Noticias – Adventistas

Dieguito, el niño que pide el milagro de la vida cada día

El niño chileno que padece de una cardiopatía congénita llamada 'La tetralogía de Fallot'. Para él vivir un día es agradecerle a Dios por el don de la vida.

Diego junto a su familia.

Los Ángeles, Chile…[ASN]  En la ciudad de Los Ángeles, desde el 27 al 30 de septiembre se desarrolló la semana de evangelismo en la Iglesia Adventista Central de la ciudad; y llamó profundamente la atención el momento en que el menor Diego Castro ,“Dieguito” para su familia, bajó a las aguas acompañado de sus padres para ser bautizado; tras la petición que él mismo hiciera días antes. Su alegría se demostraba en su sonrisa y más aún en el abrazo que dio a sus padres luego de la importante decisión que tomó.

La historia de Diego Castro

Ese momento fue particularmente significativo, dado a que lo que estaba haciendo Dieguito era entregar su vida a Cristo, entendiendo que su propia vida es diariamente amenazada por una enfermedad cardíaca que lo ha mantenido por largo tiempo en atenciones médicas de urgencia.

Su padre, Jaime Castro, relata que él desde su nacimiento sufre una cardiopatía congénita llamada ‘La tetralogía de Fallot’. Que es una enfermedad conocida antiguamente como el ‘Mal Azul’, dado a que su cuerpo no recibe, en ocasiones, la oxigenación sanguínea suficiente.

Al nacer en esa condición tuvo que ser intervenido quirúrgicamente tan solo con días de vida. Su recuperación fue lenta y extremadamente delicada y de ahí en adelante también vinieron otras operaciones a su corazón. Hasta hoy su vida es un milagro de Dios. Por esto aprendió que cada día es un regalo de Él y todas las noches ora agradeciendo por lo recibido.

Su padre dice: “Hasta el día de hoy dependemos cada momento del Dieguito, tiene riesgo de muerte súbita y otras complicaciones. Pero, para nosotros, la tranquilidad está en que siempre da las gracias porque vive un día a la vez y le pide a Jesús que le dé uno nuevo”. “En dos ocasiones, mi hijo tuvo que ser reanimado para volver a vivir. A pesar de todo nunca estamos con pena, no hay tiempo para entristecerse. El poder verlo vivo en el día me emociona y no puede uno más que estar contento. Yo a veces sufro, pero él siempre anda feliz y disfruta el don de la vida”.

La semana de evangelización

Durante estos días, al igual que Diego, otras 45 personas entregaron su vida a Cristo mediante el bautismo, y todos ellos lo hicieron tras conmovedoras historia de conversión. Al mismo tiempo, otras 110 personas que  también fueron conmovidas con el mensaje decidieron hacer lo mismo en los próximos días.

El orador, fue el pastor Luis Velásquez, director de Evangelismo de la Iglesia Adventista en Chile, quien al momento de finalizar la última noche de reunión dijo: “Yo quiero animar a la ciudad de Los Ángeles a estar comprometida en la predicación del Evangelio. Jesucristo viene pronto a buscarnos. Pero mientras el viene necesita encontrar una iglesia que esté conectada con el evangelismo”.

Este esfuerzo fue desarrollado por la unidad de cuatro distritos de las iglesias de Los Ángeles, más el apoyo de la Escuela y la Clínica Adventista. El lugar de las reuniones fue el templo de la Iglesia Central de Los Ángeles, que cada noche tuvo una audiencia de más de 600 personas sobrepasando la capacidad del mismo templo.

Finalmente, el pastor Eleodoro Castillo, mencionó que para muchos fue una fiesta espiritual, que cuando estamos juntos Dios bendice, y en frente a lo que ocurrió solo podemos dar gracias a Dios, sentenció. [Equipo ASN, Raúl Salamanca Muñoz]

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin