Noticias – Adventistas

Un departamento nuevo administrará datos de la Iglesia Adventista

Las investigaciones ayudarán a los adventistas a cumplir la misión de manera más eficaz.

Pastor Edward Heidinger (izquierda) presenta al sociólogo Thadeu Silva Filho durante su nombramiento para conducir el departamento oficializado este martes (Foto: Gustavo Leighton)

Brasilia, Brasil… [ASN] Los líderes de la Junta Administrativa de la Iglesia Adventista del Séptimo Día para América del Sur votaron y oficializaron la creación del departamento de Archivo, Estadística e Investigación de la sede sudamericana adventista. Su función será conducir el conocimiento producido por la denominación en este territorio con vistas a transformarlo en información estratégica para elaborar procesos más eficaces.

Lea también:

http://noticias.adventistas.org/es/noticia/institucional/iglesia-presenta-crecimiento-real-36/Iglesia presenta crecimiento real de 3,6%

Mira el concilio administrativo

Para coordinar el departamento fue elegido el sociólogo Thadeu J. Silva Filho, de 42 años. Natural de la ciudad de Belém, estado do Pará, está casado con Denise Rochael. Trabaja hace más de 20 años con investigaciones de campo y análisis de bancos de datos de Seguridad Pública, Salud, Educación y Demografía. Entienda más sobre el departamento y su contribución en la siguiente entrevista:

Las estadísticas confiables orientan el trabajo de las organizaciones hace mucho tiempo. ¿La iglesia también necesita actuar de esa manera? ¿Por qué?

 Sí, por varios motivos. Primero, las estadísticas expresan en números las acciones de predicación del Evangelio realizadas por los miembros y pastores. Es imposible acompañar personalmente el desarrollo de una iglesia de 2,5 millones de miembros, cuatro mil pastores, miles de profesores, médicos, conquistadores, aventureros, voluntarios, capellanes, colportores, profesionales de comunicación y tantas otras personas que llevan adelante la comisión que Jesús dejó registrada en Mateo 28:18-20.

Solo por medio de los números generados por las actividades de esas personas es posible comprender la misión dentro de una dimensión tan grande. En este caso, los números no son algo “frío”, al contrario, expresan el desarrollo del adventismo en nuestro territorio. Cada número es una vida, y nosotros trabajamos en favor de cada una de ellas. Ya que no es posible estar presente en todas las actividades de la Iglesia al mismo tiempo, recurrimos a las estadísticas para ajustar el rumbo del trabajo, para lanzar un programa de evangelismo, para decidir dónde aplicar los recursos humanos y financieros y producir los materiales más adecuados para la situación de la Iglesia en el momento.

En segundo lugar, las estadísticas mantienen organizado el trabajo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, como fue desde el Movimiento Millerita. En aquel momento, dos pilares organizacionales lo mantuvieron vivo: la reunión de los que creían en la segunda venida en congresos generales y un sistema de comunicación a través de más de diez periódicos impresos. Esos periódicos mantenían el movimiento integrado al publicar las demostraciones bíblicas del inminente regreso de Jesús, como también al informar las resoluciones tomadas en los congresos generales de milleritas.

En esa  misma línea de trabajo organizado es preciso recordar que la primera estrategia para evitar que los creyentes perdieran la fe en la Biblia y en el pronto regreso de Jesús, a causa del chasco de octubre de 1844, fue un trabajo organizado: la reunión general promovida por Josué Himes el 29 de abril de 1845 en Albany, Nueva York. Esta tuvo tres propósitos muy claros, que expresan el modo organizado de trabajar de la Iglesia: fortalecerse unos a otros en el regreso de Jesús, crear las mejores estrategias de evangelismo integrado para animar a los afligidos y apresurar el regreso de Jesús y juntar fuerzas para que otras personas conocieran el mensaje. La organización del trabajo mantuvo la unidad de los hermanos en torno de la Biblia, hizo que el esfuerzo rindiera más y fue fundamental en la formación, desarrollo y ampliación de las actividades de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Por último, las estadísticas confiables pueden indicar si la misión está en el corazón de los creyentes. La Biblia dice que por los frutos se puede saber si el árbol es bueno, de modo que los resultados de las acciones expresados en números muestra cuan cerca están los creyentes de Dios y cuánto dependen de él. Ejemplos de esto son la cantidad de las suscripciones y compras sueltas de la lección de la  Escuela Sabática; más gente entregando su vida a Cristo por el bautismo que apartándose de la comunión de los demás; cantidad de clubes de Conquistadores en cada región; proporción de hombres y mujeres, jóvenes y adultos en las actividades de las Iglesias; edad media de los bautismos en cada región, etc.

Las estadísticas no muestran todo, ni son la solución de todos los problemas de la Iglesia. A veces no son ni capaces de mostrar lo que de hecho se quiere saber, pero en lo que es posible es de mucha ayuda, reconociendo posibilidades concretas de acciones rumbo a la salvación de las personas por quienes Cristo se entregó.

¿Cuál es el objetivo del departamento y qué resultados se espera?

En una frase, el objetivo del departamento de Archivo, Estadística e Investigación (DAEP) es reunir el conocimiento producido en la Iglesia y transformarlo en información estratégica para que más personas conozcan a Cristo en América del Sur. En el trabajo de archivo de documentos, clasifica las actas y minutas de las comisiones y los deja a disposición de la administración para que busque información en su contenido. En el área de la estadística, reúne datos numéricos en busca de información para mantener, ajustar el rumbo o interrumpir acciones, proyectos y programas de la Iglesia. Y con las investigaciones, procura conocer realidades que parecían invisibles, además de medir el alcance, los resultados, los efectos y los impactos de las iniciativas de la Iglesia.

Todo ese trabajo demanda tiempo y exige reflexión. También es de naturaleza accesoria, es decir, no es ejecución directa de la comisión de Cristo, pero es un trabajo que ayuda en mucho al cumplimiento de la misión de la Iglesia de hacer discípulos, especialmente en estos tiempos tan complejos.

¿Qué impacto tendrá esa área sobre la vida de los miembros?

Por ser un trabajo detrás de escena, por actuar junto a la administración de la Iglesia (es un departamento ligado a Secretaría) y por ser de naturaleza accesoria, es natural que los miembros escuchen menos del Departamento de Investigación que de las áreas de Evangelismo, Escuela Sabática, Mayordomía, Educación, Jóvenes y Conquistadores, por ejemplo. El trabajo del DAEP se asemeja más al de profesionales de la salud que, conociendo la debilidad física de una persona a través de las informaciones transmitidas por el organismo, reevalúan su régimen alimentario, recomiendan una combinación más adecuada de alimentos, indican ejercicios físicos apropiados, alternan hábitos de sueño y otras cosas más en busca del funcionamiento óptimo de la máquina, como fue planificada por el fabricante. En ese sentido, los miembros no se relacionarán directamente con el DAEP, pero sentirán ajustes y cambios en su vivencia con la Iglesia derivados del trabajo de ese nuevo departamento. [Equipo ASN, Felipe Lemos]

Conozca otras informaciones sobre la Junta Administrativa y el departamento nuevo en el video de abajo:

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin