Noticias – Adventistas

Michelson Borges

Michelson Borges

Ciencia y Religión

Los principales descubrimientos de la ciencia en el mundo, observadas de acuerdo al punto de vista bíblico.

Diluvio: aguas de arriba y de abajo

Científicos encontraron debajo de Asia oriental una reserva de agua del tamaño del océano Ártico (clic aquí para verificar). Otras evidencias de grandes masas de agua subterráneas ya fueron descubiertas en el pasado. El descubrimiento es del sismólogo Michael Wysession, de la Universidad de Washington, en Saint Louis,  Estados Unidos, y de uno de sus alumnos, Jesse Lawrence.

El libro bíblico de Génesis (7:11) afirma que “El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas”. El descubrimiento de Wysession, Lawrence y otros parece explicar el agua que proviene del “grande abismo”. Pero, ¿qué decir de “las cataratas de los cielos”? Algunos creacionistas teorizan que había un dosel atmosférico de vapor de agua que se habría condensado y precipitado sobre la Tierra. Pero sería posible agregar otro elemento a esta inundación que vino de lo alto: los meteoritos.

“Los cometas pueden cargar mucha agua y el impacto de uno en nuestro planeta puede haber traído una gran cantidad, pero no toda, dicen los especialistas” (fuente). Así, una lluvia intensa de meteoritos (y hay muchas evidencias de ese gran bombardeo aquí, en la Luna y en otros planetas como Marte) podría agregar grandes cantidades de agua, aumentando la inundación que cubrió todos los montes “que había debajo de todos los cielos”(Génesis 7:19; y vale la pena recordar que, antes de la tectónica de placas y la volcánica, los montes no eran tan altos como ahora) Además, el impacto de los meteoritos podría causar mega tsunamis y aún romper la corteza terrestre, liberando inmensas cantidades de lava (también hay evidencias de esos derrames gigantescos) y agua bajo presión (las fuentes del abismo).

Curiosamente, los científicos (darwinistas/naturalistas) aceptan la posibilidad de que haya sucedido un diluvio en Marte (los meteoritos llenos de agua también podrían explicar eso), aunque el agua parezca haber desaparecido del planeta rojo.  Pero se niegan a aceptar que el diluvio sucedió en esta Tierra. ¿Por qué? ¿Será porque esa historia es descrita mucho mejor en un  libro antiguo llamado Biblia, rechazado como fuente de informaciones científicas? Sería bueno que ellos supieran que la Biblia no contradice las observaciones geológicas.

Lea también: “Inner Earth may hold more water than the seas” y “A participação dos cometas na grande inundação”

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin