Noticias – Adventistas

Karyne Correia

Karyne Correia

Salud Mental

Cuidados para tener una vida mentalmente saludable.

Salud Mental. ¿Usted la cuida?

“Por doquiera prevalece la enfermedad mental. Los nueve décimos de las enfermedades que sufren los hombres tienen su fundamento en esto” (Elena de White, Mente, Carácter y Personalidad, t. 1, p. 59).

Todos los días somos bombardeados por informaciones sobre salud. Los canales de televisión, los diarios y revistas (impresos o virtuales), entre otros medios de comunicación, se dedican, en algún momento, a transmitir informaciones sobre el cuidado de la salud. Son reportajes sobre las enfermedades del momento, temas sobre alimentación saludable y balanceada, práctica de ejercicio físico, medidas de prevención… Tengo la seguridad de que usted ya leyó o vio varias de esas. Pero, ¿sobre la salud mental? ¿Qué sabe usted sobre asuntos de esa área? ¿Cuánto cuida usted de ella?

El estrés es responsable (directa o indirectamente) del 80% de las enfermedades que ya son comunes en la vida moderna, como la hipertensión arterial, enfermedades coronarias, asma y diabetes, por ejemplo. Si ese dato le sorprendió, entonces lea con atención algunos datos divulgados por la Organización Mundial de la Salud, en un estudio realizado al inicio de este siglo:

Una de cada cuatro personas sufre de trastorno mental o neurológico en algún momento de su vida. Ciento veintiún millones de personas sufren de depresión. Cada año se suicida un millón de personas, y entre diez y veinte millones intentan el suicidio. Más del 25% de la población mundial, en algún momento, sufre algún trastorno mental. Por aquí ya podemos concordar que “Salud Mental” es un tema que requiere nuestra atención. ¿Será que le damos la atención necesaria?

Otra información muy importante en relación a salud mental es que esta no es independiente de la llamada ‘salud física’. A pesar de realizar esa diferenciación, esta es mucho más una cuestión didáctica que real, porque mente y cuerpo trabajan de manera integrada, como una unidad activa. Es por eso que enfermedades comunes, como las citadas anteriormente, tienen su origen relacionado directa o indirectamente con el estrés. Es por eso también que pacientes con depresión pueden tener pérdida significativa de peso, y otras personas sudan excesivamente cuando están ansiosas. Nuestro estado mental afecta nuestro estado físico y viceversa.

Eso significa que cualquier cuidado realizado en beneficio de la salud requiere atención tanto a la salud física como a la mental. Tomar analgésicos puede hasta hacer que su dolor de cabeza desaparezca por algunas horas, pero no resuelve los problemas emocionales que existen por detrás de esa jaqueca, y de este modo, no solucionan su problema. Una persona que está por encima de su peso puede hacerse una liposucción y cirugías plásticas, pero, a menos que trabaje la causa de su obesidad, volverá a estar excedida de peso después de algún tiempo.

Si deseamos tener buena calidad de vida, debemos incluir en nuestros chequeos, no solamente análisis biométricos, sino también analizar nuestro estado mental. El objetivo de esta columna es compartir con usted informaciones importantes que lo ayuden a cuidar mejor su salud mental. Espero que el contenido que compartiremos aquí sea útil para usted y su familia.

Noticias Relacionadas


Comentarios

  • Jonathan Junior Solis

    Hace algún tiempo me diagnosticaron crisis de pánico, llevo ya 3 años tomando medicamentos para ello, de alguna manera ha ayudado, pero aveces me pregunto si tomar estos medicamentos va en contra de la voluntad de Dios por hecho de que no confíe plenamente en el. Pueden responderme esta pregunta.

    muy interesante la columna

    Dios me los bendiga.

    • Felipe Lemos

      Jonathan, Dios puede trabajar, también, por medio de los profissionales médicos y por medio de las medicinas en casos más sérios. Busque ayuda profesional de un psiquiatra o psicólogos y siga orando a Dios.

WordPress Image Lightbox Plugin