Noticias – Adventistas

Joven voluntaria, en Honduras, dice que se siente realizada

Cientos de jóvenes viven sus sueños participando del Servicio Voluntario Adventista, en algún lugar del mundo.

Francielly Nunes, fisioterapeuta graduada de la Facultad Adventista de Bahía, es voluntaria en el Hospital Adventista de Valle de Ángeles, en Tegucigalpa.

Francielly Nunes, fisioterapeuta graduada de la Facultad Adventista de Bahía, es voluntaria en el Hospital Adventista de Valle de Ángeles, en Tegucigalpa.

Brasilia, Brasil…[ASN] Un conjunto de hazañas conectadas por un hilo, un motivo, el llamado de Dios. Ser misioneros voluntarios ha sido una experiencia enriquecedora para muchos jóvenes de la Iglesia Adventista en Sudamérica (conocida, también, como División Sudamericana (DSA)), quienes en un momento determinado de su vida, tomaron la decisión de servir. Quizá, algunos durante el transcurso de su formación profesional, otros al final de ella, independientemente del momento, todos llenos de una gran convicción, fuerza y pasión por servir en la tarea de alcanzar corazones sin esperanza.

Cientos de jóvenes, alrededor del mundo, salen anualmente para servir como profesores, médicos, comunicadores, periodistas, músicos, traductores, asistentes, y otras diversas posiciones que abren posibilidades, a cada joven, de acuerdo a su formación. De este grupo, la División envió, durante el año pasado, un poco más de 70 misioneros. Miles de historias se han formado y se están formando en cada experiencia vivida por estos valientes. Son momentos que marcaron sus vidas y que seguramente también marcaron la vida de muchos necesitados en el campo misionero.

El programa del Servicio Voluntario Adventista (SVA) de la DSA, compartió brevemente la experiencia de una misionera; se trata de Francielly Nunes, fisioterapeuta graduada de la Facultad Adventista de Bahía, en Brasil, que apoya como voluntaria en el Hospital Adventista del Valle de Ángeles (HAVA), Tegucigalpa, Honduras. Parte de su tarea es ayudar en la gestión y promoción del departamento de Fisioterapia y asesorar sobre tratamientos para pacientes hospitalizados y ambulatorios. En cuanto a su experiencia, Francielly compartió lo siguiente: “Estoy muy bien, aquí, para mí ha sido una bendición ser parte de este ministerio. Estoy muy satisfecha de servir en el HAVA, me siento totalmente realizada. El lugar es muy bonito y las personas son muy amables. Agradezco el apoyo de quienes componen el departamento del Servicio Voluntario Adventista, pues facilitan a las personas la realización de los sueños de Dios en sus vidas”.

Francielly sirve a Dios con mucha alegría, y vive cada día viendo milagros y bendiciones. Todos estos testimonios aportan a su historia, una historia llena de experiencias alcanzadas en la misión.

Actualmente, el SVA cuenta con una página web, actualizada, en la cual todo joven o señorita, que cumpla los requisitos, puede ser voluntario en algún país del mundo. Ingrese a la siguiente dirección electrónica para inscribirse: http://www.adventistvolunteers.org/ y para conocer más aventuras misioneras, aquí: http://noticias.adventistas.org/es/departamento/servicio-voluntario-adventista/  [Equipo ASN, Miguel Bervis]

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin