Noticias – Adventistas

Clínica Adventista se acerca a sus vecinos a través de la oración.

Orar por otras personas es una bendición que no se siente, hasta que se vive.

kitsclinica

Culto y capacitación en la clínica, cumpliendo el ciclo de discipulado.

“¡Ore, ore mucho por mí es lo que más quiero!” esas fueron las palabras de emoción de Ruth Magdalena Arellano cuando supo que desde hace 30 días atrás en la Clínica Americana Adventista de Quito (CADQ), habían estado orando por ella en los cultos matutinos.

La historia de Ruth se une a otros interesantes testimonios que recogieron las 22 personas involucradas activamente con la oración intercesora en el norte de la Capital Ecuatoriana. “Oramos por alrededor de 200 personas que se calculan que viven en los alrededores de la Clínica, hicimos una vigilia y un ayuno antes de salir a entregar las tarjetas de Alguien ora por ti”, nos cuenta Pastor Fernando Landeta capellán de la Clínica Americana. La misma que ha sufrido una etapa de reavivamiento a través de esta iniciativa pues, para el Pastor, el éxito del bautismo está en la estrategia del discipulado que consiste en el reavivamiento y capacitación antes de la predicación del evangelio.

Damaris Díaz trabajadora de la clínica asegura que desde que ora por las personas ha sentido un cambio radical en su vida espiritual, “es una gran bendición poder orar por las personas antes de visitarlas pues muy pocas personas me han rechazado cuando voy a ofrecerles los kit misioneros”

kitsclinica2

: Luis Chicaiza camillero sostiene los kits que son distribuidos a los vecinos de la Clínica Americana Adventista de Quito.

La clínica ha hecho un gran esfuerzo para completar su plan misionero ofreciendo a sus vecinos kits con los CDS El Gran Conflicto y la última esperanza del Pastor Luis Gonzalves. Que gracias a la oración han tenido gran acogida en la mayoría de los hogares y negocios por los que se estuvo orando. Uno de ellos fue Ramiro Gallo propietario del local “Juan Eljuri”, una de las franquicias comerciales más importantes del país que está ubicado frente a la clínica, el que supo expresar que en los 22 años que trabaja frente a la clínica, nunca nadie se acercó a saludarle y menos entregarle algo tan bonito. “Dios me dio todo y el bendice mi vida” fueron sus palabras.

El propósito es acercar a la gente a la clínica y a su vez al mensaje de amor de Dios a través de este material que esperan sea de bendición para todos los hogares que faltan por visitar. [Equipo ASN,  Paúl Jurado]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin