Noticias – Adventistas

Estudio muestra que escuelas adventistas protegen adolescentes de la obesidad

La obesidad fue objeto de estudio australiano en la institución adventista y hace alertas importantes sobre los hábitos alimentarios de adolescentes y niños

Las tasas de obesidad y sobrepeso estudiantil son menores en el sistema educativo adventista australiano. Foto: Adventist Review

Canberra, Australia … [ASN] Si es probable que su hijo experimente problemas de peso, y si usted tiene los medios financieros, envíelos a una escuela adventista del séptimo día. Los alumnos en estas escuelas pesan menos y tienen menos probabilidades de llegar al peso de otros adolescentes en Australia, según muestra un estudio único en su tipo.

Las tasas de sobrepeso y obesidad son ente 5 y 18 por ciento menores entre los alumnos de las escuelas adventistas que entre adolescentes de otras escuelas de Australia, según un estudio publicado en la Journal of School Health, en el tema de agosto. Y a pesar del aumento nacional en el sobrepeso y obesidad adolescente durante los últimos 30 años, el estudio no mostró un aumento en las escuelas adventistas.

Vea más:

Pareciera que los adolescentes que asisten a las escuelas adventistas en Australia “se sitúan unos 20 años por detrás de la población general”, dice el artículo. Los investigadores sugieren que las escuelas pueden desempeñar un rol principal en el tratamiento de las preocupaciones sobre las crecientes tasas de sobrepeso y obesidad.

Los resultados del estudio fueron obtenidos a través de una encuesta sobre salud y estilo de vida comisionado por la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el Pacífico Sur. La encuesta es la primera evaluación sobre el índice de masa corporal de los adolescentes que asisten a las escuelas adventistas que incluye a toda Australia. Participaron casi 2000 alumnos ―788 en 2001 y 1098 en 2012― de 21 escuelas.

Avondale College

La información fue analizada por investigadores del Lifestyle Research Centre [Centro de investigación del estilo de vida] en Avondale College of Higher Education [Colegio de Educación Superior de Avondale]. Se encontró que un mayor número de alumnos comían las porciones diarias recomendadas de frutas, vegetales y cereales integrales comparado con adolescentes en otros estudios. Un menor número (solo el 4% de los alumnos en 2012) bebían refrescos regularmente. Dado que uno de cada tres decía ser vegetariano, se pensó que la dieta podía explicar, en parte, el bajo índice de masa corporal de los alumnos. Pero no se encontró una diferencia significativa entre aquellos que eran vegetarianos y los que comían carne.

Tres cuartos de los alumnos del estudio crecieron en una familia donde al menos uno de los padres era adventista. Con el énfasis de la iglesia en la salud integral, los investigadores sugieren que los alumnos pueden estar copiando los hábitos saludables de sus padres, que fueron observados en otros estudios.

La influencia de las propias escuelas adventistas también puede ser un factor contribuyente. Todas las escuelas de este estudio sirven solamente comida vegetariana en sus comedores. Algunas imponen el consumo de snacks de frutas o vegetales durante los recreos. Y algunas implementan intervenciones saludables basadas en necesidades como un programa de desayuno. Los investigadores sugieren, basados en la lectura de otros estudios, que el énfasis en la espiritualidad también puede ejercer una influencia positiva en las actitudes y comportamientos saludables.

El estudio identificó las claves para mantener un peso menor, y se aplican tanto a los adultos como a los adolescentes: desayunar y hacer ejercicio regularmente, consumir menos azúcar, especialmente refrescos, y más frutas, vegetales y cereales integrales.

Se sugiere que las escuelas pueden desempeñar un rol principal en el tratamiento de las preocupaciones sobre las crecientes tasas de sobrepeso y obesidad. Se recomienda incluir y expandir la enseñanza de educación para la salud y educación física, dentro y fuera del aula, con el respaldo de clases de cocina y nutrición. También imponer el consumo de snacks de frutas y vegetales durante los recreos; y reducir la disponibilidad de comidas y bebidas no saludables en los comedores.

El estudio también recomienda que las escuelas ofrezcan desayuno, aumenten las oportunidades para la actividad física con, por ejemplo, deportes organizados durante los recreos y el almuerzo, y trabajen junto a las familias para ofrecer un transporte activo como ser ir y volver de la escuela en bicicleta. [Equipo Adventist Record, Brenton Stacey]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin