Noticias – Adventistas

Karyne Correia

Karyne Correia

Salud Mental

Cuidados para tener una vida mentalmente saludable.

Lo que usted desea afecta lo que hace

Que por Internet circulan miles de noticias falsas creo que todos (o casi todos) lo saben. Ahora, si todos logran identificar que la noticia es falsa, ese es otro tema. No hablaré aquí sobre cómo identificar si una noticia publicada en Internet es falsa o no. Ese es un tema para la columna de mi amigo Carlos Magalhães. Me gustaría hablar sobre cómo nuestra mente trata esas informaciones.

Hace algún tiempo alguien me envió el enlace de una noticia cuyo título me hizo cuestionar si aquello era real o no. Si usted recibiera la noticia, por ejemplo, de que la presidente Dilma renunció a la presidencia, la seriedad del tema ¿lo llevaría a buscar si aquella información es verdadera? Y si leyera que el precio de la gasolina bajó, ¿se pondría feliz o dudaría?

Bueno, la persona que me envió la noticia estaba segura de que era real. Como se trataba de algo serio, se lo consulté inmediatamente a quienes podían confirmarme la veracidad o falsedad de la noticia. ¡Y era falsa! Entonces, le dije a quien me había enviado el enlace que la noticia era falsa, pero él insistió con que era verdadera y me presentó evidencias de eso. Después, mirando con calma el cuerpo de la noticia, vi que el mismo autor revelaba al final que la noticia era falsa. Incluso así, mi amigo demoró en creerlo.

Tendemos a ver el mundo de acuerdo con lo que deseamos (puede leer aquí un pequeño resumen sobre estudios acerca de esto): http://www2.uol.com.br/vivermente/noticias/a_forma_como_vemos_o_mundo_depende_do_que_queremos.html).

Aquello que deseamos afecta la manera en la que entendemos la realidad y actuamos. Es más conveniente creer lo que confirma nuestros deseos que creer lo que se opone a ellos. Eso ocurre en todas las esferas. Tal vez usted no creería cualquier noticia que pareciera concordar con sus expectativas, pero en otras situaciones ese efecto del deseo sobre la percepción puede afectarlo a usted. Ya debe haber visto alguien defender que algunas reformas espirituales no son exactamente como se predica, porque si fueran exactamente como se predican, esa persona necesitaría cambiar algunos hábitos. Quizás también ya conoció a una muchacha que, aunque tiene un novio infiel, cree plenamente que él la ama y nunca la traicionaría. También ya debe haber escuchado a alguien defender una teoría que le conviene con base en una u otra supuesta evidencia sin considerar muchas otras evidencias que prueban lo contrario. Mi amigo Michelson Borges debe entender bien ese último ejemplo.

Nosotros nos saboteamos y debemos tener mucho cuidado con eso. Muchos objetivos que mis pacientes dejaron de perseguir a lo largo de sus vidas, no fueron alcanzados debido a ese auto sabotaje. Eso se hace claro cuando se trata de pacientes que están bajo acompañamiento psicológico para perder peso. Los pensamientos saboteadores parecen brotar a cada segundo. Son pensamientos que disminuyen la importancia de comer algunos alimentos y abstenerse de otros, de generar justificativas para no hacer actividad física como se debería, de no dormir a la hora adecuada, de no beber la cantidad de agua que el cuerpo necesita. Son ideas que nos hacen permanecer en nuestra zona de confort, lejos de muchas cosas buenas que podríamos alcanzar.

¿De qué manera usted se ha auto saboteado? ¿A qué ideas está apegado? ¿Por qué es más cómodo o interesante pensar de esta manera? A largo plazo (incluyendo la eternidad) ¿eso continúa teniendo importancia? Piense un poco al respecto.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin