Noticias – Adventistas

Joven sudafricano interrumpe sus estudios para dedicarse al voluntariado

El proyecto misionero tiene duración de un año y se plantea abrir un nuevo proyecto con jóvenes, no cristianos, provenientes de la región, que será coordinado por Marcos Lopes.

2 de febrero de 2016
Marcos vive en Brazil con sus padres, en la época de las vacaciones universitarias.

Marcos vive en Brazil con sus padres en la época de las vacaciones universitarias. Es hijo del pastor Paulo Lopes, director de ADRA Sudamérica.

Brasilia, Brasil… [ASN] Nació en Johannesburgo, Sudáfrica, hijo de padres misioneros y el menor de dos hermanos, Marcos Paulo de Souza Lopes con tan solo 20 años decidió interrumpir su carrera universitaria de Publicidad y Propaganda- en la Universidad Adventista de Sao Paulo (UNaSP), Brasil, para dedicar un año de su vida como misionero voluntario en la Universidad Adventista de Rusia, ubicada en la ciudad de Zaokski.

La misión de Lopes consiste, inicialmente, en trabajar como profesor de inglés del instituto de idiomas de la institución superior, y va por intermedio del Servicio Voluntario Adventista (SVA).  

“Ese deseo de cumplir la misión está en la sangre”, comenta Marcos, y no es para más dado a que él mismo contó para la Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) que desde un inicio él vio en sus padres la pasión por la misión. “Independientemente de los momentos difíciles que tenían que afrontar ellos siempre hicieron el trabajo con alegría, nunca escuché una queja de nada. Ellos nos demostraron que nunca debemos dudar del llamado de Dios”, acrecienta.

Lea también

De padres brasileños, Marcos ha vivido en Mozambique, Armenia, Rusia e India. Habla fluentemente portugués e Inglés, básico de español, hindi (idioma del norte de la india) y Ruso- en este último fue alfabetizado por cuatro años.  Fue en el trance de país- por el trabajo misionero de sus padres- de Angola a Mozambique que el joven nació un 26 de mayo de 1995. Comenta que es difícil identificarse con un país, pero por ahora se siente identificado con Brasil.

Su educación fue diferenciada, estuvo basada en la Biblia. “Siempre me enseñaron que Dios está por encima de todo. Siempre hicimos el culto familiar en casa. Mis padres nos demostraron con su ejemplo que lo que se habla, se vive”, comenta Marcos. Además, agrega que mientras vivió en la India desde los 10 hasta los 14 años de edad estudió en la escuela local. “Yo era el único cristiano. A veces las clases eran dictadas en sábado, pero yo no iba. Tenía que explicar mi situación a los profesores. Tenía amigos hindúes, musulmanes y de otras religiones”.

El estudiante asegura que la decisión de ser voluntario no fue de él, “fue una decisión de Dios”, y para él las providencias que le demostraron que Dios era quien lo enviaba fue que todo funcionase, que no presentase ningún problema al momento de sacar los documentos, en la compra de los pasajes, en el contacto con la universidad; etc. Asimismo, agrega que escogió “ser misionero voluntario para iniciar una vida de misión. Esto sumará lo que quiero para mi vida”. Lo que le lleva a compartir que una vez graduado estará listo para ir a donde Dios lo mande.

Josué 1:9 es uno de sus versículos favoritos, y el de toda su familia también. Lo que significa, para él, que no debe temer, “porque Dios estará conmigo”, asegura. Marcos fue bautizado en la Iglesia Adventista el año 2004 a la edad de doce años y expresa que el hecho de ir a un país tan distante, solo, no le proporciona ningún tipo de miedo: “la palabra miedo no está en mi mente”, dice.

Para Marcos su fortaleza es la Biblia, porque lo conforta, lo consuela y lo guía. En sus tiempos libres disfruta practicando algún deporte y viajando.

El joven voluntario dejó un mensaje para los jóvenes de esta generación, jóvenes que al igual que él tienen el deseo de servir: “Nuestra vida es un regalo de Dios. Lo que nos separa de él no vale la pena, porque no nos ayuda a crecer en nada. Deberíamos preguntarnos: ¿qué vale la pena en la vida?”.

Al finalizar el contacto con ASN, Marcos Paulo dejó en claro su propósito como voluntario: “Quiero ser de gran ayuda para la institución, marcar la vida de las personas con las cuales voy a tener contacto. Que Dios a través de mí toque los corazones de aquellas personas”, concluye.

Servicio Voluntario Adventista

Para conocer más del Servicio Voluntario Adventista departamento que permite que decenas de jóvenes sirvan como voluntarios en diversas partes del mundo ingrese aquí. [Equipo ASN, Cárolyn Azo]

Vea algunas fotos de Marcos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin