Noticias – Adventistas

En lugar de cobrar por su trabajo, ofreció un estudio bíblico

A veces Dios usa caminos que uno no imagina. Alberto cuenta que “con la madre de Alicia oramos mucho para que ella volviera a la iglesia luego de que se alejó de chica”.

en-lugar-de-cobrar-por-au-trabajo-ofrecio-un-estudio-biblico

Alberto, pinta autos y da estudios bíblicos.
Foto: Andrea Olmedo


Buenos Aires, Argentina… [ASN] Alberto se dedica a pintar autos y prefirió pedirle a su yerno que estudiara la Palabra de Dios en vez de pagarle. Así, Fabio y su esposa Alicia tomaron la decisión de bautizarse este sábado. “Tengo la dicha de que mi hija volvió a la iglesia de la mano de su marido”, cuenta con una sonrisa.
¿Cuánta ganancia puede representar pintar una camioneta? A veces, el premio no se cuenta con dinero, sino con una bendición inconmensurable. Así lo sabía Alberto, quien se dedica a pintar vehículos, y que le ofreció a su yerno tomar estudios bíblicos en lugar de pagarle por hacerle el trabajo a su móvil. “Fabio quería pintar el coche. Me había comentado alguna vez que quería estudios bíblicos y aproveche la oportunidad”, cuenta acerca del esposo de su hija Alicia a quién él mismo le dio los estudios.
A veces Dios usa caminos que uno no imagina. Alberto cuenta que “con la madre de Alicia oramos mucho para que ella volviera a la iglesia luego de que se alejó de chica”. Hoy, la historia tiene un final muy feliz: “Tengo la dicha de que regresó de la mano del marido”, dice su padre acerca de la pareja que se bautizará el sábado de cierre de la campaña en el Instituto Adventista de Florida.
Curiosamente, Alicia tuvo mucho que ver para que su padre hoy sea un fiel seguidor de Jesús. Yo llegué a la iglesia hace unos 35 años por un curso de dejar de fumar pero me fui a los 2 o 3 años y no volví por casi 30”, recuerda Alberto. Y prosigue: “Volví porque le había prometido a Dios que si curaba a Alicia de un problema de salud yo iba a ir un sábado a la iglesia a agradecer”. ¿Qué pasó entonces? “Fui con la idea de no regresar más, pero una vez que volví, nunca pude apartarme y ahora todos los sábados estoy firme en la iglesia del Señor”.
Esta historia no es la única en la que el Señor usó a Alberto, quien también ha tenido la posibilidad de llevar a la iglesia a su hermana y darles los estudios bíblicos. “Tuve la dicha de que ella se bautizó, y también mi sobrino”, dice con una sonrisa.
Dios prospera a Alberto en su trabajo. Y, claro, él aprovecha cada oportunidad para acercar a más personas a Jesús. “Siempre trato de hablarles a mis clientes, darles folletos, invitarlos a las campañas”, dice, mientras agrega que tiene “estudios en camino”.
[Equipo ASN, David Flier]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin