Noticias – Adventistas

Voluntarios dedican tiempo y habilidades para servir en otros países

Brasilia, DF… [ASN] Diana Steffen, Felipe Tonasso y Therully dos Passos son jóvenes que tienen algo en común. Los tres son voluntarios y participaron de proyectos y acciones en países de regiones distantes a su hogar. Pasaron por una experiencia privilegiada que, según ellos, fue importante para su crecimiento profesional y personal. Diana, que es pedagoga, trabajó de manera voluntaria por dos años en Ecuador. En el 2009, fue profesora de niños de ocho y nueve años en Galápagos y dio clases de casi todos los ramos. En el 2010 trabajó en el área educacional en Guayaquil. “Para el próximo año estoy planificando ir a Uruguay como voluntaria”, comentó.

Felipe Tonasso, pastor y músico, trabajó como voluntario en Malasia por 40 días (2010) y en Mozambique (20 días, en agosto de 2011) donde trabajó junto a un equipo de profesionales. Por otro lado Therully, que está terminando la carrera de Enfermería, ayudó como voluntaria en Amazonas (enero de 2011, por 15 días) y estuvo involucrada en la atención médica en comunidades ribereñas del Río Negro. Los tres se consideran homenajeados este 5 de diciembre, cuando es celebrado el Día Internacional del Voluntario.

El trío participó de estos proyectos, que son parte de una red mundial de proyectos para voluntarios que diariamente viajan de manera silenciosa, pero cuyos efectos son notados en la vida de los beneficiados y de quien practica el voluntariado. Además del ideal de servir en una misión fuera de su región, los participantes del Servicio Voluntario Adventista (SVA), por ejemplo, cuentan con una estructura que permite la seguridad y condiciones físicas para desempeñar un trabajo eficiente que ayude al prójimo en todos los continentes.

Hoy, el SVA tiene gestores en 13 regiones del mundo, en divisiones que son responsables por la coordinación de todo el trabajo técnico. Según Marly Timm, coordinadora para ocho países sudamericanos, los proyectos en que los voluntarios pueden participar son de corto plazo (hasta dos meses) y de largo plazo (de tres meses a dos años) en diferentes áreas como: educación, salud, religión, tecnología y medios de comunicación, asistencia social, finanzas y administración.

Los programas pueden ser de tres maneras:

  • Compartidos, en que los voluntarios y los líderes de proyecto dividen los gastos. Los líderes generalmente se encargan de los gastos de alojamiento, alimentación, transporte diario al lugar del servicio, pequeño estipendio mensual para mantener al voluntario y seguro de viaje y salud. Por otro lado el voluntario paga los costos de documentación y visa, pasaje de ida y vuelta, y cuando es necesario, vacunas u otro tipo de medicamento específico.
  • Patrocinados, en que los líderes de los proyectos o el voluntario consiguen un patrocinador que costea los gastos.
  • Sus manos, en que el voluntario paga todos los gastos.

Según Marly Timm, el SVA tiene tres metas claras: “Trabajar para enviar voluntariosm recibir voluntarios y ayudar a desarrollar proyectos”, destaca. Hay voluntario que trabajan de manera individual y otros van junto a un grupo. En este año, fueron enviados 92 voluntarios de Sudamérica a otros países por el SVA. En el mismo período, recibimos 69 voluntarios de otros lugares del mundo, y en movimiento tenemos 461 voluntarios.

El sitio oficial del SVA, para los que deseen ser parte de la red de voluntarios es www.voluntariosadventistas.org. [Equipo ASN, Felipe Lemos]


Comentarios

  • Jorge

    Un buen libro, pero no se puede descargar. ¿Podrían revisar el link nuevamente? Gracias de antemano.

WordPress Image Lightbox Plugin