Noticias – Adventistas

Teólogo explica valor práctico de la carta de Pablo a los romanos

El libro dirigido a los cristianos romanos tiene enseñanzas para los cristianos hoy, sobre diversos aspectos como ley, gracia y el conflicto entre el bien y el mal.

Lección de este nuevo trimestre estudia el libro de Romanos.

Brasilia, Brasil… [ASN] En los próximos tres meses, los lectores del material conocido como lección de la Escuela Sabática (guías de estudio por temas), producido por la Iglesia Adventista del Séptimo Día, estudiarán la carta que Pablo envió a los romanos. Según el Comentario Bíblico Adventista, “parece evidente que la epístola a los romanos fue escrita durante la estadía de tres meses de Pablo en Corinto, en el tercer viaje misionero. Muchos estudiosos fechan esta visita en el invierno de 57/58, pero algunos optan por una fecha anterior”.

Lea también:

Estudio muestra que escuelas adventistas protegen adolescentes de la obesidad

Para entender más sobre el libro y su aplicación práctica en la vida cristiana, la Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) conversó con el teólogo Clacir Virmes Junior. Virmes es graduado en Teología en el Seminario Adventista Latinoamericano de Teología, con sede en Bahía; graduado como Magíster en Teología Bíblica en el mismo seminario, y Magíster en Ciencias de las Religiones en la Universidad Federal de Paraíba.

¿Cuáles son los principales puntos relevantes del libro de Romanos para la vida cristiana práctica?

La manera como nosotros entendemos el plan de salvación afecta directamente la manera como vivimos. Si pensamos que lo que hacemos o dejamos de hacer garantiza nuestra salvación, el centro de nuestra vida está en el yo, no en Cristo.  Si creemos eso, viviremos una vida pesarosa, hasta neurótica, juzgando a los otros y a nosotros mismos por parámetros auto impuestos. Por otro lado, si solo queremos ser salvos sin la interferencia divina en nuestro estilo de vida, una vez más, lo que amamos es a nosotros mismos y no a Dios. Queremos ser salvos, pero sin compromiso, sin relacionamiento, sin transformación del carácter. Desde otra perspectiva, si pensamos que lo que realmente importa es ser ciudadanos honestos, personas de bien, u no en quien creemos, de nuevo, nuestra vida está orbitando otra cosa que no es Jesús. Nuestros estándares nos alcanzan. No necesitamos de Dios interfiriendo y sacando la libertad que pensamos tener sin él. La carta a los romanos, al exponer el plan de salvación, nos previene de vivir la vida cristiana que se basa en nuestros actos para obtener la salvación. Ella hace que miremos a Cristo como el único y exclusivo medio de salvación. Nuestra mirada se dirige hacia lo que Jesús logró en la cruz, la esperanza de su resurrección y la certeza de su intercesión en el santuario celestial. Al mismo tiempo, la epístola nos enseña que nuestro vivir debe ser una respuesta de amor y obediencia a todo lo que Cristo hizo por nosotros. vivimos nuestra vida de acuerdo a los dictámenes de la Palabra de Dios, como una respuesta de gratitud al amor de Dios. La gracia, ciertamente, nos libera para vivir la voluntad de Dios en nuestra vida. Y, además de todo eso, Romanos nos hace ver que por más que vivamos principios éticos universales, si nuestra fe no está depositada en aquel que murió por nosotros, nuestra vida, al final será en vano. Una vida ética, de acuerdo con los estándares divinos, no será vivida en aislamiento, sino en un constante relacionamiento con Dios, reconociendo sus bendiciones y su cuidado por nosotros.

Muchos piensan que estudiar sobre el plan de salvación es algo abstracto, sin contacto con la realidad. En realidad, él cambia la manera como nos relacionamos con todos los principales aspectos de nuestra existencia: nuestra relación con Dios, con el prójimo y con el mundo en el cual vivimos. Romanos mostrará eso a partir del capítulo 12. Allí, Pablo muestra algunas de las implicaciones prácticas de todo aquello que él escribió entre los capítulos 1 al 11.

¿Qué nos dice Romanos sobre la gracia y la ley? ¿Una anula o se contrapone a la otra?

Algunos piensan que Pablo tenía opiniones paradójicas e irreconciliables entre la ley y la gracia. En muchos momentos, en la carta a los romanos, Pablo es exhaustivo con relación a la inutilidad de la ley para salvarnos. En otros momentos, el apóstol dirá que la ley es “santa, justa y buena”. Lo que parece ser la clave para entender eso está en 1 Timoteo 1:8 “Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente”. Cuando Pablo discute el papel de la ley en Romanos, está lidiando con esta cuestión. Hay usos legítimos e ilegítimos para la ley.

Si la ley es utilizada como ayuda en el proceso de salvación, ese es un uso ilegítimo. Pablo dice claramente que la gracia se manifiesta “sin ley” (Romanos 3:21). Si la persona confía en la manera en cómo observa la ley para ser salvo, decayó de la gracia (Gálatas 5:4). La cuestión subyacente de las discusiones del apóstol en Romanos era la mala comprensión del papel de la ley en la vida del cristiano converso. La ley no puede condenarlo más, porque está justificado por la gracia.

Por otro lado, si la ley es el estándar moral de mi vida, la definición de mi estilo de vida, ese es un uso legítimo de la ley. La gracia cambia al pecador de tal manera que este empieza a tener placer en la ley de Dios (Romanos 7:21). Cristo libra al cristiano de su condenación para que pueda ser escrita en el corazón. Así, cumplir la ley no es más que vivir los principios celestiales que ya están en su mente.

Además de todo esto, Pablo es exhaustivo sobre la relación entre la ley y la gracia. En Romanos 3:31 él dice “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley”.

¿Dos razones por las cuales usted recomienda la lectura y estudio de Romanos?

Romanos es un marco en la literatura del Nuevo Testamento. Es la mayor exposición sistemática del plan de salvación. Pienso que la lectura y el estudio de Romanos es más que necesaria por dos razones. En primer lugar, el tema de la justificación por la fe, eje sobre el cual gira todo el libro, es parte fundamental del tercer mensaje angélico de Apocalipsis 14. En el tomo 1 del libro Mensajes Selectos, en la página 437, Elena de White hace la siguiente declaración: “Varios me han escrito preguntándome si el mensaje de la justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y he contestado: “Es el mensaje del tercer ángel en verdad””. Si queremos cumplir la misión que tenemos como iglesia, estudiar la carta a los romanos es imprescindible.

Además de eso, por más que ya la hayamos estudiado varias veces la epístola a los Romanos a lo largo de la historia de la Escuela Sabática, aún no comprendemos su mensaje. Todavía no produjo completamente los frutos que debería producir en la iglesia.  Más que nunca necesitamos comprender lo que significa ser salvo y el impacto que eso tiene en nuestra vida. Allá por 1889, después de la importante Asamblea de la Asociación General de 1888, Elena de White escribió: “No entendemos el tema de la salvación. Es tan sencillo como el ABC. Pero no lo entendemos” (Fe y Obras, p. 63). Pienso que la misma evaluación es verdadera hoy. Por lo tanto, estudiar Romanos durante un trimestre más es una oportunidad muy buena para cambiar esa situación y realmente entender las cosas maravillosas que Dios hizo, hace y hará por todos aquellos que acepten su oferta de amor. [Equipo ASN, de la Redacción]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin