto, 17-03-2020. Ver: http://www.ihu . unisinos.br/78-noticias /597204-o-virus-poe-a-globalizacao-de-joelhos-artigo-de-luigi-ferrajoli, acessado em 09.04.2020 às 19:42 hs.

[5]Raniero La Valle, “Por uma escola e uma constituição da Terra”,  http://www.ihu. unisinos.br/78-noticias/595259-por-uma-escola-e-uma-constituicao-da-terra-artigo-de-raniero-la-valle 18. 12.2019, acessado em 09.04.2020 às 19:40 hs.

[6]Luigi Ferrajolli, Constitucionalismo más allá del estado, trad. de Perfecto Andrés Ibáñez. Madrid, 2018, 92 pp.

[7]Revista de la Facultad de Derecho de México, Tomo LXIX, Número 274, Mayo – Agosto 2019 10.22201/fder.24488933e.2019.274-2.70056, p. 1073.

[8]Luigi Ferrajolli, Il Manifesto, 17-03-2020. Ver: http://www.ihu . unisinos.br/78-noticias /597204-o-virus-poe-a-globalizacao-de-joelhos-artigo-de-luigi-ferrajoli, acessado em 09.04.2020 às 19:42 hs.

[9]C. Mervyn Maxwell, Uma nova era segundo as profecias do apocalipse, 3ª ed. Tatuí, São Paulo: Casa Publicadora Brasileira, 2012, p. 476.

[10]Ellen G. White, O Grande Conflito. Tatuí, São Paulo: Casa Publicadora Brasileira, 381.

[11]_______, Patriarcas e Profetas, Tatuí, São Paulo: Casa Publicadora Brasileira p. 123.

[12]Wilson Borba. https://noticias.adventistas.org/pt/coluna/wilson-borba/iminencia-sim-radicalizacao-nao/

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin