Noticias Adventistas

Comunicación

Estudios bíblicos virtuales

Los estudios bíblicos virtuales se convierten en una excelente oportunidad para la evangelización, especialmente en tiempos en los que se consolidan las conexiones virtuales.


  • Compartir:

Los estudios por medios virtuales se han vuelto cada vez más populares y los adventistas invierten mucho en esta modalidad. (Foto: Shutterstock)

Desde su nacimiento, la Iglesia Adventista del Séptimo Día siempre ha estado involucrada en alguna forma de predicación. Los albores se dieron como un movimiento de evangelismo público, enfatizando la purificación del santuario celestial conforme a Daniel 8:14. No es ninguna sorpresa que, hasta nuestros días, esa sea una parte vital del ministerio adventista.

Tenemos un mensaje de advertencia a todo el mundo. La predicación del evangelio es el centro del cristianismo y el tema más importante al cual todos los creyentes son llamados. Vivimos en los momentos finales de la historia de este mundo y es por eso que no podemos olvidarnos del papel que tenemos como cristianos. Es necesario proclamar el último mensaje de advertencia que Dios hace al mundo y eso debe hacerse por diferentes métodos.

Lea también:

Historia

Una de las formas históricamente más eficaces son los estudios bíblicos. Este método comenzó entre los adventistas cuando el pastor Stephen Haskell predicaba un sermón durante una asamblea realizada en California, Estados Unidos. Repentinamente, se desató una gran tempestad acompañada de fuertes truenos. La lluvia caía con fuerza sobre la tienda y los repetidos truenos impedían que el pueblo escuchara las palabras del predicador.

Sin poder comunicarse con la multitud que lo acompañaba, el pastor Haskell paró de predicar y reunió a un grupo de personas a su alrededor en el centro del pabellón. Él decidió distribuir textos bíblicos entre ellos, y comenzó a formular preguntas cuyas respuestas podrían encontrarse en los propios textos. Las personas se volvieron repetidoras del mensaje al transmitir el contenido a otros. Esta estrategia de preguntas y respuestas causó una profunda impresión en las personas y, al final, se tomaron muchas decisiones.

Al día siguiente, el pastor Haskell y otros pastores fueron convocados por Elena de White, quien les dijo que esa iniciativa estaba en armonía con la luz que ella había recibido del cielo. Ella afirmó que había contemplado en visión a miles de adventistas yendo de casa en casa con la Biblia bajo el brazo, enseñando la verdad de esa manera. El método estaba validado por Dios y ha sido una herramienta usada por la iglesia desde entonces.

Realidad pandémica

Con la crisis del coronavirus, entramos en un momento sensible de la historia. El sentimiento natural de miedo al contagio y el recelo por el futuro de la economía se han extendido. Cualquier escenario de desequilibrio emocional puede generar reacciones con potencial para corroer buenas relaciones personales e institucionales.

En medio de la pandemia, con el esfuerzo de todos, la Iglesia Adventista del Séptimo Día se levantó como un puerto seguro. Trabajamos por el bien común, fuimos responsables socialmente, vigilantes y confiamos en la providencia de Dios. El respeto y la dignidad son valores que preservamos con todas nuestras fuerzas, y aún más en tiempo de crisis. Reconocemos, de esta forma, la importancia de la función de la iglesia en llevar esperanza a las personas con el mensaje que nos fue confiado por Dios mismo.

Papel estratégico de la comunicación

De un momento para otro, con el aislamiento social, fuimos llevados rápidamente a distanciarnos de las personas.  Fue necesario volver a pensar en las antiguas prácticas y la forma de vivir en sociedad. En diversos sectores, la tecnología fue al centro de la cuestión. Algunas personas tuvieron que adaptar sus trabajos a la modalidad on-line. Lo mismo ocurrió con la iglesia, en la que el área de comunicación fue el núcleo de toda operación y pasó a ser uno de los medios más importantes de reunir a las personas y predicar sobre salvación y esperanza.

Eso exigió agilidad en las decisiones y respuesta inmediata a la crisis que comenzaba a estallar. Fue necesario usar fuerza total para llegar a los corazones y, a pesar de toda situación, aprovechar las oportunidades para presentar a Jesús.

El uso de impresos, de la radio y la televisión siempre fueron explotados por el movimiento adventista. Hay un pionerismo en el evangelio en esos medios. Pero recientemente, desde 2017, la iglesia está fortaleciendo su estructura con el uso de la tecnología digital para el evangelismo. Por ejemplo, la implementación de la Escuela Bíblica Digital y la plataforma de videos Feliz7Play, marcaron una nueva fase en este proceso para aprovechar los recursos más modernos y así conectar a las personas con la salvación.

Elena de White

Hay textos de Elena de White que confirman la necesidad de actualización y modernización en nuestros métodos de evangelismo de acuerdo con los tiempos que se vivan.

“Se necesitan hombres que oren a Dios pidiendo sabiduría, y que, bajo la dirección de Dios, puedan infundir nueva vida en los antiguos métodos de trabajo y que puedan inventar nuevos planes y nuevos métodos para despertar el interés de los miembros de la iglesia y para alcanzar a los hombres y las mujeres de este mundo” (El evangelismo, p. 81).

“Dios escoge a sus mensajeros, les da su mensaje; y dice: ‘No se los impidáis’. Deben introducirse nuevos métodos. El pueblo de Dios debe despertar a las necesidades del tiempo en el que están viviendo” (Reflejemos a Jesús, p. 234).

“Cualquiera haya sido vuestra práctica anterior, no es necesario repetirla vez tras vez de la misma manera. Dios quiere que sigamos métodos nuevos y no probados. Irrumpid sobre la gente; sorprendedla” (El evangelismo, p. 96).

“Cuando se abogó por nuevos métodos, se suscitaron tantas preguntas y dudas, y fueron tantas las reuniones celebradas para discernir toda dificultad, que los reformadores se vieron estorbados y algunos cesaron de pedir reformas. Parecieron incapaces de detener la corriente de duda y crítica. Fueron pocos, comparativamente, los que recibieron el Evangelio en Atenas, debido a que la gente albergaba orgullo intelectual y sabiduría mundana y reputaba por locura el Evangelio de Cristo. Pero, ‘lo loco de Dios es más sabio que los hombres; y lo flaco de Dios es más fuerte que los hombres’. Por lo tanto, ‘predicamos a Cristo crucificado, a los judíos ciertamente tropezadero, y a los gentiles locura; empero a los llamados, así judíos como griegos, Cristo potencia de Dios, y sabiduría de Dios’” (Joya de los testimonios, p. 420).

Oportunidad en el medio digital

O sea, no se puede solo enfatizar una visión negativa sobre el mundo digital. Por eso, la iglesia desarrolló una asistente digital, Esperanza, que trabaja dando estudios bíblicos y respondiendo dudas ininterrumpidamente por WhatsApp. Los testimonios se multiplican cada semana por la cantidad de personas que recurren al servicio para conocer más sobre la salvación y la Biblia.

Estoy convencido sobre la necesidad de la tecnología para la predicación del evangelio. Iniciativas como estudios bíblicos y clases bíblicas por WhatsApp están siendo explorados como otra opción para enseñar la Biblia. Buscamos multiplicar las posibilidades para que las personas conozcan más sobre Jesús por medio de su celular. Estas tecnologías no sustituyen lo que hemos hecho hasta aquí, de forma presencial, sino que representan la búsqueda por permanecer relevantes y conectados con las personas en su forma y estilo de vida contemporáneo.

Mantenga una red de contactos, comparta mensajes que edifiquen, testifique de lo que Cristo hizo en su vida y aproveche cada oportunidad para llevar esperanza a las personas. Así, cumplimos la misión de predicar el evangelio a todo el mundo, en todas las culturas y a todas las generaciones con las herramientas y las posibilidades que nos da la tecnología.