Noticias – Adventistas

En restaurante, dejaron de ofrecer alimento material para ofrecer alimento espiritual

La Esperanza fue compartida en diferentes lugares por Semana Santa, un local de alimentos también acogió invitados y amigos para compartir Esperanza.

En restaurante, dejaron de ofrecer alimento material para ofrecer alimento espiritual1

La Palabra de Dios fue compartida en un restaurante.

Lima, Perú… [ASN] Es posible que suene extraño pensar que en un restaurante se pueda compartir la Palabra de Dios, pero sin duda alguna, en el marco de la Semana Santa 2015, un Grupo Pequeño de nombre “Las Águilas” que pertenece a la Iglesia Adventista de Lima – Este en el norte del Perú (Asociación Peruana Central Este), rompió la barrera de lo extraño y lo hizo posible. La líder del grupo, Esther Ortiz del Bedere, enterada del gran movimiento por la campaña de Semana Santa “La Pasión de Cristo eres tú”, empezó a preocuparse por la comodidad de los invitados, y en la búsqueda de un lugar, conversó con Marino Nonalaya, dueño de un negocio de comida quien sin dudarlo ofreció cerrar su negocio y dedicarlo para predicar del amor de Dios.

En restaurante, dejaron de ofrecer alimento material para ofrecer alimento espiritual2

Marino no dudó en cerrar su negocio para compartir esperanza.

El negocio de Luis consta de un restaurante llamado “La flor de la Cantuta” y fue convertido en un centro de esperanza, todas las noches se presentó el mensaje de salvación a todos los invitados, amigos y familiares del Grupo Pequeño que llegaron a este lugar. “Es interesante ver como las personas llegan al restaurant y se encuentran con la sorpresa que en vez de servir alimentos físicos, ofrecemos alimento espiritual para el alma y para la salvación”, fueron las palabras de Marino.

Sin embargo, la historia continúa, hasta hace poco que inicie la Semana Santa, Marino y su familia estaban estudiando la Biblia, sin embargo no tomaban la decisión de entregar sus vidas a Cristo, y fue gracias a los temas de Semana Santa que Marino y su familia abrieron sus corazones y decidieron entregarse a Jesús. Marino, su esposa, sus dos hijos, su nuero y nieto, el sábado 4 de abril, fueron bautizados en el gran cierre de campaña para honra y gloria de Dios. [Equipo ASN, Walter Navarro]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin