Noticias – Adventistas

Jorge Rampogna

Jorge Rampogna

Biblia360

“Pensando la vida desde el punto de vista de Aquel que todo lo ve”

El peligro de las ideologías y el abandono de la Biblia

El ideal de Dios era perfecto. Mundo perfecto. Vínculos perfectos en un ambiente de paz, armonía, respeto e igualdad. (Imagen: Pexels)

Este es un mensaje del corazón para muchos jóvenes cristianos que me escriben a través de las redes sociales. Sé que sus mensajes son sinceros. Es por eso que yo también quiero abrirles mis pensamientos en relación con un tema extremadamente delicado: feminismo y cristianismo. ¡Sí! Tomé la decisión de conversar sobre este tema. No pretendo agotar el asunto, tampoco ser la última palabra o la única visión, hasta porque no soy un especialista. Hace tiempo que vengo estudiando, reflexionando y pensando, y ahora me siento desafiado a hablar desde un punto de vista pastoral.

Antes que nada, quiero contarte que nací en una familia donde las mujeres siempre fueron extremadamente respetadas. Mi madre es una guerrera, con todas las letras. Trabajadora, creativa, luchadora. Una gran mujer. Al mismo tiempo, tengo tres hermanas a las cuales admiro mucho. Personas inteligentísimas, trabajadoras, madres de familia y profesionales al mismo tiempo. Un ejemplo para mí.

Lea también:

Por otro lado, estoy casado con Lía, mi primera novia, mi mejor amiga, mi esposa por ya casi tres décadas. Ella también es una guerrera. Una mujer de oración. Madre ejemplar. Una profesional en constante formación. Nunca para. Una esposa maravillosa. No puedo dejar de hablar de mis dos hijas jóvenes adultas. Las dos inteligentes, cuestionadoras, sinceras, creativas, esforzadas y súper perceptivas. Estoy orgulloso de mis tres amigas. Las admiro, respeto y amo con el alma.

Lo que te cuento no es un justificativo para hablar sobre el asunto. Simplemente te estoy contando mi punto de partida en la estructuración del pensamiento. Necesito decir también, que desde mi infancia, siempre fui contrario a cualquier tipo de maltrato, menosprecio, falta de respeto o lo que sea que cause dolor o sufrimiento a cualquier persona, pero mucho más cuando se trata de una mujer. Me duele, me enoja. No tolero y busco ayudar resolver ese tipo de situaciones dentro de mi ámbito de influencia.

También, necesito decirte que soy un gran defensor de los derechos y la igualdad de oportunidades para todas las personas. Cuando digo de todas, quiero decir todas. Independiente de género, raza, o clase social. Esto es lo que nos enseña la Biblia cuando se nos dice que, en Dios tenemos nuestro padre porque nos creó a su imagen. Todos somos sus hijos e hijas, y él no hace acepción de personas. (Génesis 1:26; 1 Juan 3:1-3; Romanos 2:11).  Como cristiano, creo que debo, debemos, sostener y defender estos principios.

Ahora bien, también, necesito dejar claro que no quiero hablar de política. Aun cuando estudio las tendencias sociales y políticas, no soy alguien que defiende pensamientos políticos. Creo que el Reino de Dios, como Jesús lo dijo, está por sobre cualquier tipo de gobierno o partido política humana. No soy ni de derecha, ni de izquierda, como cristiano, soy bíblico. Cuando digo que soy bíblico quiero decir que estudio la Biblia. Creo en una cosmovisión basada en la narrativa bíblica.

De hecho, creo que la Biblia es la Palabra de Dios. Creo que fue escrita por hombres y al mismo tiempo inspirada por Dios. Por lo tanto, para mí como para muchos cristianos en el mundo, la historia de la creación del mundo y del ser humano registrada en la Biblia, no es una fábula, o un mito. Para mí, la narrativa bíblica es un registro de hechos históricos. (Génesis 1-9)

Esto es importante para entender lo que pienso sobre la antropología humana. De acuerdo con el primer libro de la Biblia, Génesis, creo que:

  1. Hay un Dios Creador del universo, las galaxias, las estrellas, el Planeta tierra, la raza humana y todo ser vivo.
  2. El ser humano fue hecho siguiendo un padrón biológico y genético donde hay una distinción clara entre género masculino y femenino.
  3. Dios creo al hombre y a la mujer con los mismos derechos, oportunidades, y responsabilidades. Fueron creados en pie de igualdad, pero con funciones diferentes.
  4. El ámbito elegido por Dios para ser la base de la sociedad fue el matrimonio heterosexual en el vínculo monogámico de un hombre y una mujer.
  5. El sexo fue instituido con el objetivo de vincular a un hombre y una mujer de forma emocional, física y social. Fue creado como expresión de amor y de disfrute mutuo. Al mismo tiempo como forma de continuidad de la especie humana.
  6. El ideal de Dios era perfecto. Mundo perfecto. Vínculos perfectos en un ambiente de paz, armonía, respeto e igualdad. Todo se hechó a perder a partir de la entrada del pecado.

Cristianismo y feminismo, ¿combinan?

Este es el momento donde debo decir que el verdadero cristianismo bíblico debe ser equilibrado. Vivimos en un mundo polarizado por extremos; sea machistas o feministas, racistas o anti-racistas, activistas o contractivistas, izquierda o derecha. Al abundar los extremos debemos preguntarnos si alguno de ellos, ¿combinan con la cosmovisión cristiana?

Como cristianos debemos ser seguidores de Jesús y la única causa relevante que debemos sostener es la del evangelio que nos enseña a amar, a buscar oportunidades para todos por igual, que respeta y celebra las diferencias, el evangelio poderoso que transforma vidas del pecado a santidad. El evangelio que nos lleva y que lleva a otros a Jesús. Punto.

Volviendo al asunto del feminismo este no es un asunto nuevo en nuestra sociedad. El movimiento feminista tuvo su primera fase que se remonta al siglo XVIII en Francia. Posteriormente, hubo una segunda fase que inició en el siglo XIX y principios del siglo XX que se desarrolló en Estados Unidos, Inglaterra y que se extendió a otras partes del mundo. Esta segunda fase está dividida en tres olas y algunos autores hablan ya de una cuarta ola feminista que llega a nuestros días de diversas maneras.

No estoy aquí para contarte la historia. Sugiero que tú puedas estudiar más sobre este asunto y sacar tus propias conclusiones. Pero, aquí deseo resaltar los puntos que me parecen que resumen los postulados feministas:

  1. El movimiento feminista surge como una reacción social, creo que justa, a la falta de derechos e igualdad de los niños y mujeres.
  2. La causa feminista se transforma en un movimiento social/filosófico que se sustenta en el pensamiento humanista y que, como consecuencia, en la gran mayoría de sus manifestaciones sostiene la no existencia de Dios como premisa básica. Un eslogan feminista del siglo XX reza: “Sin Dios, sin marido, sin patrón.”
  3. Tomando prestada la base de pensamientos ideológicos humanistas, el feminismo retoma la idea de lucha de clases y la transforma en la lucha de géneros. Mujeres luchando contra hombres. Las oprimidas, buscando liberación de los opresores. Por eso, entre otras cosas proclaman “el fin del patriarcado.” Y al mismo tiempo, como diría la famosa Nairobi, en la conocida serie española, La casa de papel, “empieza el matriarcado.”
  4. Por otro lado, el movimiento feminista busca claramente la desconstrucción de la sociedad tal como la conocemos, atacando las diferencias biológicas entre hombre y mujer. Al mismo tiempo que proclama el fin de la heterosexualidad y liberación sexual en todo sus sentidos.

Debo confesar dos cosas. Primero, con seguridad hay personas sinceras que ven en la dialéctica feminista una ventana para expresar sus frustraciones y sin sabores de la vida.

En segundo lugar, debo decir qué, en un cierto sentido, en una sociedad injusta como la nuestra,  el discurso básico es “bonito” y “agradable” desde el punto de vista del marketing ofrecido por los medios de comunicación. Palabras como, “revolución, “libertad”, “derechos, “igualdad”, “oportunidad”, etc. ¿Quién no los desea? Repito, son discursos simpáticos y como cristianos podemos vernos tentados a abrazarlos sin analizarlos.

Al punto

Llegó el momento de decir entonces porque creo que el feminismo como movimiento ideológico no debería ser abrazado por cristianos. 

  1. En última instancia la gran mayoría de los movimientos feministas rechazan de plano la idea de la existencia de Dios, proclamando así un movimiento ateo.
  2. Rechaza, sin ningún tipo de argumento con base científica, la diferencia biológica y genética entre hombre y mujer.
  3. El movimiento feminista, de manera general, busca la supremacía de la mujer sobre el hombre, no la igualdad. En el fondo, es un movimiento que busca salir de la “opresión” oprimiendo a otros.
  4. El feminismo busca la desconstrucción de la imagen de la mujer. La desconstrucción de la sexualidad hombre-mujer, proponiendo cualquier tipo de práctica sexual como válida.
  5. El feminismo propone el sexo como autosatisfacción y no como un vínculo de amor y de familia.
  6. En general, el ideal feminista es el de un mundo anárquico, sin estructuras de ningún tipo, sin Dios.

En este momento, viene a mi mente un resumen de lo que vengo diciendo en las palabras de Dostoyevski que formuló este conflicto de un modo sintético en su novela titulada, Los hermanos Karamazov. En esa frase tan conocida de Iván, el segundo de los hermanos él dijo: Si Dios no existe, todo está permitido”. Sacando a Dios de la ecuación, el ser humano está libre para vivir su vida de desvíos sin presión moral. Ese el gran punto de los movimientos ideológicos que tanto están creciendo.

Resumiendo

Te dije al inicio que quería abrirte el corazón, y lo hice. Simplemente trabajé en un resumen de lo que creo como cristiano basado en el estudio de la Biblia. Pero no quise hacer un acumulo de versículos de prueba. Simplemente me gustaría que tú vayas a la Biblia y estudies por tus propios medios.

En segundo lugar. Hice un gran resumen de mis lecturas y estudios sobre el asunto del feminismo. No pretendí ser exhaustivo y tampoco técnico. De hecho, puede ser que no haya sido completamente claro. Perdón si no lo fui. Solo te invito a que estudies el asunto y saques tus propias conclusiones.

En tercer lugar, quiero hablarte francamente a ti, querida amiga mujer. Tengo que ser realista. Nuestro mundo es injusto contigo. Y en un cierto punto, también es culpa de cristianos que no siguen las enseñanzas bíblicas de darle el valor que el propio Dios le otorgó a la mujer. Cuántas veces nos quedamos callados sobre asuntos que necesitan ser discutidos, vistos y cambiados.

¿Sabes? Creo que estamos creciendo en ese dialogo que lleva al crecimiento, al respeto y la igualdad de oportunidades. Al mismo tiempo, creo que necesitamos seguir el plan de Dios y dar el valor que Cristo le dio a cada persona de forma individual. Amiga, tú eres especial. Tú tienes talentos, dones, capacidades y tú puedes ser alguien usada por Dios para influenciar personas positivamente. Estoy seguro que Dios te abrirá esas oportunidades.

Finalmente quisiera terminar dejando un pensamiento del libro del Salmo que puede ayudarnos a definir parámetros para analizar cualquier tipo de ideología.

“Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables;
No hay quien haga el bien. Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres,
Para ver si había algún entendido, Que buscara a Dios. Todos se desviaron, a una se han corrompido; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”. (Salmo 14:1-3)

El texto bíblico es claro. Cualquier movimiento, ideología, tendencia, que sea contrario a la existencia de Dios, a la Biblia y al plan de Dios para la moral humana, no puede ser abrazado y defendido por alguien que se dice seguidor de Jesús. Lo que quiero decir es que, no es el activismo feminista “cristiano” lo que va a resolver las cosas. Lo que va marcar una diferencia es una actitud cristiana de dialogo, respeto mutuo, estudio y aplicación de los principios de la Palabra de Dios. Para que seamos una sociedad más justa, en medio de un mundo de pecado, debemos amar y respetar a los demás como Jesús lo hizo. Recordando que nuestro ideal social no es utópico, pero es eterno.

Estoy orando para que Dios levante una generación de jóvenes que abrace la única “causa” que realmente busca la libertad total, la igualdad plena y el respeto de todo ser humano. Esa causa es el evangelio de Cristo.

Un abrazo.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin