Noticias – Adventistas

Feligrés levanta un templo adventista en agradecimiento a Dios

Néstor Calla y sus hermanos donaron un terreno, donde hoy se construye el nuevo templo adventista “Emmanuel”.

Néstor Calla: “La bendición de Dios ha sido mucho en mi vida. Lo que el Señor bendice no es poco, es bastante”.

Néstor Calla: “La bendición de Dios ha sido mucha en mi vida. Lo que el Señor bendice no es poco, es bastante”.

Juliaca, Perú… [ASN] “Maravillas” es uno de los pueblos de la ciudad de Juliaca, al sur del Perú, donde Néstor Calla y sus hermanos donaron un terreno. Hoy se construye el nuevo templo adventistas, conocido como “Emmanuel”.

Néstor es mecánico de profesión y afirma que la donación se realizó en agradecimiento a Dios por sus bendiciones. Ello surge luego de que Néstor empezó a entregar el diezmo con actitud agradecida.

En una entrevista, para la Agencia Sudamericana de Noticias realizada en la semana del Impacto Mayordomía 2015, contó que fue bautizado en la Iglesia adventista hace ocho años pero no era constante en su fe. “Trabajaba de lunes a sábado y aun así, el dinero que ganaba no me alcanzaba ni para el alimento de mi familia”, explicó. “Un amigo de la Iglesia me dio un folleto con el texto de Malaquías 3:10. Yo no podía entender y lo dejé a un lado”, agregó.

Luego de un tiempo, Néstor volvió a leer el folleto y se atrevió  a probar a Dios guardando el día sábado. “Cuando decidí esto, toda la semana no tenía trabajo y solo los sábados aparecían muchos carros en el taller para arreglarlo. Era una lucha para mí”, indicó. Fue allí que Néstor pidió ayuda a Dios y, al cabo de una semana, vendió su tractor y entregó el diezmo completo y, a partir de entonces, comenzó una vida llena de bendiciones.

Templo "Emmanuel" es casi una realidad pero Néstor confía en que Dios será quien ayude a concluir la obra.

Templo “Emmanuel” es casi una realidad pero Néstor confía en que Dios será quien ayude a concluir la obra.

Empezó a asistir a la Iglesia cada sábado y a diezmar de todas sus ganancias de su negocio. “La primera bendición fue una casa, luego un local propio para mi taller”, aseveró Néstor, quien ahora cuenta con dos locales de talleres mecánicos y más de dos terrenos. “La bendición de Dios ha sido mucha en mi vida. Lo que el Señor bendice no es poco, es bastante”, afirmó.

Lea también:

Ser fiel a Dios le cambia la vida a padre de familia

Todo ello llevó a Néstor a dar más allá de una ofrenda de gratitud a Dios. La construcción del templo “Emmanuel” es casi una realidad. Actualmente cuenta con un ambiente donde cada sábado se reúnen cerca de cincuenta personas para desarrollar el programa de Escuela Sabática y el Culto de Adoración. Sin embargo, las aulas para los jóvenes y niños aún se están trabajando.

“Con la ayuda de Dios terminaremos la construcción de este templo porque todo le pertenece a él”, afirmó con seguridad. [Equipo ASN, Rosmery Sánchez]

Vea la noticia en video aquí:

Noticias Relacionadas


Comentarios

  • Freddy Silva

    Hermoso testimonio de las promesas de Dios

  • NOEMI

    Bendito sea tu Nombre Jehova….

WordPress Image Lightbox Plugin