Noticias – Adventistas

Carolyn Azo

Carolyn Azo

Desafíos espirituales

Reflexione sobre las vicisitudes de la vida en su caminar diario con Dios y sepa que aún existe esperanza.

Decisiones reversibles

*La historia contada a continuación es solo un ejemplo, no es una afirmación que una cosa conduce a la otra. Gracias por la comprensión.

Cuenta la historia de dos madres cuyos varoncitos nacieron el mismo año, y al ser del mismo barrio, los niños traídos por Dios al mundo a través de la concepción lo cual es un milagro divino, comenzaron a crecer juntos y se hicieron buenos amigos. Cierto día uno de ellos cuya madre lo maltrataba física y psicológicamente, ya que su padre alcohólico golpeaba a su madre y esta se desquitaba con el niño, fue abusado sexualmente por uno de los depravados de la cuadra. Lo mismo ocurrió 5 veces más hasta que el hombre fue capturado por abusar sexualmente de otro niño cuya madre denunció el caso a las autoridades y el delincuente fue puesto en la cárcel.

El niño de la historia abusado crecía con rabia, miedo y rencor. Llegó a los nueve años y comenzó a tener luchas internas. Para aquella época los padres comenzaron a asistir a una iglesia cristiana. El padre dejó de beber alcohol y la madre de castigar y maltratar a su hijo.

El niño al cual llamaremos Carlos, cuando llegó a los 11 años, comenzó a sentir cierta atracción por chicos de su mismo sexo. Él no entendía lo que estaba pasando en su mente. Tenía vergüenza de contar a sus padres y amigos sus luchas, dado a que los últimos se burlarían de él de seguro, y hasta lo maltratarían. Carlos no quería repetir la historia violenta que vivió en su hogar. Mientras tanto su amigo de infancia-al que llamaremos Andrés- creció en un hogar sin violencia, pero donde conseguía lo que quería, y no presentaba tendencias homosexuales.

“Dios te espera con los brazos abiertos así como estás, regresa a los brazos de tu padre Dios”. 

Años más tarde, llegó el momento de dejar el hogar e ir a estudiar a un internado de una escuela secundaria. Los meses pasaron y Andrés comenzó a juntarse con malas compañías, lo cual le llevó a consumir pornografía, a mantener sexo deliberadamente, hasta que las mujeres no lo complacían más y cayó en el deseo de complacerse con seres de su mismo sexo.

Carlos dado a la situación traumática que vivió en su niñez por causa del abuso físico, y psicológico, y dado a que no recibió asistencia psicológica tomó la decisión equivocada según la Biblia. ¡Cuán diferente hubiese sido su vida si hubiera recibido ayuda! Carlos comenzó a mantener relaciones sentimentales con jóvenes del mismo sexo.

Carlos y Andrés se encontraron cinco años más tarde, cuando cumplieron los 18 años, en una discoteca de la ciudad donde nacieron. Ambos habían tomado caminos contrarios a los divinos, haciendo oídos sordos a los consejos de sus padres y amigos verdaderos. Con el propósito de vivir la vida deliberadamente. Cuando ambos descubrieron sus inclinaciones ya se imaginan lo que pasó.

Recapitulando. Al inicio de la historia dijimos que ambos nacieron varones, tuvieron que pasar por circunstancias difíciles en la vida, uno más que el otro, pero al final como el Creador da libre albedrío a sus criaturas los amigos decidieron tomar otro rumbo.

¿Qué sucedió en la vida de los jóvenes mencionados en la historia? Algunos talvez hasta puede que se identifiquen con alguno de los personajes. Como queda claro todos tuvieron la oportunidad de decidir: favorecer a sus deseos, o buscar la voluntad de Dios escrita en su Palabra.

Dios ama tanto a Andrés como a Carlos que fue capaz de derramar hasta la última gota de sangre por ellos en la cruz del calvario. Es más, Dios llora cuando ve que sus hijos son maltratados y despreciados por sus malas inclinaciones. Sin embargo, es necesario decir que Dios los ama como personas, pero aborrece la homosexualidad.

Hay gente que desprecia la Palabra de Dios ya que va en contra de sus malos deseos.

Continuación de la historia

Continuando con la historia, cierta vez ambos se dirigían a una fiesta cargada de orgías, y en el camino, mientras Andrés iba manejando, un camión se atravesó en su carril y ambos sufrieron un terrible accidente. Carlos murió, y a Andrés tuvieron que amputarle una de sus piernas. En su lecho de dolor, Andrés que solo en las reuniones religiosas de su niñez había invocado el nombre de Dios se acordó que había Dios en el cielo y comenzó a reclamarle por su actual situación; incluso hasta blasfemó contra Dios. Y sin agradecerle por haberle salvado la vida decidió resentirse con el “supuesto culpable”; como si Dios quisiese su mal, olvidando que Dios hasta murió por él. Continuó con la misma vida luego de salir del hospital.

Totalmente desprotegido ya que decidió entregarse a los placeres del mundo, otra vez, entró a caminar mucho más a fondo de la mano del creador del mal, el diablo. El ahora su amigo le hizo llevar una vida miserable, y Andrés seguía culpando a Dios de sus desdichas.

Pregunto, ¿fue Dios quien lo llevó a estar en esas circunstancias, o fueron sus malas decisiones?

Reflexionemos

La historia viene a colación dado a que estos últimos días un cantante muy famoso dijo que “no se pueden tomar decisiones basadas en la Biblia”. Pregunto, ¿será que este hombre se olvidó quien lo formó en el vientre de su madre? ¿Será que ahora que alcanzó fama se olvidó que cada latido de su corazón es por misericordia de Dios? La profecía de 2 Timoteo 3: 2-4 se cumple, en este tiempo, cuando dice: “Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios”. Dios no ha dejado de amar a este personaje, ni nosotros debemos dejar de orar por él, porque es un ser hecho a imagen de Dios, como tú y como yo.

“Dios dijo y fue hecho. Dios mandó y existió”. (Salmos 33:9)

En el cielo tendremos sorpresas, ¿qué tal probar orar por nuestros hermanos? ¿Acaso no venimos de un mismo Padre?

Los científicos hasta pueden negar que la homosexualidad no sea una enfermedad o que la sea, no lo sé. El asunto aquí es el siguiente: el ser humano ha llegado a tan alto grado de depravación que simplemente es capaz de negar a Dios como Creador, Sustentador y Mantenedor hasta dejarse llevar por sus deseos e inclinaciones. ¿Será que no recuerdan por qué Sodoma y Gomorra fueron destruidas? Gracias a Dios que todavía tenemos oportunidad de arrepentirnos.

“Nadie tiene derecho a discriminar a las personas por lo que deciden ser”.

Si amas a Dios, entonces amarás a tus hermanos. Únete con nosotros en cadena de oración y pidamos que Dios trabaje en los corazones de hombres y mujeres que han tomado decisiones contrarias a la Biblia, para que las reviertan y se vuelvan a Dios de corazón. ¡Hay poder en el nombre de Jesús!

Ir en contra de la Palabra de Dios es una decisión pecaminosa. Piénselo dos veces antes de tomar decisiones fuera del contexto espiritual, porque lejos de Dios el hombre se pervierte; y desprotegidos por el poder divino, cualquier cosa les puede suceder. Acuérdese que la luz con las tinieblas no pueden estar juntas. ¡Usted decide!

Lee los casos de personas que dejaron atrás la homosexualidad por seguir a Jesús, aquí.

Conoce la posición de los adventistas con respecto a la homosexualidad en este link.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin