Noticias – Adventistas

Jóvenes sudamericanos alcanzan a decenas con estudios y amistad en Uruguay

Amistad es una palabra clave en el trabajo desarrollado por 17 jóvenes en la capital uruguaya desde enero.

Jóvenes sudamericanos alcanzan a decenas con estudios y amistad en Uruguay.

Jóvenes sudamericanos alcanzan a decenas con estudios y amistad en Uruguay.

Además del estudio, los jóvenes del proyecto como Liz y Tati entablan amistad con las personas

Montevideo, Uruguay… [ASN] Las amigas Teresita Nuri da Costa (76 años) y Dominga Álvarez (69) no consiguen esconder la ansiedad. Ellas esperan con mucha alegría el día del estudio bíblico conducido por las jóvenes Liz Motta y Estatielma Caires (más conocida como Tati). Las dos experimentadas alumnas de la Biblia expresan en su mirada la alegría que sienten porque ahora comprenden el libro sagrado del cristianismo de una manera diferente. Sus vidas recibieron un color nuevo en Montevideo, capital de Uruguay. Teresita y Dominga están entre las 60 personas que reciben los estudios bíblicos que dan regularmente hace menos de dos meses 19 jóvenes voluntarios del proyecto Un Año en Misión, una iniciativa de la Iglesia Adventista en el ámbito mundial y que está comenzando una revolución silenciosa en América del Sur.

La revolución es silenciosa porque Un Año en Misión no es un evento, sino un proceso cuyo concepto principal es que jóvenes dediquen un año de sus vidas para evangelizar en el sentido amplio de la expresión. Liz Motta, artista plástica y coordinadora del proyecto, explica que durante seis meses los jóvenes trabajarán para hacer la diferencia en Uruguay y los otros seis meses harán el mismo tipo de proyecto en sus regiones y países de origen. El trabajo en la capital uruguaya se realiza en, por lo menos, cuatro regiones específicas: Goes, La Blanqueada, Paso Carrasco y La Unión. Desde enero el grupo está en la ciudad y ya hizo encuestas de interés en la Biblia y otros asuntos con por lo menos 360 personas.

Lea también

Jóvenes empiezan proyecto “Un año en Misión” en Uruguay

Proyecto busca multiplicar misioneros en Sudamérica

Y la rutina de ese grupo es bastante activa. Además de dar estudios bíblicos en las casas, organizan proyectos comunitarios con clases de cocina vegetariana, cursos sobre cómo dejar de fumar y además mantienen fuertes lazos de amistad con las personas interesadas. Y todo eso a pie o en ómnibus. Aclaramos que todos están hospedados cerca de una hora de la capital, en el Instituto Adventista de Uruguay, el único colegio con internado de la denominación en el país.

Radio e integración personal

Esa relación más cercana es lo que hizo la diferencia en la vida de las amigas Teresita y Dominga. Teresita, por ejemplo, ya escucha la Radio Nuevo Tiempo de Uruguay (101.3 FM) hace tres años y medio y acompaña cada mensaje y cada orientación bíblica prácticamente todo el día, y ya se siente amiga íntima de la única locutora fija de la emisora, María Belén Rodríguez. Desde 1975 Teresita es evangélica, pero afirma que oraba para encontrar a misioneros que pudieran ayudarla más. Es curioso, porque hace un año, ella ya guarda el sábado bíblico en base a lo que oyó y aprendió por medio de la emisora FM. Pero cuando llegaron a su casa Liz y Tati, del proyecto Un Año en Misión, surgió una nueva etapa de crecimiento espiritual para ella. Comenzó a investigar sistemáticamente los temas bíblicos por medio de la guía que le ofrecieron. Y más que eso, ganó nuevas amigas y hasta se animó a invitar a su vecina Dominga para formar parte del grupo de estudios.

El resultado es que las cuatro hacen una reunión semanal que es una verdadera fiesta cuando todas conversan sobre la Palabra de Dios de manera informal y la amistad se consolida. “Ellas nos enseñaron a comer de manera más saludable, y a cambio, nosotras les enseñamos a tejer”. Bromea Dominga, refiriéndose a la experiencia satisfactoria que tuvo con los cursos de cocina vegetariana. La prueba de que el proyecto está realmente cambiando la vida de mucha gente en Montevideo está representada por esas dos señoras. En una reciente huelga de los transportes en la capital, las dos dijeron que no se intimidaron con la falta de líneas más regulares de ómnibus y llegaron a tomar dos colectivos hasta el barrio Unión, a 45 minutos de donde residen, solo para asistir a los consejos sobre cómo alimentarse de manera más equilibrada. Sin preocuparse por las dificultades físicas, ellas están muy motivadas para continuar los estudios. Liz Motta agrega que, además de involucrarse con la evangelización práctica, los jóvenes del proyecto también se preocupan en integrar a los miembros adventistas de Uruguay en las acciones. Gran parte coopera con las encuestas y algunos también participan de los estudios bíblicos y de las actividades comunitarias. Al final de cuentas, la etapa en Uruguay es solo el comienzo.

Si quiere leer más sobre el proyecto y conocer otras increíbles historias, la edición de mayo de la Revista Adventista traerá un reportaje completo. [Equipo ASN, Felipe Lemos].

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin