Noticias – Adventistas

Día del pastor: “Mi mayor satisfacción es servir a la Iglesia”

Entrevista especial fue hecha en conmemoración al día del pastor.

Con trece años de servicio el pastor Mera, oriundo de Ecuador, conversó con ASN.

Con trece años de servicio el pastor Mera, oriundo de Ecuador, conversó con ASN.

Quito, Ecuador… [ASN] Fernando Mera (46), con 13 años de servicio, es pastor del distrito de Sucumbios- frontera con Colombia-, en el oriente de Ecuador. Es casado hace seis años con María Molina. Es padre de Zoeth de 4 años y Eimy de 5 meses. Actualmente lidera 12 iglesias con una feligresía total de 800 personas. Mera, en entrevista, conversó con la Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) sobre su día a día como pastor adventista. En el espacio expresó que siente satisfacción por servir a la iglesia.

Agencia Adventista Sudamericana de Noticias:  ¿Qué significa para usted ser pastor?

Fernando Mera: Es la realización de un sueño. Al principio no lo veía. Recuerdo que antes de ser cristiano pensé en servir a los demás. Algo me motivaba a eso. Decidí ser médico, aunque también tenía el pasatiempo y me gustaba arreglar aparatos. Pero Dios tenía otros planes para mí, me llamó a ser pastor. Allí realicé todo: ayudar a los demás y servir al Señor. Ser pastor es dejarse usar por Dios por medio del conocimiento, los actos y ejemplo. Puede que no sane a una persona físicamente, no haga operaciones, pero Dios me capacitó para sanar su interior y ayudarles espiritualmente. Ver que por medio del mensaje que transmito personas serán salvas. Es realizarme, eso es lo que es ser pastor.

ASN: ¿Qué le motiva a ser pastor?

FM: Ayudar a otros. No dudo que es lo que Dios quiere de mí. Trabajar junto a la iglesia, en unidad, es lo que más me agrada. Al igual que hacer amigos, creo que la amistad rompe prejuicios y abre puertas.

ASN: ¿Cuáles son los desafíos que tiene como pastor?

FM: El mayor desafío para mí es lograr que las personas amen al Señor por sobre todas las cosas. Me gusta ese texto que dice: “Estos son los que siguen al cordero a donde Él les guía”. Eso tenemos que hacer, seguir al cordero por donde Él nos lleve. Eso es un gran desafío, pues sé que por medio de mi ejemplo y mis actos haré que los demás vean a Dios y le amen. Algo bonito que una vez me dijeron fue: “Gracias pastor porque usted nos enseñó a amar al Señor y nos enseñó a tomar decisiones por el Señor”. Eso llegó a mi corazón, y por eso digo con firmeza: el mejor trabajo y el mayor desafío que puede tener un pastor es eso, enseñar a amar a Dios y a decidirse por Él.

ASN: ¿Qué más le gusta de sus actividades? La visitación. Cuando se visita a los hermanos se conoce la realidad y se hace amigos. Allí es más fácil hacer los trabajos, porque no es lo mismo decirle al hermano que te ayude con algo que decirle al amigo; y cuando uno se hace amigo, las cosas avanzan mejor. Y les digo a los hermanos: aquí nos vamos juntos, trabajamos juntos y vamos a la par. Hasta mi hija me quiere acompañar a la visitación. De verdad, es una alegría cuando hago lo que me gusta junto a mi familia. A veces vamos los 4 a visitar a los hermanos. Eso me gusta.

ASN: ¿Cómo hace para conciliar la rutina familiar, con la visita a su feligresía?

FM: A veces se complica. Pero tengo ayuda, la gran ayuda de mi esposa. Cuando tengo una visitación que es necesario que ella vaya, me acompaña. En alguna reunión que es importante que ella esté, hacemos lo posible para contar con su presencia. Es mi ayuda idónea. Si ve que hice algo incorrecto, me corrige. Trabajamos como familia pastoral, que estamos en las buenas y en las luchas. De la misma forma, le apoyo en sus eventos, su trabajo, y por supuesto las cosas de nuestro hogar. Estamos juntos y esto hace que todo sea más llevadero.

ASN: Destaque algún proyecto comunitario de su iglesia

FM: Como estamos en frontera hay bastantes refugiados y hermanos que han llegado a esos lugares. Nos unimos como familia y como iglesia, para auxiliar a las familias necesitadas que están en la frontera. Ayudamos a las personas que están sin trabajo, visitamos, damos alimentos y ropa, esta acción es llevar el evangelio de una forma y creo que poco a poco tendremos una iglesia allí para alabar al Señor.

ASN: ¿Cuál es su mayor satisfacción?

FM: Primero el tener a mi esposa y ser padre. Estuve 7 años como pastor soltero. Luego conocí a la que es ahora mi esposa y tengo mi hogar, eso me hace feliz. Pero mi principal satisfacción es trabajar para Dios. Me gusta predicar, ver personas entregando su vida a Jesús. Creo que la mayor satisfacción para un pastor es escuchar a una persona que diga: “Te acepto Jesús como mi salvador personal”. En definitiva, es lo mejor. ASN: ¿Cuáles son sus nuevos retos?

FM: Tengo retos en las diferentes áreas de mi vida. En lo personal: mantenerme fiel al Señor, como dice la Biblia: “el que persevere hasta el fin este será salvo”. Creo que este es el mayor reto, igual que todos, nos toca perseverar hasta el final. Mi reto familiar es educar a mis hijas. Ese será el mayor trabajo, eso es lo que nos corresponde a nosotros como padres. Nuestros hijos y esposa son quienes ven nuestra realidad, como somos en verdad, y nuestra vida espiritual. Por eso mi mayor reto es que, mis hijas, conozcan a Dios y lo amen, y soy fundamental en ese aprendizaje. Profesionalmente quiero seguir estudiando, tener una maestría en el Antiguo Testamento, que es lo que me gusta, y prepararme, porque sé que preparándome puedo servir mejor a la iglesia. [Equipo ASN, la redacción y Vanessa Castro]

Vea el testimonio del pastor Mera en video

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin