Noticias – Adventistas

Michelson Borges

Michelson Borges

Ciencia y Religión

Los principales descubrimientos de la ciencia en el mundo, observadas de acuerdo al punto de vista bíblico.

La incredulidad avanza en algunos países

Cuando Jesús venga, ¿encontrará fe en la Tierra? Esa pregunta se hace en el evangelio de Lucas, capítulo 18, versículo 8, y parece reflejar cada día más la realidad en buena parte de nuestro planeta. Un modelo matemático publicado en un encuentro de la Sociedad Americana de Físicos, en Dallas, en los Estados Unidos, indicó que la religión puede simplemente desaparecer en algunos países. Los investigadores examinaron datos del censo que en algunos casos incluían informaciones recolectadas por más de cien años. Los países estudiados fueron: Australia, Austria, Canadá, Finlandia, Holanda, Irlanda, Nueva Zelandia, República Checa y Suiza. Para hacer el análisis, ellos usaron el sistema dinámico no linear – un método matemático que puede explicar fenómenos complejos influenciados por varios factores.

Según Richard Weiner, de la Universidad de Arizona, en democracias seculares modernas hay mayor tendencia de las personas a identificarse como no pertenecientes a cualquier religión. En Holanda ese número fue del 40%, mientras en República Checa fue de 60%. La conclusión del estudio fue que las religiones pueden extinguirse en esos lugares.

Otra investigación, encomendada por la Asociación Islandesa Humanista y Ética, reveló que ningún joven de 25 años o menos en Islandia cree que fue Dios quien creó el Universo. Los resultados de la investigación fueron publicados en un artículo en La revista de Islandia. Los islandeses se identifican cada vez menos como cristianos. Mientras la investigación reveló que 61,1% dicen creer en Dios, la proporción es más baja en los grupos etarios más jóvenes, indicando una tendencia de secularización de la sociedad islandesa.

Menos de la mitad de los islandeses afirmaron ser religiosos (46,4%) y más de 40% de los jóvenes se identificaron como ateos. Los investigadores no consiguieron encontrar un joven islandés siquiera que acepte el relato de la creación de la Biblia. Casi 94% de los islandeses de edad inferior a 25 años creen que el mundo fue creado en el Big Bang; 6,1% no tienen opinión y el 0,0% creen que el mundo fue creado por Dios.

Las personas de más edad son mucho más propensas a profesar creencias religiosas y se identifican como cristianas de lo que las más jóvenes. 80,6% de las personas de edad superior a 55 se identificaron como cristianas y apenas 11,8% dijeron ser ateas. Al mismo tiempo, 40,5% de las personas de 25 años o más jóvenes dijeron que eran ateas, y 42% dijeron ser cristianas.

Las creencias cristianas tradicionales también parecen más comunes fuera de Reikiavik, la capital del país. Lejos de la región, 77% a 90% de las personas se identificaron como cristianas y 7,1% a 18% como ateas, en comparación con 56,2% de la población de Reikiavik que se identificaron como cristianas y 31,4% como ateas.

Muchos cristianos parecen estar abrazando la versión de que Dios habría creado el Universo por medio del Big Bang y de la evolución, principalmente porque en octubre de 2014 el papa Francisco dijo que esas dos teorías son reales.

Algunos datos quedan claros: la incredulidad es mayor en países desarrollados, en las capitales de esos países y entre la población más joven. O sea, donde hay confort, seguridad, vigor físico y entretenimientos a voluntad. Cuando la persona se aparta de la locura embriagadora de las grandes ciudades, cuando la madurez llega o se pierde alguno de los ítems asociados a la calidad de vida, generalmente las convicciones son reevaluadas. ¿Por qué será que los más veteranos generalmente son más religiosos? ¿Por qué será que los países donde las personas más sufren también son los más religiosos? ¿Por qué los que tienen más contacto con la naturaleza y menos con las selvas de cemento manifiestan más espiritualidad?

En el libro El ateísmo moderno, el teólogo Georg Siegmund documenta el fin de la vida de algunos filósofos famosos, como Nietzsche, Kant, Hegel y Heine. Es interesante notar que entre varios de esos pensadores que defendieron el ateísmo en su juventud hubo conversiones al cristianismo cuando alcanzaron la madurez. Un caso bien interesante es el de Heinrich Heine, gran defensor del ateísmo que antes de morir declaró a un amigo que se había reconciliado con Dios.

Es muy fácil proclamar la independencia de Dios cuando todo va bien en la vida; cuando se piensa que todo lo que necesitamos es confort, salud y dinero. Por otro lado, no deja de llamar la atención el hecho de que es justamente en países desarrollados que las tasas de suicidio han crecido espantosamente. Parece que hay algo errado ahí…

Cuando Jesús venga, ¿encontrará fe en la Tierra? Infelizmente, ese es un bien que hace mucha falta en este mundo confuso.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin