Noticias – Adventistas

Paulo Coelho

Paulo Coelho

Finanzas al día

Sugerencias, orientaciones y consejos sobre como mantener las cuentas personales al día, tomando en cuenta lo que dice la Biblia.

Dinero: ¿Bendición o maldición?

Foto: Shutterstock

Los modelos culturales moldean nuestra forma de pensar y actuar, creando el llamado modelo mental. El mundo occidental basa sus valores morales en el modelo cristiano, básicamente dividido en dos corrientes: católica y protestante. Aun una persona que se considera atea, si fue educada en occidente presentará tales valores. Muchos occidentales leyeron y releyeron el relato bíblico descrito en el libro de Mateo 19, en el verso 23, donde encontramos la siguiente frase: “De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos”. Interpretada de forma equivocada, esta frase ha llevado a muchos occidentales a creer que el dinero es una maldición. Cuando leemos el verso 29, podemos entender que el principio por detrás del texto va en el sentido de permitir que Cristo ocupe el primer lugar en nuestra vida.

Lea también:

¿Cuánto dinero debe tener ahorrado?

Este artículo no tiene la intención de discutir el texto bíblico, pero sí llamar la atención a la forma como vemos el dinero. Algunas personas entienden que el dinero es una maldición y por esta razón nunca van a ser ricos o hacer planes para obtener bienes valiosos, porque eso puede costar la vida. Pero, el libro de Proverbios, en el capítulo 22 y el versículo 4 dice: “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”. Abraham, Lot y otros recibieron esas recompensas. Por lo tanto, la forma como vemos el dinero nos ayuda a pensar y a actuar.

Ellen White, escritora norteamericana, escribiendo sobre las finanzas domésticas, en el libro El hogar cristiano, en la página 340, afirmó: “Usted debiera cuidar de que sus gastos no excedan sus entradas. Limite sus deseos”. En Obreros evangélicos, página 475, White declara: “Todos deben aprender a llevar cuentas. Algunos descuidan este trabajo como si no fuese esencial; pero esto es erróneo. Todos los gastos deben anotarse con exactitud”.

Declaraciones como esas nos llevan a entender que es productivo el cuidado de los gastos y también de las inversiones de los ingresos que nos pertenecen. Cambiar el modelo mental no es tarea fácil, porque precisa de mucha disposición, empeño, dedicación, disciplina y conocimiento. Ver el dinero como una bendición es un primer paso para avanzar y comenzar a economizar. El paso siguiente será gastarlo con conciencia y no en la emoción del momento. Entendiendo que el dinero es una bendición, comience a anotar sus gastos, a economizar, a gastar basado en la razón y no en la emoción. Después de algún tiempo, será posible observar la prosperidad siendo parte de su vida.

En esta etapa, continúe haciendo uso de los buenos hábitos adquiridos. Vea cómo sus rendimientos crecen y sus perspectivas financieras se expanden.

WordPress Image Lightbox Plugin