Noticias – Adventistas

Michelson Borges

Michelson Borges

Ciencia y Religión

Los principales descubrimientos de la ciencia en el mundo, observadas de acuerdo al punto de vista bíblico.

El agua subterránea cubriría toda la superficie del planeta

Cuando se habla del diluvio de Génesis, una de las primeras preguntas que surgen es: ¿cómo puede haber habido tanta agua para cubrir toda la Tierra? Nada como una investigación después de la otra. Investigadores canadienses publicaron en la revista científica Nature Geoscience el resultado de un estudio según el cual el volumen total de agua almacenada en el subsuelo del planeta es de 23 millones de kilómetros cúbicos. Eso sería suficiente para cubrir toda la superficie de la Tierra con una capa de 180 metros de profundidad.

“Las características de esa agua antigua varían mucho”, dice a BBC News Tom Gleeson, de la Universidad de Victoria, en Canadá. “En algunos lugares es muy profunda. En otros, no. En muchos lugares es de mala calidad y puede ser más salina que el agua de mar, además de tener metales y otros componentes químicos disueltos en ella y que tendrían que ser tratados antes de volverse potable o usada en la agricultura”.

La semana pasada llamó la atención la noticia de que nuestro planeta tuvo agua desde su creación, según el estudio publicado en la revista Science. Los científicos siempre intentaron determinar si el agua, que cubre dos tercios de la superficie terrestre, estaba presente desde la formación del planeta o llegó más tarde, quién sabe, a bordo de un cometa o meteorito. Investigadores de la Universidad do Hawaii descubrieron que rocas de la isla de Baffin, en Canadá, contienen indicios de que el agua fue parte de la Tierra desde el principio.

Y ahora la noticia de que hay agua en nuestro planeta capaz de cubrir toda la superficie a una profundidad de casi 200 metros ayuda a reforzar el modelo creacionista según el cual el agua es tan antigua como la Tierra y que en un momento de la historia todo el planeta, que entonces no tenía montañas tan altas como las que existen hoy, fue completamente cubierto por agua.

En este momento, por lo menos dos textos bíblicos vienen a la mente de los estudiosos del asunto. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas” (Génesis 1:1, 2). “El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas” (Génesis 7:11).

Parece que una vez más la ciencia experimental y la Santa Biblia van de la mano.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin