Noticias – Adventistas

Michelson Borges

Michelson Borges

Ciencia y Religión

Los principales descubrimientos de la ciencia en el mundo, observadas de acuerdo al punto de vista bíblico.

Jurassic World y el regreso de los dinosaurios

Jurassic-World-The-Game

Los dinosaurios volvieron con todo a las pantallas de los cines. La prueba de que el asunto siempre despierta interés es el hecho de que Jurassic World: El mundo de los dinosaurios se transformó en la película con el estreno de mayores ventas en la historia del cine, con 511 millones de dólares, en el primer fin de semana. En verdad, fue la primera película en superar la marca de medio billón de dólares en el estreno. Pero esta vez los famosos velociraptores y el temible Tiranosaurio Rex no están. Quien garantiza el espectáculo es la fiera transgénica Indominus rex, resultado de las experiencias genéticas de Henry Wu. El objetivo era tener una novedad para reanimar el parque que por 20 años había exhibido dinosaurios “comunes”. El público siempre quiere novedad. Y la película explota eso, en la ficción y en la realidad.

En la película que inauguró la franquicia, Jurassic Park (1993), de Steven Spielberg, los dinosaurios vuelven a la vida utilizando el ADN extraído de la sangre del intestino de un mosquito conservado en ámbar. Todo es ficción, ¿es así? En fin, ¿cómo esperar que algo de sangre pueda ser conservada por tantos millones de años, verdad? Más o menos…

Recientemente, se hizo pública la noticia de que investigadores habían extraído sangre, no del estómago de un mosquito, sino directamente del fósil de un dinosaurio. “Nos encontramos con esas cosas completamente por casualidad”, dijo Susannah Maidment, del Imperial College de Londres, cuyo equipo estaba intentando estudiar la fosilización del hueso cortando pequeños fragmentos de fósiles. La sorpresa fue haber encontrado células de sangre y colágeno a partir de esos fósiles de supuestos 75 millones de años de edad.

Según el artículo publicado en la revista New Scientist, hasta ahora esos tejidos de carne blanda solo se habían encontrado en fósiles “casualmente conservados en circunstancias excepcionalmente raras, por ejemplo, al ser congelada en hielo o en un ambiente seco y libre de microbios que, de otro modo, destruirían la carne”. ¿Qué circunstancias excepcionales serían capaces de conservar tejido blando y hasta células sanguíneas? Tendría que ser un evento capaz de sepultar rápidamente esos animales de gran porte, lo que el ambiente seco no explicaría. Pero todavía falta explicar también los millones de años…

“Trabajos como ese […] muestran que los fósiles son más que ‘solo rocas’ […]”, dice Mary Schweitzer, de la North Carolina State University, en Raleigh, que relató haber extraído sangre de un Tiranosaurio Rex en 2009. “[También] parecen indicar, como nuestros propios resultados, que eso no es necesariamente un hecho extremamente raro”, completa ella.

Catástrofe

Por lo visto, es cada vez más difícil defender la idea de que los dinos vivieron millones de años atrás y que, después de otros millones de años, se habrían transformado en aves. Si hay tejido blando en fósiles de dinosaurios y hasta células sanguíneas, no pueden haber muerto hace tanto tiempo (y hay otros ejemplos de hallazgos semejantes a ese, como el de un hadrosaurio con piel y músculos parcialmente conservados, y un Tiranosaurio Rex con tejido blando). Y si no murieron hace tanto tiempo, no habría habido tiempo suficiente para evolucionar a pájaros.

El hecho es que la abundancia de esos grandes seres fosilizados en gran escala y rápidamente en algún tiempo pasado inevitablemente lleva a la conclusión de que la catástrofe que los extinguió debe haber sido hídrica, incluyendo el transporte y la deposición de mucho lodo.

El mundo de los dinosaurios existió, pero alguna cosa catastrófica acabó con ellos hace no mucho tiempo. Y el misterio continúa.

Noticias Relacionadas


Comentarios

  • Gerardo

    El T rex si aparece en Jurassic World

WordPress Image Lightbox Plugin