Noticias – Adventistas

Maratón nacional de lectura: “Mi héroe favorito”

Maratón_nacional_de_lectura3

Maratón_nacional_de_lectura3

Nico dio testimonio de Jesús en un evento secular de lectura.

*La historia como fue contada por sus padres…

El día viernes 27 de Septiembre se realizó la Maratón Nacional de Lectura. Ese día, millones de personas, de todos los rincones de Argentina, leyeron junto a los niños para comunicar que leer es importante para el presente y el futuro de la sociedad.

Cada institución lo trabajó de una manera diferente. A nuestro hijo Nicolás (que asiste a una escuela pública) le pidieron que escribiera una poesía acerca de su héroe favorito. Cuando llegó a casa y nos dijo lo que debía hacer, le preguntamos: ¿y quién es tu héroe favorito? Pensó por un momento y nos dijo: Dios. Entonces junto con el papá escribieron unos versos. Deseosos de saber la respuesta que iba a tener de parte de sus maestras, esperamos a que se lo corrigieran. Sin mucho entusiasmo, nos dijo que su seño lo había leído y haciendo una mueca le devolvió el cuaderno.

Luego, debían llevar el libro que contara la vida y las hazañas de su héroe, como así también la biografía del autor. Además, para el día de la maratón, debían disfrazarse representando a su personaje escogido. Nico llevó el libro “Las fascinantes historias de la Biblia”, de Artur Maxwell, y leyó la historia “Jesús, el amigo de los niños”. Sus maestras y más de uno de sus compañeros quedaron desorientados por el tipo de literatura que estaba leyendo, pero no podían decir nada al respecto.

El día viernes, en la plaza, se realizó el gran desfile de los súper héroes: Superman, el Hombre Araña, Linterna Verde, muchas princesas y hasta el gaucho Martín Fierro desfilaron por las calles; pero, sobresalía entre la multitud un pequeñín con una túnica y su cara pintada con una barba. Allí estaba Nico, con “Las Historias Bíblicas” debajo de su brazo, leyéndoles a todos los que pasaban por ahí: “Dejen a los niños venir a mí y no se lo impidáis porque de los tales es el reino de los cielos”. Caras sonrientes y felicitaciones hicieron que Nicolás cobrara más ánimo y se sintiera feliz. De repente una señora lo tomó del brazo y lo llevó hasta donde estaba otro colegio.  Le hizo leer allí y, de a poco, se fueron sumando algunos niños, hasta que quedó rodeado por todo el curso. Su felicidad fue completa. Él sentía que estaba ahí con una misión: predicar la palabra de Dios y hablarle a la gente de Jesús. Eso fue lo que él escribió en su cuaderno de clases cuando tuvo que contar la experiencia. No es fácil ser diferente, no es fácil pronunciar la palabra Jesús en un grupo donde no es conocido o donde se piensa que lo religioso es para otro ámbito. Nuestros hijos deben marcar la diferencia, ellos son los representantes de Dios en el lugar donde están. Nosotros, como padres, debemos animarlos; mostrándoles que el cristianismo es un estilo de vida en cualquier lugar, sin importar cuántos “superhéroes” humanos tengamos alrededor. Fuente: Patricia Repp

Patricia Marcos, Argentina. Equipo ASN

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin