Noticias – Adventistas

La última esperanza en Rafaela, Santa Fe

Dios fue obrando de manera clara, transformando la vida de Nidia y José, los padres de Morena.

La_ultima_esperanza_en_Rafaela

La_ultima_esperanza_en_Rafaela

En el distrito pastoral con cabecera en la ciudad de Rafaela, Santa Fe, están funcionando 12 grupos pequeños. Algunos reciben los temas a través de internet y otros por medio de TV Nuevo Tiempo que está en una empresa de cable de Rafaela. Uno de los grupos que participa por internet, es el de Melina y Haroldo. Ellos son un matrimonio adventista y tienen dos hijitos. Junto a otros hermanos de la iglesia se reúnen cada noche y están trabajando por sus familiares que no conocen a Cristo. Hace pocos años atrás, Maxi, uno de los hijitos del matrimonio, comenzó a hacer amistad con Morena, una niña que vive frente a su casa. Cada vez que Maxi, con 6 años en aquel entonces, hacía el culto familiar en su casa pedía oración por su amiguita. Él les preguntaba a sus padres si algún día ella conocería a Jesús y oraba por ese motivo. Los padres no sabían cómo hacer el contacto, porque no conocían a los padres. Pasó algún tiempo y en la iglesia se abrió el Club de Conquistadores y Aventureros. Maxi se sumó de inmediato a los aventureros con su mamá Melina, ya que ella es la directora. En la primera reunión, los chicos fueron desafiados a invitar a sus amigos al club, así que Maxi no lo dudó e invitó a su amiguita Morena a participar. Nidia y José, padres de Morena, autorizaron a su hijita a ir al club y también la acompañaron. El primer día escucharon el himno de los aventureros y se interesaron en las cosas de Dios. Esto generó que ambos matrimonios comenzaran a estudiar la Biblia juntos. El Señor fue obrando de manera clara, transformando la vida de Nidia y José, los padres de Morena. Por la gracia de Dios, Nidia ya es miembro de la iglesia y sirve como coordinadora del ministerio del niño de la iglesia de Rafaela. José asiste a la iglesia y participa activamente del grupo pequeño que esta semana funciona en su casa. Reflexionando sobre la experiencia vivida, Melina, mamá de Maxi comenta: “Maxi nos enseñó mucho a nosotros. A través del culto de familia logramos que en corazón de él nazca el deseo de compartir a Jesús. Ahora ya estamos trabajando por otros vecinos”.
En el grupo pequeño de Nidia y José, anoche asistieron personas invitadas por ellos. Una es Margarita, la mamá de Nidia. El tema fue profundamente significativo para ella porque el pastor Goncalvez habló sobre la viuda de Naín, y ella también es viuda. Siguió con atención todo el tema, con su mirada fija en la computadora. Al finalizar la reunión comentó su experiencia “Recordé cosas del pasado, cuando perdí a mi esposo. Quisera que ocurra un reencuentro con mi esposo, por mi y por mis hijas. También deseo que oren por mí para que Dios me de fuerzas y yo también pueda respetar el día sábado. Quiero ir a la iglesia junto a Nidia y José.” Fuente: Comunicación AAC

Patricia Marcos, Argentina. Equipo ASN

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin