Noticias – Adventistas

Recorre más de 6 mil kilómetros con propósito de recolectar fondos para construcción de escuela

Culminó travesía, en bicleta, de albañil de 68 años quien junto a sus acompañantes tiene el deseo de ver una escuela adventista en la localidad de Escobar, provincia de Argentina.

Ramón junto a su bicleta y a la casa rodante.

Ramón junto a su bicleta y a la casa rodante.

Buenos Aires, Argentina… [ASN] Ni los 40 grados de sensación térmica del último tramo del proyecto detuvieron a Ramón Verón de 68 años, que recorrió 6 mil kilómetros en bicicleta por conquistar un sueño: levantar una escuela adventista en la localidad de Escobar, provincia de Argentina. Travesía que culminó el domingo 24 de enero a las 15:00 en la localidad mencionada. Unos 20 ciclistas los acompañaron en esta etapa final de “Todosxunaescuela”.

Recorrido

Desde la Quiaca fueron hasta el extremo sur de Argentina (a la ciudad de Ushuaia) y desde allí regresaron a la ciudad de Buenos Aires. En total, Ramón pedaleó 6.200 km.

La idea del viaje fue difundir y promocionar por todo el país el proyecto de la construcción de una escuela en Escobar, con el fin de recaudar dinero de donaciones.

Lea también

“En Escobar hace falta una escuela”, dice Ramón (quien cumplió 68 años en medio de este viaje). “Me ofrecí para esto para que la gente pueda colaborar. Yo soy albañil, no me dedico al ciclismo, pero pienso en los niños. Todo el tiempo pienso en ellos. Es más, yo ya los veo entrando a esta escuela que aún no existe. Miles de chicos se van a educar allí”.

La Revista Adventista en su versión online informó que en todo el recorrido (Ramón) nunca cambió las cubiertas y solo pinchó dos veces. Mediante las redes sociales, el proyecto se hizo conocido en el país. En cada ciudad a la que llegaban, eran entrevistados por los diarios, la radio y la televisión. Tuvieron días complicados, relata el medio.

“Me acuerdo cuando salí de Río Grande, en la provincia de Tierra de Fuego, y teníamos que ir a San Sebastián. Eran 90 km de camino de ripio. No tenía más fuerzas, no me daban las piernas. Era viernes y estábamos en el medio de la nada. Descansamos el sábado y el domingo continuamos. Gracias a Dios me recuperé. Otro día, en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. Hacía mucho calor y tenía mucho cansancio. Las piernas no me respondían”.

Ramón siguió adelante porque cada día repetía el versículo bíblico que lo fortaleció en todo el trayecto: Isaías 40:31: “Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Y agrega Ramón: “Yo decía que el versículo para mí era ‘y pedalearán y no se fatigarán’”.

Durante la travesía, Ramón no estuvo solo. La casa rodante que lo acompañaba en el viaje tenía cocina, baño y cama. Allí dormía cada noche y vivía mientras no se pedaleaba. El chofer era un gran amigo de Ramón, Alfredo Pisco, que cumplió 76 años durante el trayecto. “Nosotros lo asistíamos con agua y comida. No somos jóvenes como verán, pero hicimos esto no solo para esta escuela. También lo hicimos para que esto sirva como ejemplo para aquellos que tienen truncado algún proyecto”, explica Alfredo. Y continúa: “Sea cual sea el proyecto que tengas, quiero decirte que con la ayuda de Dios se puede concretar. Nosotros lo hicimos. Ustedes también pueden”.

Los inicios de “Todosxunaescuela”

Comenzó el 1 de noviembre de 2015. Ramón partió hacia la localidad de La Quiaca, en el extremo norte del país. No estuvo solo. Lo acompañaron su bicicleta (sencilla, antigua pero muy fiel), su hija Florencia (encargada de promocionar este proyecto), Silvana y Alfredo Pisco (un matrimonio amigo que lo asistió durante el viaje, desplazándose en una casa rodante). [Equipo ASN, la redacción con informaciones de Pablo Ale]

Colabore aquí.

Vea las declaraciones de Alfredo Pisco y esposa en relación al recorrido

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin