Noticias – Adventistas

Lejos de las luces, cerca de los niños

Es fundamental que trabajemos con los chicos, es un trabajo para la eternidad. Lo que aprenden ahora no se lo van a olvidar nunca más.

Lejos-de-las-luces-cerca-de-los-ninos

Nélida y su equipo “lavan los pinceles” y educan para la eternidad.
Foto: Lisandro Batistutti.

Buenos Aires, Argentina… [ASN] Cuenta una historia que la directora de una escuela fue a visitar a los niños de un grado que habían pintado un hermoso cuadro. “Yo pinté el cielo, señora directora”, dijo uno, notablemente satisfecho. “Yo dibujé los árboles, señora directora”, dijo otro con aires de superioridad. Uno a uno, los alumnos relataban sus hazañas pictóricas. Sentado en el último banco, estaba el alumno más pequeño. “¿Y tú qué hiciste?”, interrogó la directora. El niño se puso de pie y dijo con firmeza: “Señora, yo fui el que lavó los pinceles”.

Sucede frecuentemente que una tarea importante se respalda con una obra que no recibe publicidad o no es sumamente conocida. Lejos de las luces, de la transmisión satelital y de la masividad de la televisión, noche a noche, un grupo de casi 30 maestras atienden a los casi 100 menores. Mientras sus padres  van al gimnasio del IAF a escuchar al Pr. Gonçalvez,  los niños van a las clases infantiles especialmente preparadas para ellos: Hay una clase para niños de 2 a 4 años, otra para 5 y 6, otra para 7 y 8, otra para 9 y otra para 10.

“Cada grupo tiene un enfoque distinto, que son historias bíblicas elegidas acordes a su edad, como la de los panes y los peces, el arca de Noé o el cuidado de los ángeles”, informa Nélida de Rossi, una de las coordinadoras de las clases. Nélida es docente jubilada, miembro de la Iglesia de San Martin y cuenta con una amplia trayectoria en este ministerio. “Hace 51 años que soy maestra de Escuela Sabática de niños, toda una vida”, apunta.

Ella y el grupo de docentes llegan cada día a las 19:00 y se van cerca de las 22:00. “A las 21:15 más o menos, los padres buscan a sus hijos, pero hasta que acomodamos todo se hacen casi las diez de la noche”.

¿Por qué hacen esto? Nélida tiene la respuesta: “Es fundamental que trabajemos con los chicos, es un trabajo para la eternidad. Lo que aprenden ahora no se lo van a olvidar nunca más”.

Nélida y su equipo “lavan los pinceles” y educan para la eternidad.

[Equipo ASN, Pablo Ale]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin