Noticias – Adventistas

Niño fue adoptado en un funeral

Un agricultor africano adoptó a cuatro niños que perdieron a sus padres por el VIH/Sida.

Clemente Mateus Malala ha llevado a 430 personas al bautismo durante 13 años. Pero nada ha tocado su corazón como sus cuatro hijos adoptivos. (Andrew McChesney / Adventist Mission)

Por Andrew McChesney

Los asistentes se reunieron para el funeral de la joven madre en la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Milange, un pueblo a solo 3 kilómetros de la frontera de Mozambique con Malawi.

La mujer había muerto de complicaciones de VIH solo cinco días después de dar a luz a un bebé. Su esposo VIH positivo, el padre del niño, había muerto antes.

El pequeño niño lloraba durante el funeral.

Lea también:

Pastor dominical ataca a hija guardadora del sábado

“Estaba llorando porque no había nadie para cuidarlo”, contó Clemente Mateus Malala, un agricultor de 61 años, que asistió al funeral.

Clemente habló con los parientes del niño después del funeral y supo que tenían poco dinero para comprar leche y pañales. Consideró comprar los artículos, pero le preocupaba que los parientes pudieran revenderlos, por lo que se ofreció a adoptar al bebé.

El niño, Laston, ahora tiene 5 años y es el menor de cuatro huérfanos adoptado por Clemente y su esposa. También tienen cuatro hijos biológicos adultos.

Clemente, quien cultiva judías verdes y maíz en su granja en el oeste rural de Mozambique, es un miembro activo de la iglesia y evangelista laico que ha llevado a 430 personas al bautismo en los últimos 13 años. Pero nada ha tocado su corazón como sus cuatro hijos adoptivos que perdieron a sus padres por el VIH / SIDA.

“Dios me ha bendecido con el don de llevar gente a él, pero la verdadera felicidad viene en el cuidado de estos huérfanos”, dijo. “Los adultos que llevo a Cristo pueden sacar de sus necesidades físicas, pero los huérfanos sufrirían dos veces sin mí: sus necesidades físicas no se cumplirían, y podrían perder la salvación”.

El VIH/SIDA es un desafío importante en Mozambique, y Clemente es uno de los Adventistas del Séptimo Día que se esfuerzan por hacer la diferencia. Adoptó a su primer hijo huérfano, Rojerio, después de ver a un niño de 2 años buscando comida al borde de la carretera. Los parientes le dijeron que los padres de Rojerio habían muerto y lo entregaron alegremente cuando ofreció criar al niño.

Clemente adoptó a otros dos niños, ambas niñas, de manera similar.

Rojerio ahora tiene 15 años, y las dos niñas tienen 11 y 8 años.

“Lo menos que puedo hacer es tomar a algunos niños y darles de comer en mi casa”, expresó Clemente.

Clemente anhela una escuela adventista donde sus hijos adoptados puedan estudiar en Milange.

“Se supone que nosotros, como iglesia, debemos invertir en educación para invertir en el futuro de la iglesia”, dijo.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin