Noticias – Adventistas

Michelson Borges

Michelson Borges

Ciencia y Religión

Los principales descubrimientos de la ciencia en el mundo, observadas de acuerdo al punto de vista bíblico.

El memorial de la creación

Las personas suelen construir monumentos para recordar grandes hechos y acontecimientos. Un monumento es un marco conmemorativo en el espacio. ¿Sabía que también existe un memorial en el tiempo? No es el marco simple de una construcción cualquiera, es el memorial del origen de la vida, el monumento conmemorativo de la Creación. Es verdad que últimamente está olvidado. Y es justamente por eso que existe una pregunta que todavía le hace perder el sueño a mucha gente: “¿De dónde venimos y adónde vamos?”

Mucha tinta y papel se gastaron en el intento de responder a esa pregunta fundamental, pero la verdad es que la respuesta depende de la filosofía de vida de la persona y de la fuente de información que ella adopta. En ese asunto, se destacan dos grupos: evolucionistas y creacionistas. El primer grupo defiende que el origen de la vida surgió espontáneamente a partir de la materia inanimada, y tiene como nombre más destacado al inglés Charles Darwin (1809-1882), grande defensor de la teoría de la evolución y autor del libro El origen de las especies. Los creacionistas, por otro lado, abogan la idea de que Dios es el Creador de la materia y de la vida. Basados en la Biblia, creen que “en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20:11). Desde la puesta del sol del viernes a la puesta de sol del sábado (la puesta de sol es la referencia bíblica para el paso de los días, ver Levítico 23:32). El séptimo día permanece en medio del tiempo entre dos semanas, y también entre dos épocas: el pasado y todo lo que fue hecho y el futuro y lo que todavía puede realizarse. Es “el paso atrás antes del salto adelante”; un día especial que agrega calidad a la vida humana.

Por lo tanto, el sábado es el gran memorial de la creación de Dios. Al separar el séptimo día de la semana para fines religiosos (culto a Dios, ayuda a los necesitados, contacto con la naturaleza), reconocemos al Señor como el Todopoderoso Creador del Universo. Y el sábado es más que un simple reposo físico, es ante todo una pausa para un contacto más íntimo con Dios, de tal manera que las otras actividades quedan para después.

Inclusive Dios dejó registrada en nuestro cuerpo la marca de esa creación en siete días. Se trata del ciclo circaseptano que ha intrigado a los investigadores. Fuimos creados literalmente para funcionar en ciclos de siete días.

Por eso, los adventistas del séptimo día, en homenaje al Señor, obedientes a su Palabra y teniendo en cuenta los descubrimientos de la ciencia, hacen un alto en sus actividades habituales para dedicar esas 24 horas especiales a la adoración y comunión con el Creador del Universo.

El sábado 28 de octubre los adventistas celebraron el Sábado de la Creación, una iniciativa que llama la atención a ese día especial que puede sumar calidad a la vida y ayudar a restaurar relaciones: del ser humano con Dios, del ser humano con su familia y del ser humano con la naturaleza.

¡Celebre usted también!

 

 

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin